lunes, 21 de junio de 2010

El aura

Venía caminando por la calle, esta vez sin silbar ninguna tonadilla irlandesa debido a que no me encontraba del mejor de los humores. Es que salía de las oficinas de la AFIP (*), experiencia que nadie en su sano juicio puede juzgar agradable, aunque con un poquito de buena voluntad de los empleados  podría resultar aunque más no fuera, menos vejatoria.

Estos y otros pensamientos se agolpaban dentro de mi cabeza cuando advertí que caminando en sentido contrario, una señora comenzaba a escorar a babor. La mujer parecía mareada, y miraba el horizonte con ojos vidriosos. La verdad, presentaba los síntomas de haber estado experimentando con vino y sandías
No pude evitar la obvia pregunta: ¿Se siente bien, señora?
No me respondió. Al menos, no verbalmente. Utilizó, eso sí, el lenguaje corporal de una manera tan eficiente que constituyó toda una excepción a la proverbial inexactitud de esta disciplina: puso los ojos en blanco y se cayó redondamente de espaldas. Y, por si quedaba alguna duda, empezó a sacudirse en el suelo como poseída. Bueno, como a las poseídas a las que les da por convulsionar. No era un espectáculo agradable, debo decir.
Mis años de ver Dr. House me prepararon para contingencias como esta, de manera que dignostiqué de inmediato: epilepsia. Y me dispuse a hacer lo que todo el mundo dice que hay que hacer ante un ataque de epilepsia (un ataque ajeno, se entiende, ante un ataque propio uno se resigna a ser atacado, nomás), es decir, poner a la víctima de costado (por si vomitaba) e intentar que no se mordiera la lengua. Lo segundo fue un poco enojoso, y tuvo una consecuencia inesperada: mientras con el dedo índice de la mano izquierda yo intentaba acomodar la lengua de la señora, una convulsión hizo que juntara firmemente sus maxilares, dejando una pequeña parte de mi humanidad entre ellos. 
Los curiosos empezaban a congregarse, atraídos por el espectáculo de una señora en el piso sacudiéndose horriblemente mordiendo el dedo de un calvo arrodillado a su lado que susurraba unas palabras que podían ser comprendidas por nativos de cuarenta países. 
Pregunté si había algún médico entre los curiosos, pero no, parece que no. Sospecho que los médicos no se dan a conocer cuando ven que la emergencia no es para tanto (un ataque de epilepsia no es realmente grave, por más que sea muy impresionante). 
Haciendo gala de un dominio corporal poco menos que extraordinario logré sacar con mi mano derecha el teléfono celular que guardaba en el bolsillo izquierdo del pantalón, y llamar al 911.  Rápidamente adopté la jerga policial para consignar la emergencia : (Sexo femenino, unos cincuenta y cinco años, aparente ataque de epilepsia, no presenta golpes ni sangrados) y la operadora me indicó todo lo que ya había hecho, incluyendo ponerle algo entre los dientes para que mordiera. Le dije que ya estaba, pero pareció no escucharme: me siguió aconsejando que no le pusiera en la boca algo muy duro porque podría romperle un diente, que tampoco fuera algo muy grande porque le podía dificultar la respiración, que no fuera....no la dejé terminar. Le dije vea, encontré algo que parece ser del tamaño y la consistencia adecuadas, que es uno de mis dedos. La señora parece conforme con mi elección. 
En efecto, las convulsiones ya habían cedido, dando paso a un estado corporal más relajado, y la infortunada víctima ahora se encontraba en una actitud mas bien reflexiva, mordisqueando mi dedo como si lo estuviera catando. Vaya uno a saber qué imagen proyectaba su cerebro recientemente cortocircuitado en ese momento.
Yo aproveché que la furiosa mordida de hacía unos segundos se había transformado en una masticación casi cariñosa y volví a  tomar posesión de mi índice, lo que pareció ser una  especie de señal para que la señora abriera los ojos y observara dicha operación con curiosidad. 
Casi en el mismo momento llegaron unos policías y yo aproveché el evidente estado confusión de la dama para retirarme con discreción y sacudiéndome la saliva de la mano. Uno de los policías quiso preguntarme algo pero no le di oportunidad.
Pedí permiso en una cafetería cercana para lavarme, y lo hice en forma minuciosa. Me preocupó algo el hecho de encontrar que los dientes de mi desconocida amiga me habían atravesado (apenas) la piel. 
Es que vi muchas películas de zombies.

