domingo, 18 de noviembre de 2007

Héroe


Las referencias a algunos hechos reales de mi pasado que se han utilizado como excusa para el último concurso han despertado la curiosidad de algunos de los estimados lectores.



Haciendo un esfuerzo sobrehumano para desprenderme de mi natural modestia, pasaré entonces a relatar aquella oportunidad en la cual intervine para ayudar a una dama que acababa de ser víctima de un robo:




Hace unos años, me encontraba a punto de subir a un colectivo (1) que me llevaría de regreso a casa luego de mi clase de Sipalki-do (2).
Se que esta revelación (el hecho de que haya existido un período de mi vida en que yo viajaba en colectivo, no que practicara artes marciales) puede ser algo difícil de digerir para aquellos lectores que imaginan que siempre tuve chofer y limousine, pero ya era hora de que supieran que yo, alguna vez, fui un joven de escasos recursos antes de convertirme en un adulto de recursos escasos. Y mejor ni les cuento que en esa época tenía pelo.

Como fuere, estaba subiendo la escalerilla del colectivo, cuando alguien me tomó del brazo y la voz suplicante de una jovencita sollozante pronunció las palabras: "Por favor, ayudame, acaban de robarme".
Me volví para ver de dónde provenía tamaña solicitud, y supuse por un momento que la damita en cuestión (unos 15 años, medianamente atractiva, demasiado joven para mí incluso en aquellos años) me estaba pidiendo que le pagara el boleto, cosa que estaba a mi alcance, pero para mi sorpresa me dijo que el ladrón apenas terminaba de arrebatarle la billetera, y todavía se encontraba en las inmediaciones. Quería que yo lo atrapara.

Ni siquiera lo pensé. Fue por supuesto una imprudencia, pero vaya en mi favor que en aquellos años Buenos Aires era una ciudad orgullosamente segura, existían rateros de poca monta que ni siquiera portaban armas y era extremadamente improbable que uno fuera acuchillado en un asalto cuyo botín fuera un teléfono celular, que a la sazón no existían.

En un estado mental un tanto confuso, le requerí a la fémina que ya trotaba a mi lado escrutando los muchos paseantes que se arremolinaban por los alrededores que me facilitara alguna seña particular del malhechor.

"Es pelirrojo", me contestó, y enseguida pensé que el maleante no había acertado al elegir ocupación. Un ladrón debe ser invisible, debe ser capaz de confundirse tranquilamente entre la multitud, tener un rostro común y corriente. Una persona con el aspecto de tener la cabeza en llamas no es la más adecuada para un oficio que suplica sigilo. Para el caso, tampoco sería un buen agente secreto. Tal vez en Irlanda, pero no en esta parte del globo.

Todo eso iba pensando, y una cosa más. ¿Y que tal si el caco fuera una especie de oso colorado, un hombretón grande como un ropero vestido con camisa de leñador y con unas manazas capaces de arrancar cabezas de jóvenes compelidos a demostrar una hidalguía poco reflexiva?. Mis impulsos caballerescos mermaron un poco, y empecé a desear que el criminal se hubiera esfumado, cuando la voz de la víctima me trajo a la realidad: "¡Ahí está!".

Efectivamente tenía el cabello de un color rojo-anaranjado, y se destacaba como una vaca en un quirófano. Pero no era nada parecido a la imagen que en una pesadilla fugaz me acababa de imaginar. Tuve que confirmar la identificación, no podía creer que fuera él.

Porque lo que me señalaba la jovencita era casi un niño, no debía tener más de trece años, y repito, en esa época los niños de trece años no portaban revólveres y en las escuelas cuando un alumno levantaba la mano era porque quería decir algo, no porque el alumno del banco de atrás lo estuviera asaltando.

El pequeño ladronzuelo estaba distraído, nos acercamos rápidamente y antes de que se diera cuenta ya lo tenía tomado del brazo y mi protegida le pedía que le devolviera sus pertenencias a voz en cuello.
Protestó inocencia, se trató de soltar y me insultó de una manera que avergonzaría a un bucanero, de manera que le propiné el tratamiento estándar para niños malcriados: lo agarré de una oreja y lo sacudí con entusiasmo.
Esto tuvo un efecto inmediato, arrojó al piso la billetera birlada, y mientras la damita en apuros revisaba que el contenido estuviera completo, yo mantuve mi presa.

