jueves, 28 de junio de 2007

La caída


Tengo desde pequeño cierta curiosidad por descubrir cómo funciona todo artilugio que cae en mis manos. Debido a esa tendencia que no me ha abandonado aún, me resulta natural aprender todas las funciones de cualquier aparato moderno en un tiempo relativamente corto, sin hacer uso de manuales o folletos explicativos. Denme el cacharrito, déjenme jugar con él un rato y listo.

Esto me ha puesto en una posición en la que se me ha reverenciado como a un gurú tecnológico entre familiares y conocidos, habida cuenta de que pertenecí por años a la elite que era capaz de hazañas tales como programar la videograbadora para que registrara un programa de televisión cuando yo me encontraba ausente, o calcular el tiempo que hace falta para descongelar un pollo en el microondas.

Durante las primeras épocas de la computación personal, cuando en vez de Windows y todas estas mariconadas se usaba el DOS puro y duro, yo me sabía una docena de comandos y despertaba una mezcla de temor y admiración entre los analfanuméricos que me observaban hacer cosas increíbles como copiar un archivo en un disquette.

Fue hermoso. Todas aquellas personas que habían caído por debajo de su línea de incompetencia merced a la complicación creciente de la vida cotidiana me adoraban, me aplaudían, me envidiaban. Hasta pensé en usar una túnica blanca como vestimenta, y rodearme de querubines.

Pero eso se terminó. El día de ayer marcó mi caída hacia los mundanos niveles de la incomprensión tecnológica de la gente del común.


Hace unos pocos días mi viejo teléfono celular se negó a mostrarme su pantallita de colores brillantes. Mejor dicho, me la mostraba, pero negra. Muerta. Inútil.
Si bien es cierto que no uso el teléfono para ver películas, resulta bastante incómodo no poder leer mensajes, ni poder buscar un número en la agenda incorporada ni ninguna de esas funciones que hacen que los telefonitos sean, además de un incordio permanente, unos aparatos medianamente útiles.
Yo ya había tenido mis problemas con el aparatejo, así que decidí cambiarlo. Me compré un modelo un poco más moderno que a pesar de que no ser una de esas monstruosidades que tienen cuarenta prestaciones de dudosa utilidad, es bastante decente. Tiene un formato clamshell, es decir con tapita.
Ayer al abrirlo para hacer una llamada descubro que el teclado no se ilumina. Lo cierro y lo abro otra vez, y nada. Otra vez, nada. A la tercera, sí, A la cuarta, otra vez sí. Otra vez, y no (podría seguir así unas horas, pero creo que los amables lectores ya se habrán percatado de que hablo de una falla intermitente).

Maldiciendo mi mala suerte celular, me fui raudo hasta el service autorizado dispuesto a zapatear arriba de un escritorio, llamar a la prensa y atrincherarme hasta que viniera un juez y me garantizara que yo iba a salir de ahí con un teléfono nuevo. Ya ni siquiera me conformaba con la reparación.

Llegado mi turno, me atendió una señorita muy sonriente, a la que incluso antes de decirle cual era el defecto, le conté toda mi historia previa con teléfonos celulares de esa marca, y le exigí una solución inmediata, total, satisfactoria, completa y permanente.
La mujer me escuchó con una paciencia encomiable, y cuando al fin le dije que el teclado no se encendía, tomó el teléfono, lo puso debajo del mostrador y después lo sacó con el teclado brillando en toda su gloria. Ah, pero yo estaba preparado y totalmente dispuesto a ser irreductible. Le dije con una sonrisa perdonavidas que ya sabía que eso iba a suceder, porque la falla era intermitente. "In-ter-mi-ten-te", le silabeé la palabra para que la degustara.

Con toda amabilidad, la fémina me explicó: "Señor, este teléfono tiene un sensor lumínico. Si el teclado se encuentra en un ambiente iluminado, no se encenderá. Si en cambio hay poca luz, si está oscuro, entonces sí se activará la luz".

