miércoles, 11 de noviembre de 2009

El bautismo

-El sábado a la mañana tenemos un bautismo, me dijo. 
-Ajá, -contesté yo-. ¿Y en dónde es?
-En la casa del padrino.
-Ajá. ¿Y se puede saber quién es el padrino?
Ella pronunció el nombre de un político muy conocido. Que había llegado muy lejos en su carrera. De hecho, había llegado todo lo lejos que se podía llegar. 


Realmente no quería ir. Pero sopesando las consecuencias de mi potencial negativa, me resigné y acepté.
Luego de haber comprobado no sin cierta sorpresa que el traje que me había comprado hacía apenas un año había sufrido una inexplicable transformación consistente en alejar los botones del saco de sus correspondientes ojales, y abreviar las perneras del pantalón dejando a la vista y paciencia de todo el mundo mis tobillos,  tuve que adquirir un atuendo nuevo esa misma tarde, y convencer al sastre de que necesitaba que le hiciera los pequeños arreglos de rigor en dos horas. Fue allí que aprendí que mencionar que uno debe a acudir a un acontecimiento social en la Residencia Presidencial ayuda a mejorar instantáneamente la productividad de los sastres. Lo curioso es que no me exigieran prueba alguna de mis dichos. Al parecer, la gente puede mentirle a sus cónyuges o al fisco, pero si dice que tiene que ir a un bautismo en la casa del Presidente, indudablemente estará diciendo la verdad.

Al menos yo no mentía, razón por la cual el sábado aquél estuve allí con mi acompañante (en rigor de verdad ella estuvo allí con su acompañante, que venía a ser yo) a la hora que decía la invitación con el sello oficial.   Por aquellos años la Residencia estaba custodiada por el Ejército, y el soldado de la puerta nos dejó pasar sin demasiadas preguntas. Se ve que no tengo el fisique du rol de magnicida.

Hay una capilla dentro de la casa del Presidente, y allí se hizo la ceremonia religiosa. Me quedé muy atrás y no vi nada, y cuando terminó el asunto salí entre los primeros. La madre del pequeño cristianizado era periodista y parecía que había llevado a todos su amigos, porque en el trayecto entre la capilla y el salón donde se haría la recepción me deben haber tomado unas cuatrocientas fotografías.
Una vez comenzado el cocktail, mi papel de acompañante se desdibujó, porque la mujer culpable de mi presencia en ese lugar desapareció para mezclarse entre los invitados y me dejó solo. Me convertí en lo que cualquier individuo cuya invitación es fruto del azar puede ser en una reunión en la que se siente particularmente fuera de lugar: una combinación de hombre invisible y depredador de sandwichitos. Que después de todo, al menos en parte se habían pagado con mis impuestos. (Y también los suyos, amable lector, si es que usted reside en Argentina).
El Presidente se paseaba de aquí para allá todo sonrisas, rodeado de un enjambre de obsecuentes bastante desagradable. Me mantuve al margen dentro de lo que era posible sin despertar las sospechas de los infaltables muchachos de la custodia.
Pero en un momento yo quedé ubicado cerca de un puerta por la que el Mandatario se dispuso a salir. Y cuando pasó al lado mío, me palmeó la espalda y me dijo algo como :  -Ehhhjeje.
En aquellos años yo desconocía completamente el protocolo adecuado para responderle a un Presidente que palmeándole a uno la espalda le dijera "ehhhjeje" (desconocimiento que, por otra parte, dura hasta estos días), así que hice lo que cualquier individuo decente haría cuando un desconocido le manifiesta una cordialidad injustificada, es decir lo miré y le dije : -¿Perdón?
Y el hombre que formalmente venía a ser el más poderoso del país, por un instante fugaz, se sintió más incómodo que yo. Y con un pequeño titubeo, respondió : -Eh...no, digo, que si la está pasando bien.
-Ah, sí, claro, muchas gracias-dije a mi vez mientras los gorilas de la custodia empezaban a memorizar mi rostro. El hombre siguió su camino y calculo que los dos nos sentimos un poco aliviados de que así fuera.