Buenas noches.

(*)Administración Federal de Ingresos Públicos. Los muchachos de los impuestos.


51 comentarios:

Cuello de Pavo dijo...

Bien, pero si de repente le agarra un antojo de cerebros avise...

Hay pocas cosas que lo pongan a uno de peor humor que la ''Administración Fedfewral de Ingresos''

Julieta dijo...

Y si salías de la Afip ,no podía pasarte nada bueno..
Bien tus conocimiemtos de primeros auxilios, supiste atender la emergencia..
Saludos

El Renegao dijo...

Tipo con suerte resulto el Bugman

Agradezca que le dejo las marcas solamente y no el muñoncito.

SAludos

Any dijo...

Que rápido de reflejos Sr. Bugman, yo no hubiera sabido que hacer, salvo desesperarme.
Solidario también, no crea que hay mucha gente dispuesta a hacer mucho mas que mirar, y de lejos, por las dudas.

Espero que haya pasado un lindo cumpleaños, vengo medio complicada con la lectura de post.
un saludo

Etienne dijo...

¿Está seguro que no lo soñó?



Es que la llegada puntual de los muchachos azules, después de una llamada que no le dio ocupada al 911 me pareció ficción...

ADENOZ dijo...

Si te dejó el dedo herido, algo de la saliva de la señora se puso en contacto con tu torrente sanguíneo?
Si? Hmmm... ajá... ehhh... Buena suerte.

El Renegao dijo...

Hace unos días me toco asistir a un alumno con un ataque de epilepsia dentro del taller de la escuela. Por suerte eramos dos profesores y también había un alumno bombero. Esta nota va en referencia a mi comentario anterior, ya que hace mucho se trata de desarraigar algo que es creencia popular y no tiene que ver con técnica de auxilio.

Por eso paso este extracto, aunque sea para evitar que algún día algún lector de este blog o ud. mismo, pierda un trozo de cuerpo o dañe severamente al asistido.

¿Qué hay que hacer ente una crisis convulsiva? Lo primero mantener la calma. Evitar que se golpee la cabeza, tumbar al epiléptico en el suelo si es posible con la cabeza hacia un lado ( para que respire mejor ) NO METER NADA EN LA BOCA, dejar que la crisis termine, permanecer con él/ella y sobre todo no temerle al día siguiente. Ver una crisis es muy impactante; sobre todo si es una crisis tónico-clónica. A parte del susto, estar con un epiléptico, no pasa nada...

¿Es necesario introducir algún objeto en la boca para evitar que un epiléptico se muerda o se trague la lengua? NOOOO !!!! NUNCA!!! Anatomicamente es imposible tragarse la lengua. Y no siempre hay mordedura de lengua. El impulso de cerrar la boca es tan rápido, que al intentar abrirle la boca, es más fácil romperle un diente o un labio.. Primero, los pacientes no se tragan la lengua en una crisis generalizada. Segundo, no siempre hay mordedura de lengua, y si la hay, muchas veces ésta el relativamente leve. Y se soluciona en pocos días. Pero no se arregla que te rompan unos dientes o que alguien ponga los dedos dentro de la boca y que le den un buen mordisco (o incluso le arranque un dedo!). Además, esto generalmente no evita la mordedura de lengua.
Lo del tubo en la boca, es algo difícil de erradicar, que costará mucho...
Lo de retirar objetos, si se puede. Es preferible que podamos retirar, si podemos, dentaduras postizas, comida... pero muchas veces en imposible. Pero es importante poder retirarlos, porque entonces sí que puede haber riesgo de asfixia.


SAludos

Stella dijo...

Uh, me hizo acordar a la peli de Darín. Será por el título elegido y la epilepsia...¡qué se yo!

