martes, 19 de junio de 2007

Que los cumplas como fuere

Mi primer recuerdo parece ser de mi cumpleaños número tres. Tengo una imagen borrosa en la que estoy corriendo hacia la puerta de la cocina de la casa de mis padres donde se estaba desarrollando una improvisada sesión de títeres.
Recuerdo otra ocasión celebratoria por el estilo en la cual no se por qué motivo yo estaba furioso e insistía en que mis amiguitos debían retirarse en forma perentoria.
Otra memoria de un onomástico me trae a mi madre explicándome lo inexplicable: ¿por qué los invitados debían llevarse una bolsita con pequeños juguetes, siendo que yo era el homenajeado y por lógica todos los juguetes debían ser para mí?.
Pasados los años y los aniversarios, esa vaga sensación que percibo en las remembranzas de mi niñez se ha definido y acentuado: no me gusta celebrar mis cumpleaños.


En primer lugar, no creo que haya mérito alguno en cumplir años. Toda clase de personas desagradables y malvadas lo hace año tras año mediante el sencillo trámite de mantenerse con vida. Reconozco que debe tener lo suyo celebrar el aniversario 120 de nuestro natalicio, pero antes de eso, vamos, es apenas una cuestión estadística (al menos en esta parte del globo). (*)

Acercándose la fecha señalada por la naturaleza para sumar un dígito a nuestra edad biológica, comienza a repetirse la pregunta: "¿qué vas a hacer para tu cumpleaños?". Nada, hombre, no voy a hacer nada. No voy a a organizar ninguna celebración, no voy a contratar magos ni bailarinas, no voy a reservar mesas en ningún restaurante, ni hacer asados ni, Dios nos pesque confesados, fiestas de disfraces.

No puedo evitar la celebración familiar en virtud de que el aniversario de mi natalicio cae fatalmente cerca del Día del Padre, por lo cual nos juntamos a comer y matamos dos pájaros de un tiro.
La ceremonia de la torta alusiva, con velitas y todo y una familia numerosa coreando la dichosa cancioncita me provoca el deseo de desmaterializarme y volver a juntar mis moléculas a unos miles de kilómetros de distancia.

Después está el asunto de los regalos. Soy lo suficientemente humano como para que me guste que me regalen algo, pero siempre hay un conflicto latente en un obsequio de cumpleaños. Ultimamente a todo el mundo se le da por regalarme ropa que por alguna razón no me conviene. Cuando no es el talle es el color o la función de la prenda elegida, y entonces ahí voy a cambiarla, y no, este modelo solamente viene en naranja con rayas verdes, y se nos acabó el tamaño y te puedo ofrecer este otro pero es más caro y uno termina pagando la diferencia por algo que ni remotamente pensaba comprarse.
A la mayoría de los hombres no nos gusta comprar ropa. Desconfiamos de los vendedores que nos alaban obsecuentemente e insisten en que el tipo que se ve en el espejo, lejos de ser el sujeto ridículo que nos informan nuestras retinas es poco menos que la versión moderna de un dios griego.
Por eso insisto en que me regalen cosas muy baratas que uno pueda olvidar en el fondo de un cajón sin el menor asomo de culpabilidad.

Si es de rigor hacer un regalo, ¿por qué simplemente no se pasa un sombrero o una bolsa entre los presentes y cada uno desliza allí discretamente algún billete, se mezcla todo y se lo entrega al cumpleañero? De esa manera nunca habrá problemas, uno se compra lo que quiera, o se lo gasta en tonterías (que suele ser la manera más satisfactoria de gastar dinero) o lo ahorra o paga una deuda o lo que sea. No me vengan con aquello de la elección del presente, de la gente que piensa en uno y acierta con sus deseos o gustos, de lo prosaico del metálico comparado con una camisa con un estampado de cebras azules. A mí no me molesta en lo más mínimo comprarme mi propio regalo, les aseguro que voy a elegir algo que me va a gustar o al menos va a cubrir una necesidad impostergable.

No me malinterpreten, si me invitan al cumpleaños de alguien a quien le guarde un mínimo de aprecio hasta es probable que asista. Y si además me alcoholizan hasta soy capaz de divertir a la concurrencia. Aunque es extremadamente raro que yo me alcoholice, me han dicho testigos confiables que me convierto en una persona sumamente festiva. Pero repito, ha sucedido muy pocas veces. La última de ellas en una despedida de solteros, y me aseguran que yo andaba gritando a voz en cuello la consigna "¡Yo pago!" mientras agitaba un ramillete de tarjetas de crédito. Debe ser verdad porque al mes siguiente me llegó la cuenta. Esto, unido al hecho de que me desperté en cama ajena, determina la escasa probablidad de que yo vuelva a presentar semejante espectáculo. Pero me estoy yendo por las ramas. Lo que quiero decir es no me gustan mis cumpleaños.