Un caballero rubicundo de porte muy distinguido (de notable parecido físico con Marcos Mundstock, de Les Luthiers) que había estado observando la escena a pocos pasos se me acercó riendo, y me dijo en un español con un suave acento que no llegué a identificar : -Veo que usted no es de los que se impresionan.
-Bueno. -dije yo- es que él no es realmente impresionante. Y en verdad no lo era. No en persona. Si le quitaban los atributos de su investidura y el aura inevitable del poder, podía pasar perfectamente por un tío medio pintoresco que venía del interior. Bueno, quién sabe, a  lo mejor ahí residía su atractivo.
Mientras hablaba con el caballero distinguido habían puesto música y algunas mujeres salieron a bailar, casi todas haciendo gala de un inexistente sentido del ridículo, pero entre ellas había una mulata de cuerpo escultural que se movía con una gracia que quien escribe tal vez podría lograr en unas treinta reencarnaciones.
-Eso sí que es impresionante-le dije a mi rubicundo interlocutor señalando discretamente a la morocha.
Y el caballero se rió otra vez, y me dijo : -Es cubana. Y es mi esposa.
Me quedé callado. Los últimos cinco minutos habían sido tal vez los más productivos de mi vida: había casi metido la pata con un Presidente, y ahora estaba completando la operación con un desconocido con aspecto de ser alguien importante. Y la custodia presidencial me seguía observando con cara de pocos amigos.
El segundo momento incómodo desapareció tan rápidamente como había llegado cuando el caballero se presentó, es decir, me dijo un nombre que no recuerdo, un apellido impronunciable y agregó su ocupación al final. Era el Embajador de Suecia.
Yo me presenté diciendo: -Bugman. Sinceramente no sé que estoy haciendo aquí.
Y el Señor Embajador de Suecia se rió fuerte, sinceramente, con alegría.
Y en ese momento fue el único amigo que tuve.

El resto de la reunión transcurrió sin sobresaltos, el Embajador y yo nos presentamos mutuamente nuestras parejas, charlamos y nos despedimos con la promesa de una cena en la Embajada. (Desgraciadamente, pocos días después nuestro amigo sueco fue trasladado a no se donde y nunca lo volví a ver).

Quedaron como recuerdo de ese bautismo algunas fotografías que salieron publicadas en una revista que ya no existe, yo estaba en algunas con un epígrafe que contenía mi nombre mal escrito. También me enviaron una que no fue publicada. En ella pueden verse a mi pareja de entonces, al Presidente y a mí. Él y yo teníamos pelo. Cómo pasa el tiempo.

Buenas noches.

59 comentarios:

loro711 dijo...

Es cierto, como pasa el tiempo.

Hace diez años fui el primer hombre en una chica de 22 años, pese a que yo aún estaba en la edad del pavo.
Hace diez años caí en la cuenta que la carrera que había elegido era una maldita basura, inclasificable en el mercado laboral, pero cuyos conocimientos adquiridos aplico todos los días.
Hace diez años vivía en una pensión, en un sector espantoso detenido en el tiempo de Palermo viejo, ahora se llama palermo soho y no se puede caminar sin que te quieran hacer tragar comida vietnamita y venderte cosas al triple de su valor porque es de "diseño".
Hace diez años hice un experimento: me prometí vivir la vida como un boludo; ese año fui muy feliz.


Como pasa el tiempo...

Yoni Bigud dijo...

Este artículo, Señor Bugman, ha sido -es- magistral.

Usted ha llegado más lejos de lo que muchos llegaremos en toda nuestra vida. Protagonizó una experiencia irrepetible y la aprovechó de un modo elegante. No esperaba menos de usted.

Yo, por mi parte, me habría lanzado a un frenético baile (imagínese a usted con un yeso en la pierna izquierda y asuma que esa es la gracia que demuestro en esa disciplina) con la esposa del embajador, y habría terminado en las garras de los custodios presidenciales.

Eso o el miedo escénico, que no es mucho más honorable.

Lo felicito.

Un saludo.

Jimmy dijo...