Mientras tanto otro pequeñajo, presumiblemente un cómplice al que no habíamos visto, se me acercó por detrás y me patéo un tobillo. Me enojé. Rápidamente estiré el brazo y agarré al segundo por los pelos mientras mantenía al primero por la oreja y los dos proferían toda clase de epítetos irreproducibles. Le pedí por favor a la víctima que terminara su recuento, porque la situación se me estaba poniendo incómoda, habida cuenta de que algunos transeúntes empezaban a mirarme y el hecho de ver a un joven agarrando a dos casi niños evidentemente contra su voluntad podía dar lugar a interpretaciones equívocas.

Finalmente la niña asintió: todo estaba en su lugar. Solté a los delincuentes precoces que se separaron un par de metros y luego me lanzaron sendos escupitajos que afortunadamente no dieron en el blanco. Después se fueron corriendo y a intervalos se volvían para ver si los perseguía y de paso aprovechaban para extender los insultos a mi familia, unas catorce generaciones hacia arriba.

La jovencita me miró. Se compuso un poco, y me dijo simplemente "Gracias". Y después, tímidamente se me acercó y me dio un casto beso en la mejilla. Me puse rojo como un tomate maduro.

Y se fue, y seguramente esa noche le contó a su familia y después a sus amigas cómo había sido víctima de un robo y un joven la había ayudado y había atrapado no a uno sino a dos ladrones y los había obligado a devolverle sus pertenencias.

Y tal vez alguien no le creyó, pero fue cierto.

Yo estuve allí.

Buenas noches.


PD: Ya parece broma, pero me acaban de dar otro premio más. Esta vez es Fzerox, de The place I´ll return to...someday, que eleva mi cuenta a ...bueno, ya perdí la cuenta de los Blogger del Día que me dieron. Como digo siempre, gracias, no somos dignos, no somos dignos. Un día los vendo por Ebay y hago un asado para todos.


(1) En Argentina, ómnibus, transporte público de pasajeros.
(2) Arte marcial de origen coreano, caracterizada por ser bastante violenta y poco elegante.

Ilustración tomada de la página http://www.bugsorus.co.nz . La encontré por casualidad. (Pero diganme si no parece hecha especialmente, hasta es pelado, el dibujito).

53 comentarios:

el charlo dijo...

Loco... la parte del beso casto me partió el corazón... genial... terminó siendo muy película de los 40's... Me encantó! Faltaba que justo un local de música del vecindario pusiera una melodía desencadenada in crescendo y el Ballet Acuático... Llámeme y lo arreglamos...

Victor dijo...

Bugman el justiciero! Buenisimo, me gustó.

A mi me encantaban las peliculas de Charles Bronson, esas que destripaba malhechores -malisimos- siempre. (y si, ya se que no queda bien decirlo en publico!) Bueno, hay gente que le gusta Arjona y yo no digo nada.

Pobre tipo: pelirrojo zanahoria! que se busque otro oficio.

Saludos.

PD: habia pocos maestros de Sipalki buenos. Donde estudiaba? en Samurai de Callao? s2

Bruno dijo...

Bugman: Si usted supiera las expectativas que generó la anécdota, la cantidad de especulaciones que se tejieron en base a ello.
Una vez más, sorprende entregando algo fuera de serie.

Estrella dijo...

Muy de película de los años cuarente, porque si hubiera sido de estos años... otra que escupitajos, no estarías contándonos esta anécdota heroica.

capitanfla dijo...

Larga vida a las Artes Marciales coreanas, violentas y poco elegantes.


Le he respondido en mi blog a su mensaje de extracción compulsiva de la riqueza.

Si tiene insomnio, está aburrido, o quiere quitarse a alguien molesto de encima, pase por mi blog y disfrute la respuesta.


Charyot!

Kyong-ne!

TheJab dijo...

Muy bien.
El 25% de la curiosidad generada en mí a partir de aquel post de concurso, ha quedado satisfecha.