Como habrán deducido astutamente los amables lectores, cumplí años hace pocos días, y no hice nada en especial. Fui a jugar al golf como todos los sábados, y me propuse hacer los nueve hoyos en una cantidad de golpes igual a mi edad. No lo logré, pero tomé el asunto con filosofía.
En vez de corresponder a mi condición de mediocre golfista, el resultado tal vez sea una indicación de que voy a vivir muchos años.

Buenas noches.


(*) Tengo la impresión de haber escrito algo parecido antes, pero no tengo ganas de buscar. Sean buenos y disimulen.

38 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya estas hecho un cincuenton o aun falta? ;) (!!)
Que te sea leve...

Ponja

TheJab dijo...

Primera visita; buena primera impresión.

Aunque probablemente, Sr. Bugman, haya entre ud. y yo incontables diferencias, el post que recién leí marca en cambio una similitud: no me gustan mis cumpleaños. De hecho, ya en dos ocasiones los he olvidado. El 23 aniversario lo recordé a las 18:30 horas, cuando (como todos los días por aquella época) llegué a la casa de un amigo... ya me esperaban para celebrar. El 22 o 21 lo recordé a la una de la mañana... del siguiente día.

28 dic. 1973--Nace Joel (yo)
28 dic. 1999--Muere Blanca (mi madre)

Saludos, volveré.

Angie dijo...

Pues a mi me encanta cumplir años y celebrar que los cumplo también!Tampoco soy de las que se ponen "depre" porque cumplen un año mas! AL REVES! depre me pondría si no pudiera llegar a cumplirlos! Dónde hay que firmar para llegar a los 80, que firmo ahora mismo?!Y me encanta celebrarlo porque me gusta compartirlo con la gente a la que quiero!De momento, ya me queda poco para cumplir los 29, en agosto, y ya estoy pensando en preparar alguna cenita con mis amigos o algo. Y para el año que viene, me encantaría organizar una fiesta un poco más a lo grande que, si Dios quiere, ya serán 30!!
Bueno, Bugman, no me enrollo más, que eso, que me encantan los cumples. Y que felicidades atrasadas!

Jaime dijo...

¿Cómo que no tiene mérito cumplir años? Piensa que cada vez que sales a la calle te pueden atropellar, disparar, apuñalar, contagiar alguna enfermedad mortal... Y no sólo eso, si te quedas en casa se te puede caer un armario encima o te puede explotar el horno.

Estar vivo no es tan fácil.

Pues eso: felicidades.

Gentleman dijo...

Mister Bugman, a mi tampoco me gusta festejar mi cumpleaños, es mas los peores recuerdos tengo, cuando iba a la escuela o a la secundaria y cada 10 de agosto (no faltaba maestra o profesor) que lo recordara y ahi nomas, el nunca bien recibido "queee los cuuumplaaaas feeeeliiiiz", es mas , me pasa que cuando estamos a 6 o 7 de ese mes ya me empiezo a sentir de mal humor, es el aviso de que llega el maldito dia.
Por suerte desde hace 3 años, 5 dias antes cumple mi niña mayor, todas las atenciones ahora son para ella y paso desapercibido.
a, y lo peor es que generalmente coincidía con el dia del niño y me perdía un regalo.

Donbeto dijo...

En mi juventud fuí radicalmente anti-dias-festivos, incluyendo los cumpleaños. Después de algunas vueltas alrededor del sol pude advertir que en realidad me encantaba ser felicitado y abrazado por una ó dos docenas de personas (una a la vez) y que mi postura anterior era parte de un barníz de "duro" racional. Prueba de barníz superficial era que unas cuantas copas de tequila me transformaban en el más cariñoso y sensiblero de los hombres.
Ante la posibilidad de que usted pueda tener algo similar, me pego a la última palabra que escribo aquí y le doy un afectuoso abrazo.

Renegado dijo...

Ante todo felicidades aunque no le guste.

Y me parece que esto de postear aceca de su onomástico con posterioridad al hecho, obedece solo al hecho de que no nos quiso invitar a picar algo como hubiera correspondido a un blogger de su estatura.
Atento a ello, pienso hacer lo mismo cuando llegue mi cumpleaños, no por estatura, sino por odioso y amarrete nomás.

