lunes, 29 de enero de 2007

Grandes Olvidados (II) : El Gran Circo Grand. Capítulo 3


Continuando con la historia de los hermanos Grandichenko (lo peor es que todavía no se cómo termina).

Capítulos anteriores :
Capítulo 1
Capítulo 2


Sobre las razones que llevaron a dos sencillos campesinos devenidos por las circunstancias en soldados de infantería a desertar y embarcarse con rumbo incierto, se han planteado numerosas hipótesis, las cuales desconocemos prolijamente. Sin embargo nuestro equipo de investigación inventó más o menos una explicación: los Patateros del Cáucaso estaban siendo enviados a Stalingrado en un transporte militar, y los hermanos simplemente se equivocaron de barco. O quizás estaban durmiendo una siesta entre las pieles y los cargaron por error. Como sea, sabemos que sobrevivieron a la travesía en la bodega del navío mediante la ingesta de los piojos que pululaban entre el cargamento y bebiendo las gotas que caían del techo, que afortunadamente estaba lleno de grietas y dejaba filtrar el agua que los marinos de la cubierta superior utilizaban para lavar el piso.

Hacia fines de 1944 los Grandichenko llegaron a Buenos Aires y fueron descargados junto con las pieles. Al encontrarse en tierra firme fueron inmediatamente confundidos con osos. Es comprensible: durante los meses de travesía sus uniformes se habían reducido a jirones, sus barbas habían crecido, sus cuerpos estaban ennegrecidos por la suciedad y se cubrían sus desnudeces con sendas pieles de oso. Para colmo, Dimitri estaba convencido de que habían sido capturados por el enemigo, y se negaba a proferir palabra alguna. Y Feodor emitía sus acostumbrados sonidos guturales.

Así las cosas, las autoridades de la Aduana los enviaron al zoológico municipal, e impusieron una multa a los dueños del carguero por contrabando de especies vivas.
El veterinario del zoológico se negó a recibir a los hermanos argumentando que no eran de ninguna manera osos, apoyando su tesis en el hecho de que ambos calzaban aún botas de cuero.
Pasaron unos días durante los cuales nadie se quería hacer cargo de Dimitri y Feodor, Inmigración los rechazaba por osos, el zoológico por no-osos y el público por apestosos (mientras se decidía qué hacer con ellos, se los había alojado provisionalemnte en una jaula, pero los visitantes los evitaban por la hediondez que despedían).

Otra vez el destino intervino en las atribuladas vidas de los patateros. El director del Zoológico de Buenos Aires era primo del dudoso empresario circense Carlos Bartolini, y logró interesarlo para que le sacara de encima lo que amenazaba con convertirse en un problema administrativo de proporciones. El cirquero examinó superficialmente a los desdichados hermanos, bizqueando un poco ante el olor penetrante que despedía la jaula y dijo simplemente "Bien". Tres días después, los volantes de promoción del Gran Circo Bartolini anunciaban "¡VEA A LAS ABOMINABLES CRIATURAS DE LAS ESTEPAS!". ¿Podría ser que Bartolini sospechara el origen de los Grandichenko, o solamente adivinó? No lo sabemos, y en realidad no nos importa.

Dimitri y Feodor se vieron obligados a cambiar otra vez de rutina. De patateros a soldados, de soldados a fenómenos circenses. Bartolini no tenía planeado nada especial para el acto de los Grandichenko, pensaba simplemente arrastrarlos con cuerdas hasta la pista, exhibirlos unos minutos y retirarlos. No les costaba caro mantenerlos (les daba unas cabezas de pescado y ellos las devoraban sin protestar) y por otra parte, no manifestaban ninguna habilidad especial.

(¿Continuará?)

Buenas noches.


Imagen: "El Circo Azul", Marc Chagall

19 comentarios:

Pola dijo...

Ah... finalmente, después de tantas noches sin sueño, de tantas indagaciones inescrupulosas, se conoce un poco más del destino de los hermanos Grandichenko.
Espero la continuación de la historia para avalar una de mis teorías. Mi vecino es un decendiente de los protagonistas (adora las patatas y tiene ascento eslavo).