Un poco escéptico, tomé el teléfono y lo llevé cerca de la ventana. Al abrirlo el teclado no se iluminó. Después lo abrí otra vez tapando la luz con mi sobretodo, y ¡voilá! ,un arbolito de navidad.

Lo único que atiné a decir fue "Ah, estupendo", y salí de allí a toda velocidad con cara de que se me hacía tarde para ser humillado en otra parte.

De manera que hoy, queridos ineptos tecnológicos que leen este blog, hoy soy vuestro hermano. Ya no los miraré con sorna, ya no les haré sentir el peso de mi intelecto superior. Ya nada me separa de ustedes, tengan piedad de mí y acéptenme entre sus numerosas filas olvidando auqellos tiempos en que mi persona se alzaba dos centímetros por encima de vuestra cabezas abrumadas por la complejidad de las creaciones del hombre. Mezclémonos en alegre multitud, en indistinta algarabía, tropecemos con los botones y pantallas y tomados de la mano, quedémonos mirando como embobados al elegido que ante nuestras atónitas miradas extrae dinero del cajero automático.

Buenas noches.


Actualización: ¡Aquí está la promotora sin bombacha! (Gracias, Gustav, nos ha salvado a todos).


40 comentarios:

Celestina dijo...

QUE FUERTE, ALGUNA VEZ TENDRIAS QUE CAER...
MEJOR QUE HAYA SIDO CON ALGO CON TAN POCA IMPORTANCIA... QUE NO CON UNA TESIS, UNA NOVELA Y UN FALLO DE DISCO DURO!!
BSS

Gentleman dijo...

JA jajajaja, me reia mucho mientras lo leia, era como estar leyendo alguna historia personal, yo soy medio clenton y en alguna oportunidad también supe golpear algún mostrador y salir con la cola entre las patas.
saludos.

Alfonsina dijo...

Magistral (y no el detergente) como siempre.
Que celular tan moderno se compró. Veo que no repara en gastos!

Renegado dijo...

A mi me pasó algo similar con el MP3. Un día lo voy a a prender y no prende. Lo toco todo, y hasta amago a desarmarlo para arreglarlo por mi mismo siguiendo las instrucciones de una pagina de internet (porque soy de la idea de que si otra persona puede arreglarlo, yo también ... y gratis).
Al final no logré nada.
Caí en el sevice. No me atendió el técnico sino la chica asistente.
Le explique todo el problema con cara de "creo que es algo imposible de resolver señorita".
La chica agarró, le cambió la pila ... y el puto aparatito arrancó como si nada.
El problema era que se le había terminado la pìla y yo como un papafrita ni siquiera pensé en eso.
Por supuesto me fui del local, sintiéndome poco menos que un chimpancé.
Así que ya lo ve, a todos nos puede pasar. Incluso a gente excepcionalmente dotada como yo.
Saludos.

Dios dijo...

Bienvenido Bugman. Te estabamos esperando. Bienvenido!!!

Todos Gronchos dijo...

Para mí que te cagaron.

No les creo nada.

Si me dicen que es de día me asomo.

Garfio dijo...

Amigo Bugman. Yo también fui de esa élite que trabajaba en MS DOS, que desde un simple editor de textos, cambiaba configuraciones de programas como el dBase, etc. Soy aún, el que es llamado por alguna amistad para hacerse con un problema "irresoluble". Pero también soy de los que han caído en las redes de la maquinita inteligente. Yo no llegué a visitar al servicio técnico, pero casi. Y no era con el teléfono móvil, a mi me paso con el limpiaparabrisas del coche que compré hace 5 años. Me quedé estupefacto cundo comprobé que en "limpia" trasero se ponía en marcha sin que yo hiciese nada y el delantero, cambiaba de velocidad, también a su "criterio". Menos mal que me percaté de la cuestión estando de viaje en el extranjero y después descubría la verdad antes de ir al servicio oficial: el "limpia" trasero se pone en marcha cuando se pone la marcha atrás y está funcionando el delantero, y cuando el coche se detiene en un semáforo, el delantero se pone intermitente y vuelve a régimen normal al reanudar la marcha. Piense en lo que iba usted a montar por un teléfono y extrapole a lo que iba a montar yo por UN COCHE.