Su anécdota, me trae a cuento una mía muy reciente.
Hace unos días, en mi trabajo, tuvo lugar cierta Conferencia por los 20 años de la caída del Muro.
La ocasión se llenó de Embajadores.
Como jefe de Logística, tuve injerencia en todo el evento.
Bajábamos con uno de ellos en el ascensor, cuando le dije a mi compañera "BAJA el emBAJAdor..."
Ella hizo una mueca cuando yo esperaba una sonrisa.
El Embajador me miró mal, su acompañante lo hizo peor...
Al descender, mi amiga me dijo, "Era el emBAJAdor de España..."
Y yo creído que era el alemán...
Otro papelón, y van...
Slds Bugman

Coki dijo...

Mi apuesta, de acuerdo a los indicios dados, es por Raúl Alfonsín (ese es el juego, ¿no?).

JuanRa Diablo dijo...

Usted siempre provocando,Sr Bugman. En realidad se nota que lo tenía todo estudiado pero le salió al revés: tenía que haber dicho al Presidente: "Usted sí que es impresionante" y a la cubana ir a pedirle perdón por las cosas que le pasaron por la cabeza al verla bailar.
Algún sandwichito de aquellos le debió sentar mal.

JuanRa Diablo dijo...

Por cierto, si hubiese sido el embajador de Noruega en vez de el de Suecia, usted sería muy pero que muy sospechoso.

El Comentarista dijo...

Ya sé quién es usted. Recuerdo haber leído dicha revista. Usted es Ingrid Burgman. Con la calvicie casi me engaña.

Mona Loca dijo...

La culpa es de su acompañante.

¿No sabía que, además de llevarlo, tenía que darle indicaciones precisas de comportamiento?
Algo como:
" Sonreí sin hablar, hacé que sí con la cabeza y lucí elegante"

No puede fallar!!

Pero se ve que la chica era confiada.

ElFlaco dijo...

Me voy a permitir en este momento fuera del ambito protocolar a consultar lo siguiente:

Taban buenos los cheguzanes o daban ascaso ?

Habia Ferné o solo champú ?

Lo demas es solo parte del decorado.

Fabiana dijo...

Señor Bugman:

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!

Creo que, en su lugar, mi primera sensación después del comentario referido a la muchacha esa hubiera sido que la tierra me tragara..
O que me salvaran la vida los monchos guardaespaldas..
Hubiera sido menos doloroso.. :P

Con respecto al mencionado presidente..
No me diga que era el innombrable!!! :O
Ese que cuando lo recuerdan y hacen mención al nombre hay que tocarse la parte pudenda izquierda!!! :S

Si es así, ya sé por que se le cayó el pelo.. :P

Tengo la misma duda que El Flaco..
Cuente!
Cuente!
Cuente!

:D

Mickey dijo...

Bugman, me nace una duda.
El bautizado, era séptimo hijo varón?

Julieta dijo...

Pero caramba !! no se te puede llevar a ningún lado !! tenés que tomar clases de protocolo ,urgente !!
El presidente era uno morocho ,de patillas ?
Me hiciste morir de risa ,sos re gracioso ...Beso

Stella dijo...

Yo tengo una teoría, muy breve, que una vez expuse concienzudamente, y es que el armario es una cosa malvada que encoje la ropa.
Suerte que consiguió un sastre cholulo que le hizo el laburo rapidamente! Imagino la cara del tipo al leer la revista, ver su foto publicada. La debe de haber codeado a la patrona y le debe de haber dicho:_ Já, mirá que buen corte tiene el traje de Bugman!

La verdad, muy entretenida su anécdota! Igual, dejeme decirle que salió mas que aireado de ella!

Lo que cuenta Jimmy también me causó gracia!

Y, ya que estamos de anécdotas, recuerdo una vez que había una fiesta en la embajada de España. La embajadora croata estaba invitada y fue llevada por su chofer, como corresponde.
El tipo, que era importado de Croacia y hablaba poco el idioma español, estacionó y se fue a la sombrita de un árbol a leer un diario. Vestía traje oscuro, anteojos oscuros y un tapado largo oscuro.
Se le acerca un notero de CQC y le dice, haciéndose el gracioso:
_ Ud es de KAOS?
Y el chofer le responde no muy seguro...
_ Mmm... no, soy de Croacia!

Pobrecito! Obviamente, la nota salió al aire!

Viejex dijo...

Ah! como me gustaría ver esas fotos!!!