ADENOZ dijo...

La primera vez que lo vi a "Mortadela" yo tendría 17 años, más o menos. Yo estaba en la esquina de mi casa paveando con mis amigos y él, a unos diez metros de nosotros, se desmoronó sobre una columna.
Me acerqué y le estaban dando convulsiones, mientras intentaba manotear algo en el bolsillo trasero de su pantalón. Era, en ese entonces, un muchacho alto y desgarbado, de unos 25 años. Mientras se iban apiñando los vecinos, saqué lo que él no podía alcanzar: una pastilla blanca. Solicité (ya a cargo de la situación) un vaso con agua y, una vez provisto, lo ayudé a tragar el medicamento. Cuando recobró la tranquilidad, me sentí sumamente reconfortado por mi accionar, mi temple, mi sangre fría. Algunos vecinos me palmeaban y vislumbré un futuro galénico. En ese momento de euforia observé a Mortadela, quien, recostado contra la pared, hablaba con algunos de los ocasiones espectadores y éstos, gustosos, le daban dinero ya que, según supe luego, les había contado que no disponía de recursos para un tratamiento digno.
Aunque sospeché de una maniobra, no quise pensar mal.

Tiempo después, fui testigo de un nuevo "ataque" de Mortadela, en otra zona alejada. Y luego supe de innumerables situaciones similares.
Aunque padecía de epilepsia, Mortadela usufructuaba con su enfermedad.
Mi edad de la inocencia había terminado.
Es por eso que ahora, ya adulto, cuando veo a alguien revolcarse con síntomas propios de este trastorno neurológico, me acerco inexpresivamente y le pateo las encías.
Por las dudas.

Lola dijo...

Reconozco que no hubiera sabido actuar con tanta serenidad y precisión en un caso similar, y mucho menos le envidio la convalecencia de su dedo índice y la posibilidad, por remota que sea, de haberse convertido en un zombie... tal vez no está bien que uno haga comparaciones sobre situaciones que no vivió, pero creo firmemente que prefiero todo eso antes que tener que realizar un trámite en la AFIP. Si alguien desconoce el significado de la palabra burocracia allí en medio día uno lo aprende (podrían ser dos segundos, pero quién puede pasar menos de medio día en la AFIP? es parte del trámite, o del foklore).
Saludos!

A.R.N. dijo...

bugman
nunca se mete nada en la boca de una persona que tiene un ataque de epilepsia. se les acomoda la cabeza para que no se golpeen con las contracciones, se espera que pase y se llama a emergencias.
un beso.

aquiles m. dijo...

Mire Don Bugman, si en realidad era una maniobra de la AFIP para averiguar su ADN????....

Angie dijo...

a lo mejor es una pregunta obvia pero... qué tiene que ver la historia con el título de la misma?

Bugman dijo...

Cuello de Pavo, eso no es nada. Vi en una propaganda que los zombies se vuelven fanáticos...¡del fútbol!
(Me agarró en la edición previa).

Julieta, es verdad, nada bueno me pasó adentro tampoco. (Lo que se de cualquier cosa me lo enseñó la tele).

Renegao, cierto, pero no tenía el dedo extendido, me lo agarró a la salida (no era mi intención dejárselo para masticar, solamente ver que tuviera despejadas las vías respiratorias).

Any, gracias por el saludo. Bueno, la verdad es que no pensé mucho el asunto, la señora se cayó redonda delante mío, actué por reflejo.

Etienne, en justicia, no fueron los azules los que llegaron rápido, fueron los de la Policía Metropolitana, con esos chalecos verdes reflectantes.

Adenoz...eh....¡CEREBROOOOO!

Renegao, muy valiosa información, gracias. Debo decir en mi descargo, bueno, lo que ya le dije, no era mi intención ponerle a la mujer algo para morder, solamente quise asegurarme de que pudiera respirar y que no tuviera algo adentro de la boca (y que no se mordiera la lengua, también), lo que pasó es que no me dio tiempo a retirar el dedo.