Fabiana Bump dijo...

Estimado:
Los artilugios de los adminículos maravilla no son ya para nuestra generación.
Quedate con el sexo, que hasta ahora funcionó a pleno y sin ellos.
Postearemos al respecto.

Bugman dijo...

Celestina, vaya, he sorteado con elegancia fallos de disco duro, y toda clase de catástrofes informáticas porque es lo mío. Pero la conjunción de tesis, novela y fallo de hardware me pondrían los pelos de punta (los de la nuca, que ahí tengo). Besos.

Gentleman, por lo general cuando estallo tengo razón, pero qué feo es irse humillado. Si me daba vuelta y veía las sonrisitas de los empleados le juro que no respondía de mí.

Alfonsina, gracias. Pero no crea que es tan sofisticado el adminículo, ni tan caro, solamente tiene una función sorpresa que me agarró desprevenido.Y de paso me hizo quedar como un salamín.

Renegado, me quedo más tranquilo. Si a usted le pasó, le puede pasar al más pintado. (Pero la pila, jejejeje...)

Cacho, nunca me sentí más triste de que me recibieran con los brazos abiertos.

Groncho, por supuesto que me deben estar estafando, pero de modos que ni siquiera alcanzo a comprender. El aparato funciona de esa manera, hice unas 345654 esperiencias para confirmarlo.

Garfio, ex gurú, no me diga que no extraña esos tiempos en los que la informática era algo oscuro y sólo para elegidos, que con saber tres pavadas dejaban a todos con la boca abierta.
Ese automóvil que tiene usted parece animado por un espíritu maléfico. ¿Lo lleva al taller o al exorcista?

Fabiana, no, me niego a dejarme ganar por tecnologías que pretenden ser más inteligentes que yo. Perdí una batalla, no la guerra.
Y el sexo funciona sin artilugios, es cierto, pero en unos años, quien sabe. Por lo pronto la química vendrá en mi ayuda cuando sea menester.

Anónimo dijo...

jajajajajaj.
Primero: es intolerable que ud. publique post a media maniana y que al llegar yo este todo dicho. Debe postear entre las 20 y las 24 asi me queda comodo y cuando comento ya me tome el vinito con la cena y estoy super vivaracha para encanto de la srta Nyx. (!)
Segundo: En la barra lateral aparece como post "La cada" lo cual me desconcierta. Arreglelo. (?)
Tercero: En mi barrio tienen una frase para lo que te paso, pero me da cosa escribirlo y que te googleen con eso.
Cuarto: Que conste que la Srta sin bombacha se puso al menos medias de lycra. Sabes la avalancha de visitas que vas a tener con ese link en la entrada?!

Ud. sabe que yo soy de la epoca de los comandos de DOS y que nos conocemos desde esa epoca pero aun nunca me paso nada de ese calibre. Ademas tengo la excusa: soy mujer. :D aunque me pone un poco loca ese "reinicio la maquina?" o peor, "tiene conectado el cable?" que te mandan los operadores telefonicos de internet cuando llamo porque se cayo la conexion. Uno una vez me pregunto: "prendio la maquina?" Y tambien soy mujer de mal talante, asi que imagina mi respuesta.
A mi me gusto el escepticismo de 'todos gronchos' que dice que se asoma si le dicen que es de dia. JUA.
Bueh, voy a cenar, tomarme un vinito y si me pongo ocurrente escribo de nuevo. ;)

Ponja

Mercedes Mendoza dijo...