Offtopic: me cansé... he decidido dejarme crecer el cabello.

TheJab dijo...

Muy bien.
El 25% de la curiosidad generada en mí a partir de aquel post de concurso, ha quedado satisfecha.

Offtopic: me cansé... he decidido dejarme crecer el cabello.

Stella dijo...

Muy bueno, Bugman!!
La vaca en el quirófano...me mató! ajajaj

Geoffrey Firmin dijo...

"y repito, en esa época los niños de trece años no portaban revólveres y en las escuelas cuando un alumno levantaba la mano era porque quería decir algo, no porque el alumno del banco de atrás lo estuviera asaltando."
Estupenda observacion, escrita con la elegancia habitual y no con la acalorada voz de Doña Rosa gritando: "Esto en mis tiempos no pasaba, jovencito!"
Abrazo cordial.

RacuRock dijo...

alucinante pero peligroso.. uno nunca sabe quizas habian 40 piranitas allado y ahi si que ya fuiste ...pero bien echo.

Fernan dijo...

Me hubiera gustado dejarle un comentario sagaz, elocuente, etc etc, pero es lunes y estoy peor que el viernes...

muy buena su anecdota bugman!

Renegado dijo...

Lo que mas me gustó es el dibujo. Muy bueno.

Ah si, la anécdota también,aunque la primera vez que la mencionó (en el otro post) hubiera jurado que iba a tratarse de una situación que involucraba un ladronzuelo muy joven (no se por qué cuando alguien aclara que la persona era pelirroja, inmediatamente me imagino que se trata de un niño).

De todas formas aplaudo su arrojo y voluntad de ayudar al prójimo.

Gabriela dijo...

buenisima la anecdota
un chorro pelirrojo!! candidato al eterno camouflage el chico

el dibujito de "superbugman" me encanto, es de su autoria?

Todos Gronchos dijo...

Mi sansón, mi Bruce Lee, mi héroe.

Adriana dijo...

(Y) q buiinaa... a ver si se cuanta tambien las otras opciones del concurso ya?
Besos

El profe dijo...

Los actuales mocosos delincuentes —aunque siguen sorbiendo sus mocos— tienen la gran diferencia de contar por lo menos un muerto en su prontuario. El aumento de la violencia es inversamente proporcional a los actos de valentía u hombría, lamentablemente. Todo ello nos lleva a desnudar nuestra chotez y decir melancólicamente:¡Qué tiempos aquellos! Saludetes.

Garfio dijo...

Si es que ya ni la delincuencia es lo que era. En Buenos Aires y en cualquier urbe mediana del planeta, hoy en día, el rapaz pelirrojo habría sido como mínimo un consumado navajero que se habría quedado no solo con el botín conseguido con la niña, sino con lo que le hubiera sacado a usted a punta de navaja o pistola. Es más, la niña seguramente habría sido un señuelo y en lugar de un beso de agradecimiento, le habría dado un puntapié de despedida.

morgana dijo...

He tomado una seria decisión: No voy a comer y leerlo al mismo tiempo, a menos que tenga tendencias suicidas.
Es la segunda vez que casi muero por atragantamiento (en esta oportunidad en que el calor aprieta la dieta tiende a la fruta, vio?) de durazno.
Cuando hablaba del rojizo caco me imaginaba al yosapa de mc donal's, haciendo horas extras con un trabajo un poco "más digno".
En fin.
En definitiva: me hacés cagar de la risa, si se me permite la observación escatológica.
Salutti.

no tan iguales dijo...

Leí el artículo en el trabajo, y como los simpáticos empleados de Informática nos han bloqueado la posibilidad de dejar comentarios tuve que esperar a volver a mi hogar y ahora no recuerdo qué era lo que iba a decir (será la edad). Pero era re ingenioso, vea.
Espectacular relato.

Mensajero dijo...

Bugman, desde mañana buscaré una academia de sipalki-do; esas tomas que menciona, la de la oreja y la del pelo, me serán muy útiles con mis pequeños.
Divertido relato, adivino su transpiración previa a la grata pelirroja e infantil sorpresa. Es usted un irresponsable.
Saludos.

Bugman dijo...