Pablo dijo...

Ehhhjeje.

El Profe dijo...

Dada la nefasta fama del "quetejedi" pienso que esas palmadas fueron la causa de que pierdas el cabello, y tuviste suerte que sólo fuera eso, digo, eso espero. Abrazo.

Pablo dijo...

Ah, y mi pálpito es que se trata del inefable De la Rúa. Pero deje, no es necesario confirmar nada. Siga con lo suyo.

el charlo dijo...

Ahora entiendo por qué la afinidad con esos paises... Es como Hasselhoff que es ídolo de la canción en Alemania... Mejor tener el público asegurado... Ganaría fortunas en la península escandinava!

Al margen le comento... Posts como éstos son los que le hacen ganar el premio. Lo felicito.

La candorosa dijo...

Coincido con doña Stella, ¡¡en mi placar también vive un ente maléfico que se dedica a achicar la ropa!!
Eso si, cuando lo agarre ¡¡yavavé!!

Don, le recomiendo que para el próximo evento importante al que asista, mantenga su boca ocupada, coma... beba, pues como no se habla con boca llena, al menos se salvará de decir algo respecto ¡¡a la esposa de alguien!!

Saludos!

Anavril dijo...

Uf, estoy entre Don Aflonso o el otro (no lo nombro por las dudas)...

Imperdible lo suyo, dos papelonazos en 10 minutos.

Ah! Por favor, vaya practicando su posicion de loto, ya que le hice una mención por mi espacio...

Bugman dijo...

Loro711, usted debe ser muy joven. Bueno, sí, se desprende claramente de lo que escribe.
Le deseo que ahora sea mejor que hace diez años.

Yoni, gracias, pero le aseguro que ninguna de mis acciones estaba calculada ni fue fruto de un aplomo a toda prueba ni de nada que pueda calificarse como digno. Me salio así nomás, y tuve suerte de que desde enfrente no me agarraran a cachetazos. Que a lo mejor me lo merecía.

Jimmy, lo suyo es claramente imperdonable. Confundir a un español con un alemán. Para la próxima, trate de olfatear al diplomático discretamente. Si huele a jamón, es español, si huele a Sauerkraut es alemán.
Si huele a perfume, es limpito.

Coki, no hay tal juego, pero lamento informarle que perdió. (Alfonsín no era lo que yo calificaría como "pintoresco").

JuanRa Diablo, le aseguro que lo que menos quería en aquél momento era llamar la atención. Ya me había camuflado perfectamente como lámpara de pie. La culpa la tuvo el Presidente. No tenía por qué hablarle a un tipo con una pantalla de velador en la cabeza.
(Creo que los suecos, fineses y noruegos son casi la misma cosa. Pero no tengo pruebas. Aún).

Cometarista, claro que no. Qué ridículo. Ah, espere...¿qué revista, exactamente?

Mona Loca, en realidad el acompañante era yo. Pero no podía sospechar, yo soy esa clase de personas que tienen todo el aspecto de saber conducirse en cualquier ocasión. Tengo un aspecto decididamente engañoso. A decir verdad, antes de lo que cuento aquí ya había protagonizado otro incidente con un funcionario de segunda línea. Con la esposa, en realidad. No, no lo pienso contar.

Flaco, la comida era de primera, pero no, no había fernet. Que por suerte a mí no me gusta. No, no me gusta. No me mire así.

Fabiana, me salvó mi amigo el Embajador, porque sí, hubiera deseado estar adentro del colisionador de hadrones.
Sí, la comida estaba muy buena.
No sea chiquilina. Aquí no creemos en eso de que las personas traigan mala suerte. De hecho, no creemos en la suerte.
El Presidente era Carlos Saúl Menem. ¿Ve? No me pasó nada. Es una tontería pensar que...¡cof!¡COF! ¡COF! ¡ARGHHHHH!....PLOP.

Mickey, no, la periodista madre del bautizado era amiga del Presi, nomás.

Julieta, no, no. Infamias. Yo me estaba portando bien, qué tiene que venir el petiso ese a decirme "eeeehhhejeje". Porque es petiso. Y tenía patillas. Y un peinado que parecía una berenjena gigante.

Bugman dijo...