Angie dijo...

ay guacala, perdón pero ¿cabezas de pescado? les hubieras dado unas pop tarts...
ewwww nada más de pensar en el ojo y que te ve...
buena la historia... aunque los hermanos hubieran disfrutado más un helado chunky monkey de ben and jerry's... seguro.
besos!

Anónimo dijo...

Eso no es nada: COMIERON PIOJOS! Debe ser horrible, pobres Grandichenko.

Pucha que es dura la vida del inmigrante...

Nyx

Angie dijo...

bueno, sí, srita. nyx pero hay gente que come chapulines y gusanos de maguey... los piojos han de saber a lo mismo, ¿no?

Anónimo dijo...

Tiene razón, Angie! Desde ese punto de vista... comer piojo es casi de gente excéntrica.

Qué chic los Grandichenko!

Pobretones, pero con onda. Como yo!

Nyx

Bugman dijo...

Pola, yo también espero la continuación de la historia.(Espero que se me ocurra cómo continúa, por ejemplo)

Bugman dijo...

Bueno, Angie, venían de comer piojos, las cabezas de pescado les deben haber parecido sushi.

Bugman dijo...

Eso, srta. Nyx, eso justamente le decía eso a Angie. Aunque vaya no a saber si los piojos no son sabrosos. Vio como es uno que enseguida tiene prejuicios contra la comida exótica.

Roxymusic dijo...

TENIA UN PAR DE DIAS SIN PODER ENTRAR A TU BLOG :(
NO SE QUE PASO PERO EN EL LINK DE MI BLOG NO ME DABA LLEGAR A TU BLOG..
AGRRRRR!!!
LOS GRANDES HERMANOS GRANDICHENKO!!
ME LOS ESTABA PERDIENDO!!!
QUE PERSONAJES AHHHH!!!!
OJOS DE PESCADO!!
:s
PUCHA!!
CONTINUARA?

GABRIEL dijo...

Que talento Bugman! Sigue con la proxima entrega de los hermanos Grandichenko.

EL ANALISTA AFICIONADO dijo...

Mi estimado Bugman,

Ya pensé que no sabria más de la vida de estos dos desgraciados....no sé si ya tiene en mente el próximo capitulo....pero la verdad es que cada vez se pone mejor la historia.

¿Piensa vender los derechos para llevarla al cine?

Saludos.

Bugman dijo...

Gabriel, Gabriel, qué horrible acusación...cómo va andar diciendo que tengo talento...diga que usted es un amigo, que si no me ofendo...

Bugman dijo...

Roxy, se le escapó un argentinísimo "PUCHA!". (Continuará, continuará, pero aún no se muy bien cómo)

Bugman dijo...

Analista, que placer tenerlo por aquí. Le parece que si vendo los derechos me alcanzará la plata para llevarla al cine? A mi novia, digo...
(Jeje, me acabo de imaginar a Gerard Depardieu haciendo de Feodor Grandichenko)

Anónimo dijo...

Qué placer que uno de mis ídolos máximos, Gerard Depardieu (a.k.a. Gegé), interprete a uno de los Grandichenko en la versión cinematográfica de "El Gran Circo Grand"!!!

Estaba por retirarse de su carrera, pero cuando escuche esto... Gegé vuelve con todo! Qué felicidad!

Nyx

Roxymusic dijo...

Bugman:
se mes escapo un MAFALDISIMO PUCHA!
jajajajajajaja
AMO A MAFALDA MI BUGMAN!
:) te dejo un besote!!
Lindo fin de semana!

Anónimo dijo...

solo diré que aprecio mucho mas las notas cortas y concisas, que las tedioooosas.....laaaaaargas...... etc....

fuzzzzz

Bugman dijo...

Fuzzzter, esta no es una "nota", es una historia, y es larga y además si no quiere no la lea y qué tal, cómo anda, después lo llamo.

Anónimo dijo...

buy propecia online generic propecia difference - side effects quitting propecia

Blog Widget by LinkWithin