Charlo, esto pasó en Barrancas de Belgrano, ¿adónde caranchos metemos el ballet acuático? Un poco de seriedad, caramba.

Victor, claro, Charles Bronson era feo y despiadado, a mí también me gustaba.

Yo practicaba Siplaki en la UBA, gracias a dos discípulos del Gran Maestro Yoo Soo Nam que daban clases ad honorem en varias facultades. Llegué a tomar clases del Maestro en persona. Un atorrantre simpático, el Maestro, pero sabía un montón.

Bruno, gracias, pero le aseguro que mi vida es un enorme océano de aburrimiento salpicado aquí y allá con míseros islotes de cosas apenas curiosas.

Estrella, por supuesto, hoy lo pensaría dos veces. No, ni siquiera lo pensaría, vea.

Capitanfla, le contesté extensamente. Ni sueñe con que podamos ponernos de acuerdo, pero no importa.

Thejab, el otro 75% me lo guardo para otras oportunidades. Pero no tenga demasiadas expectativas, lea lo que le contesté a Bruno.
De manera que ha decidido abandonar la egregia legión de los Pelados. Lo extrañaremos.

Stella, si no uso metáforas floridas el público se me duerme. Gracias.

Geoffrey, ¡es que estos todavía SON mis tiempos! Lo triste es que esto no sucedió hace 50 años. Fue hace menos de 20.

Racurock, afortunadamente en esa época mi condición física me permitía huír a velocidades fabulosas.

Fernan, me siento exactamente igual a usted. Me hubiera encantado escribir algo ingenioso, divertido, etc, pero me salió esta anécdota. Gracias.

Renegado, como aclaro al final del artículo, el dibujo lo tomé de una página de una gente que hace fumigaciones o algo así. Es que Bugman es "exterminador". Igual no me diga que no parece que lo hubieran hecho para mí. Hasta pelado, lo hicieron.

Gabriela, gracias (y no, el dibujo lo encontré, no lo hice).

Groncho, mi Hércules. Digo miércoles. Fue un miércoles.

Adriana, bueno, tenga paciencia. Ya le contaré.

Profe, sí, eran otros tiempos. En esa época cuando salías de tu casa estabas casi-casi seguro de que volvías.

Garfio, sí, y probablemente me hubieran violado en grupo, con la niña a la cabeza.

Morgana, además me imagino cómo debe estar dejando el teclado. Después le crecen cosas.Gracias. Aunque en mi opinión "desopilarse" es más elegante, si quiere ser escatológica no se reprima, que aquí somos salvajemente libertarios.

NTI, ¿usted trabaja en la HCDN? Me han comentado que desde allí les han bloqueado algunos accesos.
Si me permite me imagino lo que iba a decirme....ja! Estupendo comentario.

Mensajero, claro que soy un irresponsable. No podría vivir de otra manera. De todas formas en aquella época era un riesgo calculado.

Charly W. Karl dijo...

Bugman, por lo que me comentan los pungas aparte de haber aumentado en número, tienen una habilidad impensada dos años atrás. A plena luz del día y, en medio de la calle realizan su tarea con una sorprendente eficacia. Habría que tener en el bolsillo una trampera, si alguien mete una mano para robar, deja uno o dos dedos.

Un abrazo!

Jazmin dijo...

Mr B. ¡es usted todo un héroe! definitivamente reitero que es usted mi perfecto tipo de hombre, y de no ser por aquellas circunstancias de distancia y su situación "emocional" le juro que me hubiera yo tirado a sus brazos.

Tas igual! dijo...

Bugman, Ud es un autentico heroe suburbano y bonaerense, caracho. Deberia postularse para diputado

el charlo dijo...

Pero loco! No fue en época de inundaciones? Ahí lo embromé... porque Belgrano se "afoga"! Queremos Bayé! Queremos Bayé! Queremos Bayé! CANTEN!!

Bugman dijo...

Charly, eso no sería nada, ahora los niños de 13 años portan unos "fierros" que le podrían hacer un conducto de ventilación de lado a lado.

Jazmín, qué contrariedad, ahora me lo dice que me compré una casa y todo. ¿Donde estaba usted hace cuatro años?

