lunes, 23 de enero de 2006

A ver si avisan, señores!


He tenido la oportunidad de escuchar por la radio una campaña publicitaria hecha por el Ministerio de Salud de la Nación destinada por lo que entendí ( y tengan en cuenta que yo entiendo poco) a prevenir la diarrea estival, dolencia que a los parvulillos les puede producir consecuencias graves.
Hasta aquí todo está muy bien, para qué está el Ministerio sino para prevenirnos de cosas espantosas. Lo curioso de la campaña es el leit motiv:

"LA DIARREA NO ES UN JUEGO"

Y ahora me lo dicen señores del Ministerio?
Pensándolo bien, es una suerte. Porque si no me lo decían, probablemente en cada reunión de amigos nos pondríamos a consumir ingentes cantidades de compota de ciruelas regadas con Cirulaxia, o frutas verdes bien calentadas al sol, a fin de producirnos una colitis machaza y jugarnos una diarrea bien jugada. Acumularía puntos aquel que aguantara más sin correr a los excusados y quedaría automáticamente descalificado el que se desgraciare en sus pantalones. El juego sería todavía más emocionante si se realizara a 500 metros del sanitario más próximo y éste estuviera particularmente cochambroso (podría ser por ejemplo un baño químico durante la celebración de la Fiesta Nacional del Chancho Asado con Pelo en San Andrés de Giles, provincia de Buenos Aires).
Si me preguntaran, yo hubiera hecho la dichosa campaña con un slogan un tanto más directo, del tipo "La diarrea es grave", "Guarda con la cagadera", o algo así. Pero claro, a mí nunca me preguntan nada.

Si algún empleado del equipo creativo de la agencia que les hace las campañas al Ministerio de Salud está leyendo esto, le paso en forma totalmente gratuita ( o si quieren denme una tira de aspirinas, que con eso me conformo) una lista de slogans para sus próximas piezas publicitarias:

La mononucleosis no es una película de King Kong.
La gripe no es un cinturón de cuero con hebilla de piedra verde.

El sarampión no es uno delos Tele Tubbies.
La tos convulsa no es una tía del interior.
El mal de los rastrojos no es un problema en el carburador de vehículos diesel.
La varicela no es una arandela de plástico.
El catarro no es un almacén de ramos generales.
Los divertículos no son comediantes escatológicos.
La tuberculosis no es una papa que habla en latín.

La rubeola no es la secretaria de papá que se tiñó el pelo.
La hepatitis no es un tejido de punto.
La tos ferina no es una prima lejana de Alan Faena.
Las paperas no son media que tienen agujeros.
El tétanos no es lo que estás pensando, pequeño párvulo de mente sucia.

Este es un aporte de Bugman para la comunidad.

........................................................................

En otro orden de cosas, de vez en cuando recibo sugerencias y pedidos de mis lectores. Entre ellos no se encuentra para nada el pedido de encontrarles en Internet un jueguito que se trata de una gallina revoleando a un rabino, que gana quien arroje el rabino más lejos. Sin embargo, tal jueguito existe y aquí está! : http://www.e-dologic.co.il/kapara/

Quién dijo que en la Internet no hay cosas realmente útiles?

Buenas noches.

2 comentarios:

Nyx dijo...

XD Bueno, ya era hora de que alguien hiciera su colaboración con el Ministerio de Salud, que hace años carece de ideas contundentes.

Ahora... lo que no me quiero imaginar... lo que no me atrevo a conjeturar por miedo a inducirme más perplejidad de la que mi espíritu puede sobrellevar es... ¿Qué relación tiene usted, señor Bugman, con cierto cinto de cuero con hebilla de piedra verde? ese que de tanto en tanto menciona casi como un accidente...

¿Le trae algún recuerdo? ¿Es una forma sutil de sugerir un regalo de cumpleaños? ¿Es una metáfora?...

Bugman dijo...

Seguramente hay un cinturón de cuero con hebilla de piedra verde en cada uno de nosotros.
O al final del camino, está el cinturón de cuero con hebilla de piedra verde.
O más vale cinturón de cuero con hebilla de piedra verde en la cintura, que pantalones en el pio.
Como verá, es un objeto multiuso.

Blog Widget by LinkWithin