Stella, es muy probable que el asunto esté en lo placares. Ahora tengo "vestidor" (que es un placard abierto, no más que eso) y la ropa parece conservar su tamaño.
El chofer croata es un maestro. Me molestan los que se hacen los vivos, porque para hacerse el vivo hay que ser diez veces más vivo.
No me haga empezar.

Viejex, lamento desilusionarlo. LA revista no existe más, el número en el que salían las fotos se perdió en a separación de bienes (la mujer de la anécdota no es la que usted conoce), y la otra fotografía está guardada bajo siete llaves. De hecho hace mucho que no la veo. A lo mejor también la perdí.

Pablo, ¿Perdón? (Ah, no, no, quiero decir "buenos días, Señor Presidente").

Profe, no, no, seguro que usted lo dice en broma, no puedo creer que adhiera a esas paparruchadas de la gente que atrae la mala suerte.
Mi calvicie ha sido determinada por mi código genético, y no la percibo como una desgracia.
Ahora que, después de esa reunión me separé de aquella mujer, y me costó bastante dinero el asunto.
Caramba.

Pablo, ya dije quién era. estoy seguro de que las reuniones que organizaba De la Rúa, si es que organizaba alguna, deben haber sido mucho menos divertidas.

Charlo, buena observación, antes de conocer al Embajador yo tenía la idea de que los escandinavos eran más bien antipáticos. Me dejó pensando. (Gracias, pero eso se lo tenía que decir al jurado, lo siento pero no le voy a mandar el cheque).

Candorosa, bueno, pero le juro que la morocha era es-pec-ta-cu-lar.
Y el sueco, un maestro.

Anavril, dígalo. No sea supersticiosa. Era Carlos Menem. Mire, no me pasó nada, no hay que creer en esas pavadas, Carlo Sa...¡COFCOFCOFCOF!...úl.... ARGHHHH...Me....PLOP.
(Ahora...voy a...ver...arghhh...plop).

Any dijo...

Ah bueno! pocas amistades pero buenas! que nivel! jajjaja
Que feo que a uno lo dejen solo en medio de una fiesta de esas características, sin saber que hacer ni con quien hablar; creo que lo mejor es atracalarse con sámbuches y canapeces como dijo alguien mas arriba. Menos mal que apareció el sueco a rescatarlo (y ud casi la embarra), lástima que no siguió la relación, hoy día podría estar vacacionando en Estocolmo quien le dice ...
El Carlo era? Como no le puso una buena zancadilla? =P
saludos

ElFlaco dijo...

Bugman yo sabia que OTRO defectito tenia que tener.

Almafuerte dijo...

Qué estupendo post, de lo mejor.

La escena le quedaba pintada a CSM, tenía que ser él. Ahora bien, la periodista...? Era una pelirroja, por casualidad?

Es una experiencia inquietante encontrar revistas de otra era geológica. Hay que guardar una revista cada tanto para hojear quince años más tarde, es tan interesante.

Saludos. Ehhhjeje.

Victor dijo...

Ehhhjeje!!! ...Que buena anécdota. Las metidas de pata son mi especialidad, en especial cuando trato de disimular mi fobia social.

Excelente post.

Saludos

Ceo dijo...

El post, muy bien escrito, fue consumido por mi curiosidad en un santiamén. Ya me enteré quien era el presi leyendo los comentarios, pero la periodista pelirroja...¿Nancy Pazos?... estas cosas sin nombre propio me matan.

el charlo dijo...

Cuándo se sabe el resultado del tema este de bitácoras?

Bugman dijo...

Any, la verdad es que el sueco me salvó la tarde. Lo peor es que ni siquiera me acuerdo del nombre. Soy un ingrato de porquería.

Flaco...¿"otro"? ¿Quiere decir que tengo apenas dos? ¡Estupendo!

Almafuerte, buenas tardes Señora Presid...ah, no. Bueno, me confundió con el "ehhhjeje".
Uh, no me acuerdo de quién era la periodista, creo que era rubia, pero claro,con eso no le digo nada. Muy conocida no era, yo por lo menos no la conocía. Claro, tampoco le sirve.
Bueh, la revista en cuestión se llamaba, justamente "La Revista", competía en el segmento de "Caras", mucha foto y poco contenido.
Bueno, no me mire así, no todos podemos salir en "Times".