Tas igual, gracias, pero ese muchacho tiene ahora unos 20 añitos más. ¿Diputado yo? ¿Pero por quién me ha tomado? ¡Yo combato la delincuencia, no la promuevo!
(Ahí les mandé una fotito para colaborar con el blog)

Victor dijo...

UBA dercecho? Tenia un buen gimnasio, muy completo. Yo fui unas cuantas veces a entrenar con la gente de box.

Como estará ahora?

Victor dijo...

Perdon que me meta... ¿de donde viene el largo comentario que le dejó a capitanfla? Esta muy bien. Yo tengo una teoría sobre el origen de este tipo de pensamiento (el que supongo provocó su comentario). Algún dia de estos, si me visitan las musas, voy a intentar escribirla. Por ahora me visitó una muza' con faina y una coca con hielo. s2

Bugman dijo...

Charlo, no siga, lo va a escuchar Tinelli y va a inventar alguna bazofia.



Victor, practicamos en Ingeniería, en Exactas y alguna vez en el sucucho que había en el último piso de Medicina. El gimnasio de Derecho no lo conozco, si mal no recuerdo también había una pileta olímpica en esa facultad, ¿no?

El comentario a Capitanfla viene de una secuencia donde yo empezaba diciendo que cuando alguien hablaba de "distribuir la riqueza" siempre se trataba de sacársela compulsivamante a quienes la crean para dársela a quienes no hicieron nada para obtenerla.
Luego el inefable Capitán me dio una larga respuesta donde argumentaba que la riqueza se crea de forma cruel mediante empresarios ricos que explotan a trabajadores indefensos, y eso era intolerable.
Después vino mi última intervención.
Un abrazo.

Mazarbul dijo...

Quítese de chorradas, Bugman. Lo importante de todo esto es que ahora sabemos que la mención de alguien pelirrojo le mueve a pensar en osos o bestiajos. ¿Qué nos importa que fuera el héroe por un día de alguna chiquilla en apuros? El verdadero motivo por el que le leemos es el de desentrañar su psique y alcanzar su genialidad literaria, amigo.

No se equivoque, cualquiera de los lectores puede estar acechándole ahora mismo...

tarumba dijo...

Compañero, aguarde el momento en el que la niña lo poseía o le daba dinero por sus servicios. El beso casto arruinó la fantasía de un heroe criollo y no la mariconeada de superman.
De todas maneras lo admiro.

Angie dijo...

El mundo iría peor si no existiera SuperBugman!!!

esteban lob dijo...

En Chile tampoco hoy en día podría haber un final de asalto tan ideal.
Los tiempos han cambiado, igual como la reconocida ausencia de pelos en su
cabellera desde entonces hasta ahora...situación que comparto por más que nunca ni con pelos ni sin ellos, yo tuviera alguna participación tan valerosa en algún hecho.

greta garbo dijo...

es posible que este sea un 'remake' de un antiguo antiguo post suyo? aunque el dibujo no lo recuerdo...estoy segura que si estoy completamente confundida no se ofenderá y me lo hará saber de una forma muy elegante :)

Bugman dijo...

Mazarbul, la única persona que se atrevió a enfrentarse con mi subconciente fue internada por aburrimiento fulminante. Queda advertido. (Gracias)

Angie, ¿peor? Eso es mucho decir.
Igual el uniforme lo tengo apoliyado en un rincón del placard.

Tarumba, eran otras épocas, caramba. Yo era otro. Ahora le hubiera dicho "Ma qué gracias, yo se lo que estás buscando, nena..." No, mentira. No he cambiado tanto.

Esteban qué triste añorar tiempos tan cercanos. ¿Qué demonios pasó en solamente 20 años?

Greta garbo, (sigo fascinado por su pseudónimo), uno de los mitos sobre mi persona es que no me acuerdo lo que digo o escribo y por eso repito. No es verdad. Es como eso que dicen por ahí, que repito las cosas.
¿Es posible que usted tenga un recuerdo de este artículo y lo haya emparentado en su memoria?
O tal vez lo leyó en otra parte. O yo lo escribí en otro lado, bajo otro nombre, en otra vida. o el pelirrojo tiene un blog. O se lo conté personalmente y usted es uno de mis amigos de aquella época.