Stella, el título se refiere a la película, sus instintos son correctos.

Adenoz, asegúrese de sacar el pie con rapidez luego de la patada. se lo digo por experiencia (¡cedebdoooooo!).

Lola, para ser justos, pasé menos de media hora ahí adentro, el muchacho de "informaciones" me atendió con toda corrección, y la otra empleada que me tocó me destrató, pero con rapidez.

A.R.N., y ahora me lo dice...bueno, ya dije por qué me atrapó el dedo la señora, mi intención no era hacer ningún daño.

Aquiles, una maniobra complicada, para un ratón impositivo como yo. Ya nos chupan la sangre todos los meses, ahí tienen todo el ADN que quieran.

Angie, cómo le va, tanto tiempo. El título es el de una película argentina (la que menciona Stella) donde el protagonista sufría de epilepsia, y cunado sufría un ataque, antes de perder el conocimiento, veía una luz extraña, un "aura".

Julieta dijo...

Los que sufren de epilepsia ven venir el ataque, sienten algo raro , eso es el aura..Tengo un familiar que sufre esa desdichada enfermedad y sé algo sobre ella.
Lo que explica el Renegao es exacto..Saludos

Neidorf dijo...

Primero, felicitarlo calurosamente por la actitud solidaria (escribir "actitud solidaria" me hace acordar a Castells...que fulero). Si todos tuvieramos una iniciativa de esas cada tanto, viviríamos en un mundo mejorcito.
Segundo, celebro que no se le haya dado por introducir alguna precita mas sensible en la boca de la afectada, como un lóbulo, o la nuez...
Tercero y último, feliz cumpleaños demorado estimado !!!

JuanRa Diablo dijo...

Pero no me queda muy claro el título.
¿Es que tras la mordida de la señora se ha hecho usted más místico? ¿Es que ese acto de solidaridad lleva implícita mucha santidad? ¿Es que la señora se llama Laura?

ElFlaco dijo...

Y el aura ???
o llega dispues ????

Titi dijo...

Elogio su rápido accionar, Sr. B. No cualquiera hubiera hecho lo que usted hizo.

Digo, yo también tengo años de Dr. House y mi primera reacción estando en su situación hubiese sido elimiar el lupus y pedir una punción lumbar. En fin...

De verdad creo que fue un acto muy noble; seguro había algún médico por ahí que no se quiso molestar.

Por otro lado, semejante proeza se contradice con los latigazos infligidos a los gandules... (?)

De cualquier manera, otro puntito para usted, Lord.

Saludos.

Mona Loca dijo...

Flaco! el aura es lo que sienten antes de sufrir el ataque epiléptico! Muchas veces lo reconocen y lo toman como aviso y por ej, se sientan.

QUimpresionante.

Ojalá si alguna vez me pasa una cosa así, tenga su presencia de ánimo.

besos

Briks dijo...

para completar la jerga policíaca debió iniciar con un "natalia natalia"

ahora, si ud se preocupa por un dedo entre los dientes de una epiléptica, le recomiendo la lectura de este post:

http://soybriks.blogspot.com/2010/06/el-pez-por-la-boca-muere.html

Bugman dijo...

Julieta, gracias, (sí, claro que Renegao tiene razón, le juro que no quería dejarle el dedo entre los dientes a la señora, le juro que no).

Neidorf, gracias, la verdad es que hice lo que me salió en el momento. a ver si resulta que en el fondo soy una buena persona. El horror.

Juanra Diablo, ahí arriba tiene la explicación.

Elflaco, no sé, pa mi que anda extraviada l'aura.

Titi, diga que no tenía un pizarrón a ano, que si no empezaba con el diagnóstico diferencial.
(Nada, hice lo que me salió, es difícil ignorar a una señora que se cae redonda delante de uno. Y tampoco es que le haya salvado la vida, caramba).

Mona Loca, estoy seguro de que sí, la verdad, no fue la gran cosa.

Briks, leí su artículo (siempre leo sus artículos, pero no comento porque me intimida la cantidad de comentaristas). De todas maneras, eso es una leyenda urbana. Y mire si yo...vamos.