Victor, gracias, por suerte adelante tenía a un diplomático de carrera. Imagínese que le hubiera mencionado la esposa a no se...Hugo Moyano.

Ceo, mi estimado, no, si yo no dije que fuera pelirroja, pero bueno, no importa, podría haber tenido el pelo verde, no me acuerdo de quién era. Al presi no lo nombré por razones narrativas, si ponía el nombre todo el mundo se iba a fijar en eso y nada más que en eso, pero de la periodista no me acuerdo para nada.

Charlo, el sábado, por la diferencia horaria supongo que a la tardecita ya sabremos el resultado.
(no me tengo fe, no me tengo fe...caracho).

Mickey dijo...

Bugman qué se yo! Buscaba una razón más fuerte.
Hay que ser muy .....ista para buscar semejante padrino. Casi como Massita!

Y usted, borre todo esto, que será acusado de neoliberal.

Liana dijo...

Estimado Lord: ¿no quería ir? Lamentable lo suyo, querido...Nunca, repito, nunca desaprovechar semejantes oportunidades, ¡por favor! Comidas, vestidos, trajes, hombres, mujeres, conversaciones, micrófonos ocultos, agentes secretos, puertas misteriosas, cortinajes que se mueven sin brisas, medio sonrisas cómplices, ademanes sospechosos, en fin, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡innumerables oportunidades para encontrar tema para el resto de nuestras vidas!!!!!!!!!!!!

Además, Ud.sin tema de conversación...Situación sin igual, sin dudas. Cada vez lo admiro más, mi Sai.

Besito y reverencia de las que me gustan (¿y a Ud.?)

Mariela Torres dijo...

¡Qué divertido! Por supuesto, porque no me pasó a mí, sino no me estaría riendo ahora.

¡Saludos!

furgoner dijo...

lo peor de cuando pasa el tiempo es darse cuenta de que hay revistas que no existen, pelambre que se pierde, presidentes que ya no están

yo también tengo un bautismo
y tengo que estar obligatoriamente

no quiere venir?
asi lo presento a todos
y les digo
este es el famoso Bugman



el bautismo es del mi hijo
no hace falta el traje
lo hacemos en casa
haremos empanadas de ricota y zapallitos, alguna de carne, sanguchitos y todo eso
no tnemos jardin pero si terraza con caniche
puede venir acompañado
y los unicos extranejros seran brasileros
las fotos van a estar en facebok, flickr, blogspot y gente


y con el paso del tiempo se dará cuenta que el tiempo pasó

Y? dijo...

carlos men*em! puaj lo del traje me paso igual para un casamiento, son los trajes baratos que se deforman, yo estoy impecable.

Ouchurus dijo...

Pobre niño!! digo...el bautizado...semejante padrino! Te persigue la mala suerte de por vida!Y eso que no soy supersticiosa...creo que me hubiese dado más miedo que otra cosa.

Un año nuevo pasé a brindar con mi novio de ese entonces, por una casa en donde estaba también el presidente de turno (de La Rúa).Este tipo no irradiaba lo que irradiaba el que vio usted pero igual, verlos en persona...es como que desmitifica no?
Son individuos tan cualunques como el resto...bueno, el que yo vi seguro!!!

saludos

Bugman dijo...

Mickey, eran amigos, me parece suficiente razón. (Que me acusen de lo que quieran, los que quieran. Aquí respetamos la opinión de cualquier imbécil).

Furgoner, mire, no extraño el cabello perdido, tampoco extraño al Presidente, ni siquiera a la mujer, a lo mejor un poquito al Embajador, lo que en realidad extraño es haber sido tan joven.
Oiga, me abruma usted con su amable invitación (y reciba mis calurosas felicitaciones por su retoño), pero calcule que en cinco minutos en un ambiente muy controlado en donde yo intentaba por todos los medio de pasar desapercibido estuve a punto de ser detenido por la custodia presidencial y crear un incidente diplomático con el Reino de Suecia.
No me quiero imaginar lo que podría sucederle a su familia si encima me siento cómodo. (Le repito, me ha emocionado con la invitación, gracias. Si era broma, disimule, hombre).

