jueves, 28 de septiembre de 2006

Si me invitaran a una orgía


Supongamos que entre el correo habitual que cualquier habitante urbano recibe (publicidad, cuentas por pagar, revistas, más cuentas, más publicidad, una carta de un amigo de un país que no cree en Internet) un día entre los días usted encuentra una invitación a un orgía. Supongamos que fuera algo así : "El matrimonio Rodríguez tiene el agrado de invitarlo a usted a la orgía que con motivo de la celebración del Día del Cachondo se celebrará a la hora 22 del 13 del corriente en su residencia de Capitán Tarambuso 324, Capital Federal. RSVP".
Supongamos también que usted tiene ganas de ir, aunque sea para enterarse de una vez por todas si la cosa es tan movida como lo que las películas especializadas muestran o se parece más a un baile del secundario.

Yo estaría en problemas.


Entre los muchos acontecimientos sociales a los que no he asistido nunca se encuentra en destacadísimo lugar este de las orgías. Si bien desconozco asimismo todo lo referente al protocolo a seguir en una ceremonia real, imagino que este último caso yo trataría de pasar desapercibido y me libraría con cierta elegancia de cometer una gaffe imperdonable. Y es que allí el protagonismo es de los Reyes, uno es un actor de reparto y nadie le exige que haga nada en especial, por lo tanto mientras no haga globos con goma de mascar o me rasque la entrepierna mientras el Rey me está mirando, nadie me va a tachar de incivil.

Pero una orgía tiene de suyo una pretensión de interactividad que no puede soslayarse, vamos, qué clase de orgía es una en la que los participantes ni se miran y tratan de confundirse con el papel tapiz.
Ahí hay que entregarse, señores, según me han dicho. Y como inexperto que soy, me expongo a desplegar un catálogo de torpezas que me convertirían en el hazmerreir de la bacanal, lo que puede conspirar contra el éxito de tan particular convite (no se puede estar riéndose y al mismo tiempo entregándose a los embates carnales, se pierde concentración).

El primer inciso que ignoro es el de la iniciación. ¿Se espera a que lleguen todos lo invitados y el anfitrión toca una campana y ahí vamos que chocan los planetas, o las cosas se van dando de manera espontánea, primero una pareja, después se suma un tercero y así hasta formar la masa confusa, sudorosa y cachonda?. ¿Nos desnudamos todos prolijamente y doblamos la ropa para no tener que andar en cuatro patas buscando una media por debajo de los sillones a las 6 de la mañana o revoleamos la vestimenta con ánimo festivo, que después ya veremos cómo nos volvemos a casa? ¿Agarramos al que tenemos al lado o podemos elegir? ¿Convendrá llegar temprano o esperar que la cosa ya esté calentita?

En los libros de historia aprendimos que una parte importante de las orgías romanas era la comida. Tan importante era, que una orgía que se preciara de tal incluía el acto de comer y beber hasta reventar, para luego pasar al vomitorium, que servía para lo que ustedes pueden imaginar, y luego de descomer lo ingerido empezar a atosigarse otra vez. Ignoro la calidad que la parte estrictamente orgiástica de estas simpáticas reuniones tendría luego de semejante ingesta. ¿Una orgía moderna, incluye cena, o nos arreglan con bocaditos, que hay que venir cenado de casa, Ingeniero, no me diga que no sabía?. Bebida casi seguro que hay, ¿habrá también recipientes con las famosas pastillitas azules, que acá nadie se haga el semental y si les hace falta sírvanse sin compromiso?. A lo mejor se estila servir el desayuno, qué se yo.

Ya en el baile, un invitado de nuestro mismo sexo intenta demostrarnos su estima, ¿estará mal visto decirle "Señor Juez, sé que en por su juzgado pasan docenas de exhortos, pero el mío lo reservo para un Recurso Extraordinario"?. ¿O por el contrario, donde fueres haz lo que vieres, que si estás ahí no será porque te manda el Vaticano?

Y si las féminas invitadas son más bien horripilantes, ¿hay que hacer de tripas corazón, recurrir a la química (ven por qué creo que hay de esas pastillitas) taparles la cara con la bandera y hacerlo por amor a la patria, o se permite excusarse y quedarse en un rincón bebiendo agua tónica?
Lo mismo vale si todos los muchachos somos gordos y malolientes.

¿Cuándo termina una orgía? Sabido es que tratándose de lances venéreos hay quienes son corredores de fondo y quienes se destacan en los cien metros llanos. Esto plantea una falta de sincronismo que puede llegar interferir en el desarrollo del acontecimiento. ¿Se anuncia "Lo mío ya está" y se retira uno discretamente y se va a su casa o se queda por ahí colaborando en lo que se pueda?. Siempre están esos invitados que no se van nunca, ¿hay que esperarlos o se los deja solos que ya se van a cansar?.