La candorosa dijo...

Por fin puedo agradecerle su acto heroico, señor Bugman...(desconocía su nombre...(?))

¡¡¡Cómo olvidar aquel día!!!, usted me salvó!!
Pude recuperar mis documentos y dinero...
GRACIAS, MUCHAS GRACIAS!!!!

Le dejo un beso, que con el transcurso del tiempo, desde aquel día, ha tomado dimensiones gigantescas!!

PD: ya que es tan bueno, tengo una canilla que pierde; el disyuntor falla, la cerradura de la puerta se traba, y el encargado del edificio es un atrevido... ¿NO ME AYUDA CON ESTO, AHORA...?

Adiós, ¡¡¡mi héroe!!!

Bugman dijo...

Candorosa, de manera que fue usted.
Qué maravilla, qué prodigio, qué inesperada coincidencia. No tiene nada que agradecerme, así soy (era) yo.
Pero el tiempo ha pasado, y así como yo he perdido el cabello usted ha mutado sus necesidades.
En aquellos años, usted pidió por un héroe y allí estuve. Ahora lo que quiere es un marido.

Stella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stella dijo...

Yo suprimí mi comentario por lenta, rubia y por no leer bien! Etendí cualquiera!
jajajjaaaaaaaaa

La candorosa dijo...

Tuve, ¡¡pero jamás persiguió a un pelirrojo por mí!!! (?)

Mistermúsculo hay muchos, héroes como usté, pocos!!!

greta garbo dijo...

:) es un 'deja vu' que quién sabe de dónde vendrá...

sobre mi seudónimo, cualquier comentario que haga no estará a la altura de su fascinación... su origen es muy casual,me lo puso un hombre sin que fuera conciente de ello hasta mucho despues...

OliverX dijo...

Me acuerdo de chico ir con mi viejo y vivir una situación similar. Con una salvedad, mi viejo llevaba una lata de poxiran comprada en la ferretería del barrio por lo que ante el grito de auxilio de una dama y divisando el caco, no dudó en lanzarle la lata que le impactó en la espalda.
Quedé estupefacto, el ladrón cayó al piso en medio de gritos de dolor. Fue restaurada la cartera y apresado el caco...
Increíblemente viví un deja vú con esa escena en la película Cocodrilo Dundee y siempre me causaba orgullo tener un Dundee en la familia.

Poliss dijo...

Que barbaridad, me quede con la boca abierta!
No puedo creerlo sinceramente no lo puedo creer, toda una osadia señor Bugman!!
Es usted muy osado, la verdad, hasta el superheroe de la foto se queda chico!!
Usar el pelo largo que barbaridad!!

El rescate de la dama en apuros estuvo bien...

gen71 dijo...

Si no fuera ya grande, diría: "cuando sea grande quiero ser como usted"

Lo de andar salvando jovencitas de malechores es una cuenta pendiente en mi vida; pero eso no es nada comparado con la posibilidad de escribir tan bien como usted lo hace.
A esta altura a lo único que puedo aspirar es a quedarme pelado (en eso estoy)

Sinceramente buenísimo!
Saludos y respetos

Emeefe dijo...

Oiga Bugman, no hay alguna señal en el cielo que podamos hacer para llamarlo en caso de necesidad?

Bugman dijo...

Stella, eh, bueno. (Para su angustia, sepa que aunque los borre, lo comentario me llegan, muejeje...)

Candorosa, lo mío fue sólo una vez. Pero Mr. Músculo parece siempre que hay suciedad rebelde. Es para pensarlo.

Greta, un hombre muy perceptivo, espero.

Oliverx, Me gustaría tener un hijo solamente para que hable de mí como usted de su padre.

Poliss, no...cómo...quién le dijo que yo usaba el pelo largo...me parece que estaba leyendo otra cosa.

Gen71, bienvenido. Muchas gracias, es usted un exagerado. (Y no sabe lo que dice, ser como yo es aburridísimo).