Y? Indudablemente son los trajes, qué mal que está la confección. De ninguna manera somos nosotros. Qué tontería. (Usted también con la superstición. Qué cosas).

Ouchurus, usted está cucú, ser el ahijado del Presi debe ser fenómeno, además que el Carlos tiene plata, imagine los regalitos que debe haber recibido ese niño.
(Uh, De la Rúa no debe inspirar más reacción que un bostezo, personalmente. Menem, por otra parte, me llega al hombro. Qué se yo, no eran muy "presidenciales" que digamos).

WaitMan dijo...

Qué gran anécdota, Bugman.

Mire, hace días venía pensando en un posteo sobre "el minuto de fama" (o gloria, o al menos, un minuto en el que nos codeamos con gente que veíamos como inaccesible). Yo sospecho que todo el mundo vivió un momento así en su vida.

Por otro lado, le confieso que varios párrafos me hicieron rememorar La Fiesta Inolvidable, y me lo imaginé a usted como a una especie de Peter Sellers.

Bugman dijo...

Liana, usted no entiende, yo nunca quiero ir. Le escapo a los compromisos sociales todo lo que puedo. Además, todo lo que la gente se imagina de esos ambientes está muy exagerado. La verdad es que casi todas las reuniones de tipos que son o se creen importantes son un aburrimiento.

Mariela Torres, claro que se estaría riendo, yo lo hago.

Waitman, si ese fue mi minuto de fama, lo desperdicié horriblemente.
(No, no llegué a hacer lo de Peter Sellers, aunque eso SI hubiera sido memorable. En cierto sentido yo estaba tan erróneamente invitado como él en la película).

Carugo dijo...

El relato es impecable. Es más, uno empieza a mal acostumbrarse y no espera menos de usted.
Si le tengo que hacer una crítica (mínima por cierto) es en eso de las perneras del pantalón que le dejaban a la vista de todo el mundo sus tobillos.
Me va a decir que en un año usted creció tanto?
Ahora es innegable que el quía,que era y es mufa, al palmearlo le pasó la mala suerte de la calvicie eterna.
Por lo demás, Sr. Bugman, su relato es impoluto.

Bugman dijo...

Carugo, muchas gracias. En cuanto al traje, a lo mejor está un poco exagerado en lo del pantalón, puede ser que no me llegara a los tobillos, pero le juro que estaba ridículamente corto.
La verdad es que creo que se achicó cuando lo mandé a la tintorería.
(Y dale con el mufa. La calvicie no es ninguna maldición, hay que saber llevarla).

Hugo dijo...

Si gana el dichoso premio...Menem lo hizo?

furgoner dijo...

no era broma
hay que esperar 5 minutos para el desmadre?
me encantaria un incidente diplomatico
asi tenemos de que hablar cuando miremos las fotos

Juli dijo...

Gran anécdota, realmente.
Loable el humor del embajador de Suecia. Jamás lo hubiera imaginado, vea. Su desempeño, en cambio... En fin, igualmente estoy segura de que el Sr. embajador quedó encantado con usted.

choripanboy dijo...

Lord,me lo imagino en el Calafate,con una palmadita del tuerto en la cabeza,estilo Benny Hill y con el embajador Noruego!
muy buena neda,gracias!

Fabiana dijo...

Señor Bugman:

YO SABÍA!!
YO SABÍA!!
YO SABÍA!!
:D

Me imaginé que era ese "señor"..
Y si lo de chiquilina viene por que soy una criatura, le aviso que está equivocado.. :P
Ahora, si viene por que es una paparruchada eso de pensar que cierta gente puede ser pior que la piedra movediza de Tandil, no creo que..

Señor Bugman..
Señor Bugman!!
Uyyyyyyyyyyy..

Vió que le dije que no había que mencionarlo a Menem??!!!! :S

MIRE LO QUE ME HIZO HACERRRR!!!

Y ahora que hag..COFFFFFFFFF!
ARRRRRGGGGGGGGGGGGGG..

PLOP!

Bugman dijo...

Hugo, claro que no, pero si lo pierdo más de uno va a salir a decir que fue porque en este último artículo lo nombré. Vio cómo es la gente.