Saludos cordiales.

:::♥TUTTIMUSIK♥::: dijo...

AntiFELICIDADES!!
Te dejo muchos besos Bugman!!!
De regalo ando estrenando un banner de tu página.
;D

Caro dijo...

Feliz cumpleaños mi querido Mr. B.
Un beso,
Caro

Patricia Villanueva dijo...

Creo que entonces por su cumpleaños Mr B, habría que regalarle una botella de Whisky Irlandés (un buen Jameson), así se divierte, nos divierte , el regalo es bueno, y pasa su cumpleaños no tan mal.

Yo sí que ropa no regalo!!... Ayer fue cumpleaños de mi hermano, y le regalé un Mr. Potato Head... en versión Darth Vader. Ojo que mi hermano tiene 39 años.... los cumpleaños no deben tomarse tan en serio.

Garfio dijo...

Nueva coincidencia Bugman: a mi tampoco me gusta celebrar los cumpleaños. Y digo LOS cumpleaños, no sólo el mío. El mío por razones similares a las que usted ha expuesto y los demás porque son todos iguales y los que no son iguales, son ORIGINALES (Dios nos asista). La cuestión es que prefiero celebraciones por otros motivos o simplemente sin motivos.

De todos modos, unas felicidades por su cumpleaños sí se las envío.

Angie dijo...

¡Feliz cumpleaños!, a mí tampoco me gustan MIS cumpleaños, pero qué se le va a hacer, hay que cumplirlos... no puede uno "descumplir"...
y vamos a tener que organizarte una fiesta de disfraces para que le pierdas el asco a los cumpleaños!!!

~ºNyxº~ dijo...

A mí no me gustaban mis cumpleaños. Cuando era chica todos se ponían tan ansiosos, tan acelerados y nerviosos con esas fechas, que me afectaban muchísimo y la pasaba de mal humor.

Pero ahora me gustan. Si no lo pienso me gustan :)

Además yo me muero por los regalos, por más feos que sean.

Cuando usted dice eso de la camisa estampada con cebras azules, me remite a aquel cinturón con hebilla de piedra verde. Vamos, usted no me engaña, confiese: esos artículos son reales y pasaron por sus manos de alguna manera!

Estoy convencida.

Norberto dijo...

Lo que no entiendo bien como funciona eso de los tickets regalo. Se supone que uno cuando compra un regalo nos dan un ticket sin donde no se ve el precio por si el homenajeado quiere cambiarlo, pero algunas veces me ha pasado que en algun regalo que me han hecho, si luego lo voy a cambiar termino enterandome de cuanto cuesta.

Bugman dijo...

Ponja, si me viera como hoy con 50 años estaría de lo más feliz. La gente me da "apenas" treinta y tantos. Pero vio como es la gente.

Thejab, bienvenido. Agradezca que tengamos incontables diferencias. Imagine qué mundo espantoso sería uno con gentes iguales a mí por todas partes.No lo voy a ofender con tonterías pseudo profundas. El único significado que le puedo encontrar a esa horrible casualidad es que algunas veces la vida es una porquería.

Angie, felicidades, me parece estupendo que le encanten los cumpleaños. Pero vea, yo por 80 no firmo nada. Yo voy a estirar la pata a los 120 y en actitud beligerante, protestando por lo que me parecerá una tremenda injusticia.

Jaime, muchas gracias por el saludo, pero no se de qué me habla. Aquí en este cuarto blanco con paredes acolchadas los hombres que me vienen a visitar varias veces al día (y que también visten de blanco) me aseguran que nada malo me puede pasar, mientras siga tomando las pastillas.

Gentleman, me alivia ver que no estoy solo en esto. Una de las peores torturas que pueden inflingirme es cantarme el "Happy Birthday" en un lugar público (por ejemplo un restaurante) con la activa participación de personas que no conozco. He pasado por eso un par de veces. Horrible, horrible.

Donbeto, puedo soportar con cierto grado de estoicismo los saludos afectuosos de un puñado de personas, mayormente en beneficio de ellos. Pero mi tendencia anti-festejeril (disculpe el grosero neologismo) no se atenúa con los años, se acentúa. Ah, no sabe cómo me pongo hacia fin de año...
(Pero le agradezco y retribuyo el abrazo, que no es que lo mío sea el odio hacia las personas).