Guada GN dijo...

El lenguaje corporal es un arte perdido, quequierequelediga. Ya nadie llega a esos extremos para enfatizar un punto.
... está uste´completamente seguro de que no era Lupus?

Viejex dijo...

Que curioso, yo generalmente salgo de la AFIP con mejor humor del que llevo al ingresar.

Bugman dijo...

GuadaGN, la verdad es que no puedo estar seguro...pero nunca es lupus.
(le agradezco la delicadeza de resaltar el, tal vez, único momento humorístico del artículo)

Señor Viejex, chupasangre. Eso, chupasangre.
(no estoy viendo el partido, lala,lala,lalaaaalaaaa)

Mariela Torres dijo...

Realmente es usted todo un caballero, y además un caballero preparado para una emergencia así. Y solidario además, ¡y está ahora aquí, en estas horas de soledad! No puedo ocultar mi emoción, hay vida, hay vida.

Saludos

Y? dijo...

Estimado Bugman, lo que cuenta es solo creación de su mente confundida por los requerimientos de la AFIP, la mujer representa su economía personal que ante estímulos negativos (impuestos) desencadena una serie de convulsiones (pérdidas de ganancias), y el costo de su intervención (dedo herido) es por lo menos de poca importancia, no se olvide que generalmente la intervención de la AFIP nos cuestan un huevo, puede estar contento, la sacó barata.

ADENOZ dijo...

Palermo es kirchnerista!!!

Bugman dijo...

Mariela Torres, muchas gracias, no será para tanto. Ahora con las colaboraciones que hicieron varios comentaristas SI que voy a estar preparado.

Y? La verdad es que su interpretación me deja en un estado de desasosiego importante. En general después de interactuar me siento más como usted lo describe que con un pequeña herida digital.

Adenoz, menos mal que me mudé, entones.

ADENOZ dijo...

Jaa, te la dejo picando, no podés negarlo.

Titi dijo...

¡¡AGRADEZCA que no tenía el pizzarón ahí!!! De la que se salvó...

(aaaaahhhhhhhhhjajajjajajaaaaaaaaa).

Saludos.

Bugman dijo...

Adenoz, claro que sí, chapeau.

Titi, de la que se salvó ¡la señora!

choripanboy dijo...

Bravo Lord!
Los 44 lo han fortificado,buehh,al menos a su masticado finger...

El Profe dijo...

Bugman: ¡Eres un héroe! porque hiciste lo debido y aún más...y por lo relatado, no se te escapó ni un quejido ni una lagrimita a pesar de que te tuvo que doler. ¡Un abrazo!

Carugo dijo...

Mire, primero tengo que felicitarlo por su rápida comprensión del problema y su pronta resolución.
Esto marca a las claras que viene de las ciencias duras y en especial, la lógica.
Por otra parte, Usted hizo una obra de bien y eso es mucho más de lo que hace el común de la gente.
Si antes lo tenía bien conceptuado, ahora aún más.
Dejando de lado lo dramático de la situación, debo decirle que me hizo reír muchísimo.
Los pormenores de la masticación de su índice son hilarantes.
Un saludo Dr. House!

Claude dijo...

Muy instructivo, Mr. Bugman, yo pensaba que a las personas que padecían un ataque de epilepsia había que aquietarlas a sopapos (con entrega total y hasta el calambre, usando ambos lados de la mano para no desaprovechar ningún movimiento en el ir y venir del brazo).

Ceo dijo...

Nunca estuve frente a un caso de epilepsia, así que hoy aprendí de usted y de El Renegao a como comportarme en una eventualidad semejante. Míster la actitud que asumió lo pinta como un gentleman.

Bugman dijo...

Chori, espero que dentro de diez o quince años pueda disfrutar del privilegio de tener un sana dentadura, como la de la señora.

Profe, bueno...le confieso que gritos o lágrimas no hubo, pero por lo bajo un poquito la reconvine, a la mordedora. (gracias, no fue para tanto).