Bien, de alguna manera las orgías terminan, de esto no me cabe duda. ¿Se establece entre los participantes algún tipo de vínculo especial, o se saluda con un "buenas noches, un placer, eh" y si al otro día nos los encontramos en la cola del banco ni nos saludamos?. Imagino que para los no iniciados ir a una entrevista de trabajo y descubrir que la persona que habrá de decidir si estamos calificados para la tarea es la misma que ayer se desplazaba desnuda a pequeños saltos por entre un montón de cuerpos entrelazados gritando "soy una libélula" debe ser un tanto incómodo.

¿Se usará algún tipo de vestimenta especial, haciendo una suerte de fiesta temática? Tal vez haya que ir vestido de romano, con toga y laureles, o de soldado, o de teletubbie. ¿Estará permitido bromear sobre los atributos propios y ajenos? ¿Se entregarán premios a la mejor performance, a la pose más ocurrente, al que llegó primero, al que se fue último, al más entusiasta? Si así fuera, ¿estos premios consistirán en un trofeo que uno pueda lucir orgullosamente en una vitrina, al lado del del 4to Campeonato Interprovincial de Canicas con Rodilleras? ¿Será de buen tono llevar algo, un vino, unas masitas, un juguete erótico, una profesional experta en sadomasoquismo? ¿Habrá que retribuir a los anfitriones organizando despues una orgía en nuestra propia casa? ¿Es cierto que los varones que asisten regularmente a orgías deben dejarse un bigote finito, lucir muy bronceados por el sol y llevar colgado al cuello un medallón de oro de grandes dimensiones con una cadena bien gruesa, o eso es producto de que las películas porno que ví eran de los años 70?

Como pueden advertir, no tengo la menor idea de cómo hacer un buen papel en una orgía. No es que constantemente me estén invitando a asistir a una de estas cosas, pero llegado el caso no me gustaría desentonar. Si entre mis amables lectores hay quien pueda darme algún valioso consejo, es más, si se ofrece para acompañarme llegada la ocasión, le estaría muy agradecido. Hasta estoy dispuesto a regalarle el trofeo si es que me gano alguno.

Buenas noches.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo tuyo es lamentable pibe. Me das casi más lástima que el pibe que te plagió.

Bugman dijo...

Estimado anónimo, coincido plenamente con usted. Gracias por su valiente comentario.

Norberto dijo...

Hay cosas que me temo se tornarian complicadas en las orgías. El distinto grado de atractivo fisico podria hacer que la cosa vaya dispareja y que el o la pobre que no sean muy atractivos sexualmente no terminen mirando y que nadie se anime a ni si quiera tocarles.
Lo que se cae de maduro es que en una orgia debería haber un mediador, o mas bien un arbitro.
El colegiado tendra como requisito haberse pasado todo el dia en un prostibulo copulando con al menos dos señoritas o en su defecto venir de participar en otra orgía para que pueda realizar tranquilo su trabajo sin que el deseo lo traicione.
Se encargaría de hacer que haya un minimo de equidad y que todos participen, que no ocurra como con esos cerdos recien nacidos donde siempre queda uno que no puede mamar de la teta.
El arbitro tambien podrá por ejemplo expulsar a alguno de sentimientos debiles, que pueda llegar a enamorarse de una señorita porque lleve cinco minutos practicandole sexo oral.
Ahora hay algo que no se como quedaria: ¿Aqui el arbitro tendra que tener también el pito en la boca?

Bugman dijo...

Norbert, menudo trabajo sería ese de árbitro de orgías. En mi opinión los candidatos a cubrir el puesto deberían tener más de 70 años. De todas maneras no pierdo las esperanzas de que algún lector mundano nos cuente cómo viene a ser la cosa.
Sigo pensando en que lo que vi en las películas se ve un tanto forzado.

Gustav dijo...

¡Pero Bugman! Apenas empieza a tener un poco de éxito y ya está preocupandose por su participación en una orgía. No crea que las cosas son tan inmediatas, pero de todas formas voy a tratar de echar un poco de luz sobre el asunto, más que nada por si se le llega a dar para que me lleve en categoría de ascesor o de colado.
Eso sí, antes quiero aclarar que todo lo que pueda poner aquí fue porque me lo contaron, lo leí, lo escuche como un rumor, o lo que sea, yo no era ese, era mi gemelo malvado, yo jamás hice algo así y no pienso volver a hacerlo.