Renegado, gracias, aunque no me guste. O a lo mejor lo dice para ponerme mal. Yo se que usted es un malvado. Pero justamente por eso me cae simpático.
Para que vea que lo mío no es de avaro, ya le envié por correo un salame tandilero, media horma de queso Mar del Plata, una bolsa de chizitos, media docensa de sanguchitos de miga y una bolsita de cotillón. No, no soy avaro, apenas si soy amargo.

¡Roxy, gracias, ya vi el banner, le quedó precioso!

Caro, gracias. Esa clase de saludo medido y sin fruslerías es la que más me gusta. Un beso.

Patricia, con una botella de irish mucho me temo que puedo necesitar hospitalización. Un par de medidas y sobra, después de eso me da sueñito. (no tengo pasta de agente secreto bebedor de martinis, por ejemplo).
Ah, me encanta ese tipo de regalos, algo completamente innecesario, incongruente y estrafalario. El año pasado mi sobrina me regaló una toalla de Bob Esponja. Un fenómeno, mi sobrina.

Garfio, gracias. Qué espantoso es cuando la gente quiere ser original. Como dije, puedo ir al cumpleaños de otra gente, pero por favor, no traten de ser originales. La línea que separa lo sublime de lo ridículo es tan difusa.

Angie de México, fiesta de disfraces nooooo! Por favor, si me odian díganmelo de frente nomás, pero no me hagan ir a una fiesta de disfraces. Y se lo dice un ex-actor.

Señorita Nyx, que no, que no hay tal cinturón ni tal camisa. Tal vez existan esos artículos (después de todo existe Silvia Suller), pero le aseguro que jamás los he visto. Por lo que veo, poco a poco se está gestando otro mito.

Norberto, obviamente eso va a suceder. Creo que la inteligencia detrás de tal procedimiento es que, si por casualidad uno no debe cambiar el regalo, entonces no se va a enterar. Pero casi siempre hay que cambiarlo. Lo malo es que no nos dejan cambiarlo por dinero.

Mazarbul dijo...

Me trae recuerdos, Bugman. Hace varios años, entré en mi casa con un amigo para encontrarme a mi familia al completo con la intención de homenajear mi cumpleaños. Tras dos segundos de rápida reflexión, y contando con la ventaja de no haber pasado aún por la puerta, le dije a mi amigo que mejor nos fuéramos a otro lado. Y así hicimos. Lo cierto es que a la mañana siguiente me harté de desayunar tarta. Fue a costa de un tiempo estando de morros con la familia, pero mi paladar me lo agradeció.

Y hace dos años, mi hermana me regaló uno de esos diabólicos aparatos de masaje con cuatro patas, que más que masaje daba repelús. Dije que no me gustaba, la niña se puso a llorar, mi madre me llamó "gilipollas"... demonios, fui sincero, ¿y la gente sigue diciendo que no hay que mentir? Si no te gusta escuchar la verdad, no es mi problema.

Decididamente, como usted se habrá dado cuenta, Bugman, tampoco soporto los cumpleaños. Estresan y llaman al conflicto.

Que le sea leve.

Angie dijo...

Vaya! no pensé que el sentimiento de "odiar los cumpleaños y cumpliar años" fuera tan generalizado! A pesar de ello, yo sigo en mis trece (bueno, en mis casi 29, jajaja) a mi me encaaaaaaaaaanta, que peor es no cumplirlos!
Anuqe bueno, que conste que respeto que no todos (o mejor dicho, que casi nadie, jajaja) piense como yo.

Cirulaxio dijo...

Vió que hay personas que están siempre atentas al aniversario del natalicio del resto del planeta?
Bueno, yo amenazo, a vuelta de la llamada telefónica que, irrespetuosamente efectúan a las 00.00.01 hs del día en cuestión, con el rezo de “quería ser la primera en saludarte!”, con publicar en el rubro 59 por 15 días, sus datos personales y nro de celular.
Y aquellos que osaran hacerme algún regalo, con asegurarles que será incluido en mi envío semestral de ropa, utensilos y otros enseres a las comunidades mocovíes del Chaco.
Y ya ni siquiera esbozan la idea de una fiestita sorpresa.

Lino Evgueni dijo...

Felicidades Bugman.

Y, aunque coincido en que no hay gran mérito en cumplir años, hay veces que sí me gusta celebrarlos.

Señorita Cosmo dijo...

A mí cumplir años me encanta aunque no sé por qué, porque cada vez cumplo más años.
(hubiese "pagado" por verte gritar a voz en cuello "¡yo pago, yo pago!!" y después ver tu cara cuando te llegó la cuenta. Jaaaa!!)