Carugo, gracias, en serio, no fue para tanto, en verdad actué con algo de torpeza, mire que dejarme el dedo ahí, atrapado.

Claude, yo hubiera hecho lo mismo, pero una mano la tenía inutilizada por la mordida, y la otra la tenia ocupada llamando por teléfono.

Ceo, muchas gracias, pero no merezco ningún elogio, hice apenas lo que estuvo a mi alcance. La mujer se cayó ahí adelante mío, ni siquiera se me ocurrió no ayudarla. Si es que fui de alguna ayuda.

nadasepierde dijo...

No es lo mas agradable de pasar cuando se está al lado de quien sufre un ataque, pero saber que no va a pasar nada malo ayuda.
Que buena tu disposición de ayudar, yo me quedaría paralizada, de hecho, en un caso asi me quedé paralizada.

saludos

depre forever dijo...

Bugman, tal vez lo que le transmitió no era deseo por cerebros, tal vez la próxima vez que viaje se conozca el caso del Hombre Lobo Argentino en Vegas.

Jazmin dijo...

jajajajajajajaja...!!

"...furiosa mordida de hacía unos segundos se había transformado en una masticación casi cariñosa..."

Genial.



Digo, qué genial ser fan de House, no me diga que no. Salvó una vida, epa!

miralunas dijo...

im pre sio nante!
un heroe urbano, señor Bugman!

mis respetos!

Bugman dijo...

nadasepierde, es cierto, el espectáculo no es agradable, pero era bastante claro que la mujer tenía una ataque y que no estaba realmente en peligro.

Depre forever, bueno, eso sería soportable, me preocuparía que me hubiera inoculado un virus más peligroso, no se, que de repente me empezara a gustar el gobierno.

Jazmín, muchas gracias por destacar la parte graciosa del asunto, (eso era lo que yo quería, no hacerme el santo o el héroe).

miralunas, gracias, gracias, pero no, un tipo que pasaba por ahí y no se puso nervioso, apenas.

Winter dijo...

Caramba, espero que haya dejado en estado de emergencia a alguien dentro de la AFIP y luego haya compensado con la buena acción.

RELATO DEL PRESENTE dijo...

La última vez que utilizaron una parte de mi cuerpo para masticar inconscientemente, no fue para nada placentero. Y es que precisamente, tendría que haber sido placentero.

Mensajero dijo...

Una señora muy responsable que sabe exactamente al lado de quién tener un ataque.
Anoche comentaba la necesidad de formalizar cursos de primeros auxilios en secundarias y universidades, o tal vez, a la hora de renovar la licencia de conductor.

Mensajero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yoni Bigud dijo...

Tarde, pero llegué. Sepa apreciar mi dedicación.

Podríamos decir que es una anécdota jugosa. Su dedo puede confirmarlo.

Hizo muy bien en huír de la escena, nada bueno podía resultar de una vieja epiléptica y un grupo de policías.

Un saludo.

Bugman dijo...

Winter, la verdad es que hubiera sido muy satisfactorio, pero no. Espero que me lo computen como crédito fiscal.

Relato, decía Oscar Wilde que le aburrían las generalidades, que a él lo emocionaban los detalles.

Mensajero, tuve la oportunidad de cursar dos años de escuela secundaria en Perú, y allá teníamos clases de primeros auxilios, y a algunos voluntarios nos daban un curso más completo para que sirviéramos en caso de terremoto (en aquella época se esperaba un terremoto grande, que por suerte no se produjo).
La verdad, no costaría gran cosa hacerlo aquí.

Señor Bigud, agradezco su deferencia, sé que está ocupado en...en cualquiera que sea su nunca revelada ocupación.

Princesa Adora dijo...

Acabo de aprender primeros auxilios. Se agradece compartir su experiencia. También debo decir que lo felicito por su genuina asistencia a la señora. Creo que alguien ya lo mencionó, no cualquiera se anima a actuar en momentos así. Un estilo impecable el suyo. Saludos de una nueva admiradora!

Bugman dijo...

Princesa, muchas gracias, me hace poner colorado.

Blog Widget by LinkWithin