Furgoner, pero si no invita aunque sea a un Cónsul el incidente va a ser con su familia política, pongamos por caso.

Juli, mi desempeño...¿qué? Dígalo, no se reprima. No se lleve una imagen equivocada de mi persona, pida referencias. (¿Cómo es el código internacional de Suecia?).

Chori, usted tiene demasiada imaginación. (No, gracias a usté)

Fabiana... ¿Fabiana? Caramba.

Mensajero dijo...

Si el padrino era el presidente, probablemente el ahijado era un lobizón....usted sabe, el séptimo hijo varón puede reclamar ser ahijado del presidente...pero también el séptimo hijo varón nace lobizón...al menos en el campo...ah, no era gente del interior...y no había luna llena...bueno...ehm, salud.

Cuello de Pavo dijo...

un perfecto encuentro con el diablo... del que salió vencedor, felicitaciones

Rebeca Di Sanctis dijo...

Mr. Bugman, lo admiro, yo en su lugar hubiera salido corriendo despues que al Sr. Presidente se le ocurriera palmearme la espalda y decirme hhejjj! o algo asi. Cosa que hubiese motivado que los "gorilas" me siguieran hasta atraparme, molerme a palos y después preguntarme que Quién era yo, qué hacía ahi y que intenciones terroristas tenía al concurrir...
Asique lo suyo estuvo muy bien hecho.

Rebeca Di Sanctis dijo...

Sabía que era el patilludo!!!! Hay mamaaaaa!!

Y por lo de la morocha, bueno si, eso fue un papelon con todas las letras, pero salió airoso igualmente.

Briks dijo...

dos cosas

1) que lastima que se haya perdido la cena en lo del embajador !!!
me hubiera gustado saber si, efectivamente, en un momento de la veldad entra un empleado con una bandeja de Ferreros Rocher

2) perdido por perdido y a nada de ser acompañado por la custodia presidencial al cuartito de las herramientas de jardineria, yo - al embajador - me le hubiera presentado (aprovechando el entorno) como man, bug-man

El Señor F. dijo...

A usted le parece, mencionarlo a Saúl cuando está compitiendo para un premio?

Bueno, aunque sea, no la nombró a Elisabet.. que es más mufa todavía.

PD: Ahí fue cuando se encontró con su archinémesis de la cama solar?

Winter dijo...

El Carlo saludaba a todo el mundo! A fiestero no lo alcanza ningún presidente por siglos! Varias veces tropezamos en campos de golf. Inclusive por Bahía, los pagos de su socio Briks.

El revisionismo histórico tiene sus cosas Bugman, no profundice demasiado...

RELATO DEL PRESENTE dijo...

También lo conocí, aunque no de un modo tan pintorezco como el suyo. Pero no guardo fotos. Aunque sí me quedó una impresión grabada. Tenía semillas de calabaza en un frasquito del baño. Evidentemente, y aunque cueste creerlo, tenía problemas de estreñimiento.

PD: Se te ocurre como catso traernos los ebooks?

furgoner dijo...

tiene razon el señor F.
bugman

agarres un huevo

El enmascarado) dijo...

¡¡¡FELICITACIONES POR EL PREMIO!!!

¡¡¡QUÉ LE HABÍA DICHO!!!


¡¡¡LO PREMIARON, NOMÁS!!!


Un abrazo grande y a continuar divirtiéndose.

furgoner dijo...

congratulaciones

me imagino debe esatr nadando en una pileta de sidra vasca bien fría

ix dijo...

Yo también morí de risa, =)

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Un amigo mío, que no lo conocía, lo visitó en Olivos en ocasión del "Día de Amigo", junto a un grupo de gente justicialista. Llegó temprano, y lo hicieron pasar a una salita, donde el Presidente los saludaría. Él quedó junto a la puerta, y estuvo un buen rato pensando que decirle, en caso de que el dueño de casa lo encarara. En esas cavilaciones estaba cuando se abrió la puerta, y Carlos lo encaró directamente a él. Antes de que pudiera reaccionar y balbucear algo, el riojano lo estrujó en un gran abrazo, al tiempo que le decía: "Feliz día!".

Blog Widget by LinkWithin