Señorita Cosmo dijo...

Y obviamente, feliz cumpleaños!!!
(del feliz cumpleaños no zafa nadie, ¿viste?)

tan versátil como acústica dijo...

con todo, por ser tu cumple optaste por un deporte chetotop, digo, no era como pasar la velada con un choripan de carro.

Fabiana Bump dijo...

Felicidades.
Es muy agradable festejar el cumpleaños de otro.
Lo del golf me preocupa.
Se supone que cada vez hay que jugar mejor.
Pero siguiendo tu teoría, cualquiera de nosotras debería hacer varios águilas en 9 hoyos para alcanzar esa meta.
De todas formas, a disfrutar, si es posible con ravioles de zapallo y champán tibio.
PD: ¿alguien vió dónde cayó mi pelotita?

Anónimo dijo...

Bugman dijo: Nací a muy temprana edad.
Ahora ya no tan temprana o aun mas temprana? (?!)

Bugman dijo: La gente me da "apenas" treinta y tantos.
Yo estoy segura que ud. paso hace unos anios la cuarentena...

Bugman dijo: Pero vio como es la gente.
Hipocrita? Mentirosa? Falluta? (que palabra vieja "falluta")

Ponja

Garfio dijo...

Yo quisiera añadir un matiz aclaratorio: no me molesta cumplir años, al contrario, conforme está el patio puede considerarse un éxito. Lo que me molesta es celebrarlo una y otra vez. De niños, vale. Hace ilusión ... los regalos, el protagonista ... Pero yo que ya tengo algo más de 18, pues vaya ... ya vale.

~ºNyxº~ dijo...

Jajajaaa, Bugman, discúlpeme... pero los comentarios de Ponja son siempre muy graciosos.

Le va a tener que pagar para que se detenga antes de que lo pase a Tercera Edad... xD

Bugman dijo...

Angie de Sevilla, celebre, celebre con alegría, es más, invíteme que a mí los cumpleaños ajenos no me causan conflictos, sólo los propios.

Mazarbul, simplemente magistral. Qué bello hubiera sido si además le preparaban una fiesta sorpresa.Con respecto a su reacción a un regalo feo, por prncipios debería estar de acuerdo con su sinceridad brutal. Sin embargo, recuerde que las pequeñas mentiras son un lubricante social.

Cirulaxio, afortunadamente la gente que me conoce no me llama a esas horas porque teme mi respuesta. En realidad los primeros en llamarme y saludarme son los de American Express. ¿Me pasa la dirección de los mocovíes? Fiesta sorpresa, horror de horrores.

Lino, gracias, festeje, no tiene nada de malo, el anormal soy yo (bueno, aparentemente no estoy solo).

Señorita Cosmo, la verdad recuerdo el asunto en forma nebulosa, pero dicen los testigos que fue algo memorable. Por el importe de la cuenta deben haber sido unos cuantos, los testigos. O unos pocos con muchísima sed.
Y gracias, no me molestan las salutaciones, hasta allí es perfectamente tolerable el asunto.

Versátil & acústica, el golf no es un deporte chetop. Los chetops son los que jugamos. Pero ahora que lo dice, no me parece mala idea la del choripán, la guardo para el próximo.

Fabiana, gracias. Vea, lo del golf...le juro que ahora juego mejor que hace un año. Mi gross score sobrepasó mi edad en unos poco años, pero si le aplicamos el handicap, hasta podría ser su hermanito menor. "Varios águilas"...ah, todavía recuerdo cuando podía decir lo mismo.

Ponja, mi edad de nacimiento es inamovible. Es más, cuando nací, tenía la misma edad que usted cuando lo hizo. Ahora tengo cuarenta y uno. Recién cumplidos. Usted lo sabe perfectamente. Bah, qué demonios, algún día todos vamos a tener la misma edad.

Srta Nyx, sí, claro, la Ponja es muy graciosa. graciosísima. No me río más porque se me despega la dentadura postiza. Juas.

Anónimo dijo...

Honradisima por el comentario de la Srta Nyx de mi persona en que dice:
"... los comentarios de Ponja son siempre muy graciosos". Comentario que -descuento- le debe haber molestado a Bugman que
quiere tener el monopolio de la comicidad, al menos en su blog; me dispongo a curiosear en los blogs de la dama en cuestion. Descubro que tiene dos, a falta de uno, y que cumple el mismo dia que Buguerto los años, que los regala -a los anios, digo-(sindrome de treintaniera psicoanalizada... (?)) y que le adjunto CONYUGE a Buguerto. Lo ultimo me hizo reir mucho... (!!!).
Buguerto, saliste fenomeno en la publicidad de Corega ahi sentado en la escalera mecanica, me habia olvidado de felicitarte...