Lo primero que hay que determinar es el número mínimo de participantes para que pueda ser considerado una orgía; quizás el estado debería legislar al respecto.
Para los iniciados lo mejor es que la orgía se dé entre gente más o menos conocida, una amiga de un amigo, el hijo del kiosquero, y similares. Esto es para que pueda alcanzarse un clima de intimidad, indispensable en estas situaciones, más rapidamente, y además para que el evento tenga un aire casual, que parezca que la fiesta empezó porque se dió espontáneamente y no, como realmente pasa, porque estaban todos esperando. Así la reunión se puede organizar como una inocente tertulia a la que los participantes fueron invitados pero advertidos de que no se sabía como podía terminar.
El tema de la desigualdad de belleza será en parte responsabilidad del anfitrión, pero los mejores aliados en estos casos son la baja iluminación y las grandes cantidades de alcohol, obviamente se prefieren aquellas bebidas con cierto efecto afrodisíaco.
Y para la gente más experimentada o que al menos no desea tanta responsabilidad recuerdo que en una ocación habiamos llegado a idear con alguién (que con previa autorización me atreveré a nombrar pero que no deseo tampoco tomar crédito completo de la idea como si fuera un plagiario más) una agencia organizadora de orgías en la que uno podía suscribirse y despreocuparse de los detalles. Así la agencia se encargaba de que el número de participantes de ambos géneros fuera acorde a las preferencias sexuales del grupo, que el nivel de belleza de los participantes fuera medianamente satisfactorio para todos, de conseguir el lugar adecuado, y de facilitar todos los elementos necesarios como música, comida, bebida y, por supuesto, los infaltables insumos sexuales. También se encargaría de organizar algunos eventos especiales para usuarios que gusten de algún fetiche en especial.
Espero que todo esto haya servido para entender un poco mejor como se organiza un orgía.... o al menos como me han contado que se organizan.

Bugman dijo...

Gustav, cómo es que usted sabe tanto del asunto? Cómo es que tiene taq en claro algunos detalles que se me escaparon? COMO ES QUE NUNCA ME INVITO, EGOISTA DESCONSIDERADO?

Norberto dijo...

Hace un tiempo en un canal de television de aqui de España, se hizo un informe sobre un indigente que vive en Barcelona y que se dedica a ir a la playa por la noche a asistir a las parejas. Es un poco confuso esto pero el explicaba que las parejas suelen ir a la playa luego de salir de copas y van borrachos y se les dificulta a la hora del sexo ademas que sobre la arena es mas incomodo, y el les ayudaba a buscar la posicion, les dice tipos de caricias y todo para un mejor estimulo sexual, y a cambio de esto suele recibir propinas. Juro que no es un a broma, yo no lo podia creer.
Yo antes hablaba de la necesidad de un mediador, e insisto que no estaria mal, y ahora que lo pienso mejor creo tambien seria buena idea televisarlas, y hacer apuestas sobre como se ira desarrollando el evento, quien con quien y de que manera etc.

Silf dijo...

Cheeeeeeee que bueno que escribiste xDD
el dia que te inviten( y es un consejo) asegurate de que haya mas conchas que rabos.. que sino muy bien no puede acabar la cosa xDDD

Bugman dijo...

Silf, bienvenida o bienvenido según corresponda, muchas gracias, seguiré su consejo pero creo que no entregan las listas de asistentes antes del cachondeo, de todas maneras echaré un vistazo antes de sacarme los zapatos.

Liana dijo...

Querido Bug: ¡ésta se me había pasado, por Dios! ¡Cómo me gustaría estar en una de estas fiestitas con Ud.!

No sé si yo combinaría mucho con el "ojetivo" de la misma, pero lo que sí sé, es que lo pasaría bomba atendiendo sus dudas y cavilaciones. No es que haya estado en taaaaaaantas orgías, pero he leído suficiente bibliografía y observado suficientes videítos divertidos, como para poder evacuar, si Ud. me permite, algunas de sus dudas.


Las que no pudiera, le propongo hagamos un estudio de campo para iluminarnos juntitos, sí?

Algo que me llama la atención del presente, es que no hay prácticamente comentaristas femeninas, vió? ¿Tendrán verguenza, ganitas, miedo a que las descubran o qué? Por suerte, algunos machos alfa están presentes, lo que me deja mucho más tranquila.

Besitos húmedos

Bugman dijo...

Liana, vea, este artículo se escribió en una época en que no tenía muchos lectores. (Y en la que sí hubiera podido asistir a una de estas aparentemente entre tenidas reuniones).

Blog Widget by LinkWithin