Emeefe, solía tener una, pero a un pícaro se le ocurrió venderla en el subte y ahí andaba yo acudiendo a llamados abusivos: "Tráigame una pizza", "Llevele este sobre a mi tío", "Cuénteme un cuento", "Deme un besito". La verdad, ahora estoy retirado. Llamen a Batman.

Pau dijo...

Disculpe el abandono a su blog, ya me puse al corriente, no comenté en los otros posts porque no hubiera terminado jamás.
A mi me asaltaron cuando tenía exactamente 15 años (hace 10) me hubiera gustado que un caballero andante me salvara de esos forajidos.
Saludos

Has dijo...

A mi no me engaña! El dibujo y la página de internet fueron creadas por usted para que pudiera publicar esta entrada...
La historia es muy buena. Me dan ganas de tener su valentía, y buena predisposición... Aunque claro, como bien dijo, los tiempos son otros y los niños de 13 años hoy por hoy salen con ametralladoras, además no sé artes marciales, sólo me queda tener suerte...
Saludos!

Romina dijo...

Así que estamos en presencia de un héroe, con personaje animado y todo! Qué placer, Bugman.
Muy bien relatada la historia, por supuesto, como nos tiene acostumbrados; casi casi que sentí estar ahí, persiguiéndolos a los dos, y lo vi a usted, jovencito y valiente, un tanto desprevenido, pero muy noble, realmente.

Y la escena del beso... adorable! Me robó una sonrisita, de ésas provocadas por una situación dulce e inocente...

Una vez más, Bugman, un placer leerlo.

CLAUDE CONTIN dijo...

(Comentario N° 50, ¡la pequé!.)
Qué valiente, Mr. Bugman, encarar el peligro temiendo una realidad peor que la verdadera. Lo contrario a ser temerario (como Ud. sabrá, a los temerarios generalmente se los despoja del carácter heroico porque no tienen que vencer el miedo, ya que por exceso de optimismo o por falta de imaginación o por haber leído pocas novelas, no los sienten).

Bugman dijo...

Pau, vaya, no tiene que disculparse, hay tantas cosas mejores que hacer que leer este blog que jamás terminaríamos de enumerarlas. Hace diez años los cacos ya eran más peligrosos que en los tiempos a los que se remota mi anécdota. No vaya a creer que yo ando por la vida desfaciendo entuertos. Pero gracias por imaginárselo.

Has, me atrapó. Puse una empresa de fumigaciones en Nueva Zelandia hace muchos años, con la esperanza de que ellos crearan un logo con un personaje que me sirviera para ilustrar el artículo. Ahora que el círculo se ha cerrado, creo que los voy a despedir a todos (Oiga, no es necesario saber artes marciales para agarrar niños de la oreja, si quiere le presto un sobrino para que practique, es facilísimo).

Romina, muchas gracias. El recuerdo que tengo de aquella ocasión es exactamente como usted lo describe, algo inocente, propio de tiempos más sencillos.

Claude, gracias, a veces es un poco difícil distinguir la valentía de la imprudencia, o incluso de la estupidez lisa y llana. Pero como dije, eran tiempos más simples, y yo era un jovencito que casi no había tenido oportunidad de hacerse cínico.

Naimad dijo...

Volví por más (Y... si, hay gente que no aprende). Inquietante historia a punto tal que tuve que dejar de trabajar para leerla (siempre es buen encontrar una excusa para dejar de hacer eso que es tan fulero que hasta nos pagan por hacerlo). Ahora, por lo que cuenta daba lo mismo que sea cinturón negro en karate-do o mozo de la cantina Don Carlos.
Debo confesarle algo: mis expectativas fueron más allá e imaginé una mejor recompensa de parte de la niña, no porque fuera mi estigma el pretenderlas, sino por el tenor de la historia. Por cuanto, el beso casto en la mejilla me dejó el corazón con agujeritos y ya no me lo puedo curar.
Abrazo

Bugman dijo...

Naimad, claro que no hacía falta saber técnicas de combate avanzadas para agarrar de la oreja a un mozalbete. Miles de padre lo han hecho a lo largo de la historia y ni siquiera saben comer con palitos. (Los héroes se conforman con un "gracias" y a veces ni siquiera eso obtienen. Sí, es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo).

Blog Widget by LinkWithin