Ponja

Jazmin dijo...

este rapidisimo comentario es para felicitarlo y no se si alguien se lo haya comentado antes, pero el cumpleaños es para que te celebren, es decir, para qie las personas cercanas, por supuesto, que lo estimen, celebren el día en que llegó a este catastrófico mundo. Igual mis padres festejan el maravilloso dia en que llegue a sus vidas llevandome a comer; aparte de eso no me gusta festejarme si no me festejan, por que no hay nada de bonito en limpiar la casa antes y despues del festejo.

Mazarbul dijo...

Bugman, tal vez no me expliqué apropiadamente, pero lo cierto es que era una fiesta sorpresa: cuando dije que me encontré a mi familia con la intención de homenajearme, lo decía literalmente: abrí la puerta y me salieron al paso con un "feliz cumpleaños" saliendo de sus bocas.

Todo por culpa de mi gata Lilo. Tan arisca como es, soy la única persona que quiere, y en cuanto subo las escaleras, ya está ella delante de la puerta, con lo que la familia ya sabe cuándo vengo o no. :P

Angie dijo...

jejeje, ok, ok, pues queda usted formalmente invitado a mi próximo cumpleaños, el 29 de agosto! le da tiempo a venir¿:P

Óscar dijo...

Mi estimado señor Bugman, pese a su animadversión con su cumpleaños, me permitiré felicitarlo de manera tardía. Ánimo, la cosa no es tan mala, recuerde que el año que entra tendrá un golpe más de oportunidad para los nueve hoyos, y así, la probabilidad indica que su propósito y su habilidad algún día se encontrarán. Un muy cordial saludo.

~ºNyxº~ dijo...

Ponja:

No-o-oh, yo los vengo regalando desde los 25 y por generosidad, no por patología! No ha nacido todavía el analista que me tumbe en el diván por más de un año (me mata la rutina).

Anónimo dijo...

Nyx dijo: "No ha nacido todavía el analista que me tumbe en el diván por más de un año (me mata la rutina)"

Y un novio? :O (jo)

Ponja

Bugman dijo...

Jazmín, tiene razón. La celebración deben hacerla los otros, qué es eso de andar organizando uno su propio cumpleaños.

Mazarbul, entonces lo suyo fue doblemente magistral. Yo se que no lo hace a uno la persona más popular del vecindario eso de escaparse de su fiesta sorpresa, pero quién le quita lo bailado. Lo no bailado, en realidad. Chapeau.

Angie, ya estoy juntando moneditas, que el taxi hasta Sevilla debe ser bastante salado.

Oscar, gracias y brillante reflexión. Ahora no paro hasta hacer los 18 hoyos en concordancia con mi edad. (Espero que para esa época pueda permanecer parado el suficiente tiempo para ejecutar un swing)

el charlo dijo...

Señor... Empatizo con Ud., desde el 6° grado (de la primaria) que no festejo, aquella vez fue una recreación de "6 para triunfar" (o algo así, el programa de Leonardo "Confirmo la ley de la gravedad en calzones" Simmons), fue muy divertido. Pero me incomoda ser el centro de la atención, disfruto de ayudar en las fiestas ajenas.
Por otra parte lo del regalo es muy cierto, yo estoy pidiendo el equivalente dinerario ya que, al cumplir el 18 de junio, estoy cerca de las liquidaciones de ropa, y así con la moneda de curso legal puedo obtener lo que YO quiero y más cosas gracias al bajo precio... Espero se me comprenda... que sea regalo no significa que no se pueda racionalizar... o no?

Bugman dijo...

Charlo, antes que nada le deseo discretamente un Feliz Cumplaños atrasado. Ayer pasé por la desagradable experiencia de tratar de cambiar uno de los regalos que me hicieron (el de mi novia) y me puse tan nervioso con la actitud de los vendedores de ropa masculina que me fui de ahí con la prenda original a cuestas y mascullando cosas irreproducibles. ¡Por regalos de cumpleaños en metálico YA!

Gabriela dijo...

feliz cumpleaños!! tarde pero seguro


a mi me encanta el dia de mi cumple, es MI dia, es un dia super especial



...los espero en febrero por mi blog y me hacen festejos y regalos :P

Blog Widget by LinkWithin