Parece que "el vinito" a esta ahora ya lo tomamos todos.
No obstante, para seguir el tema dejo un link del DOS que recién encontré, por si al alguien le gusta, le interesa, o siquiera sabe qué es.
http://www.pcimpacto.com.ar/descargar.php?id=81
Imágenes sugestivas sobran en la web, así que es mejor no perder el tiempo en esas cosas, por lo que entramos por omisión al foro.
Estimado Bugman, a ver si en cualquier momento se nos enamora y hasta se casa, pensando que "esta vez sí".
Tenga cuidado con los químicos, no son naturales y hacen ver las cosas como no son.
¿para qué seguir?
El tema se pone muy complicado para un comentario, y tal vez sea mejor dejarlo así.
Igualmente, sigue gozando de nuestra confianza y, por supuesto, nuestra absoluta buena onda.

Bugman dijo...

Ponja, la verdad es que publiqué por la noche, pero corregí un detalle de redacción a la mañana. Lo de la barra lateral es porque el widget está programando en inglés y no acepta caracteres latinos, no lo puedo arreglar...
En mi barrio me dicen "señor". Por las dudas no voy a andar caminando por el suyo.
¿La señorita desbombachada tiene medias? ¡Ni me di cuenta! La verdad es que sin el link ya venían como locos, vamos a ver ahora.
Qué bonitos eran DOS, Novell Netware, Quattro Pro, Lotus 1-2-3, Word Perfect, Word Star...ahora se ponen Windows Vista y se vuelven locos con las ventanitas transparentes (sí, ya se que Ud. usa Vista). Salud!

Mercedes, bienvenida. No suelo hablar de mi vida privada, pero voy a hacer una excepción y decirle que ya compré una casa para ir a vivir con mi novia, no nos casamos aún, pero parece ser el próximo paso.
¿A qué químicos se refería usted?
Yo lo decía por las pastillitas azules, y todavía no...
No se preocupe, sigo siendo confiable aunque me hallan pillado desprevenido las funciones ocultas de un chirimbolo. O para el caso, sigo siendo tan poco confiable como antes. Un beso!

Felicitas Segui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felicitas Segui dijo...

Parece que no se pueden borrrar comentarios aquí.
Bueno, lo escrito está, pero no tuvo intención de herir a nadie.
Digamos, todo fue respetuosamente.
¿Quedó en claro?

Felicitas Segui dijo...

Parece que sí se pueden borrar.

Bugman dijo...

Felicitas, guapa, el comentario original me llegó igual (por mail). Pero cómo me voy a ofender con ustedes, chicas...
Es más, me quedé pensando, a lo mejor me hago ciudadano de algún lugar que permita la poligamia.
¡Besos!

Anónimo dijo...

Debe ser el vinito o este ultimo comentario suyo, Buguerto, me parecio simpatico. Ud. tiene mi mail, animese y mandele un forward.
Lei lo otro, me vas a invitar?
...
Pensalo.


Ponja

Anónimo dijo...

Conste que estoy en XP ahora. No tengo una sola maquinola, que se cree.

Ponja

Bugman dijo...

Ponja, lo siento, pero eso fue entre Felicitas y yo, si ella se arrepintió de algo que escribió, debemos respetar su privacidad. (cómo me gusta dejarla con la intriga).
Yo tengo una sola máquina pero con arranque dual entre XP y Kubuntu.
Psss....me va a correr a mí.
(En cuanto lo otro, lo puedo pensar, pero vea que cuantas más haya, menos les va a tocar, en todo sentido).

Emeefe dijo...

Cuando inventen la máquina del tiempo voy a juntar plata para alquilarla y voy a pedir ir ese día a ese lugar para ver la cara que puso!

Ponja no sea curiosa!! (shh! en mi blog figura mi email, digame que me da a cambio y le cuento lo que decía el mensaje borrado)

Anónimo dijo...

ok, Buguerto, depensonyou.
Gustaria...
Y Emeefe: YA LE ESTOY ESCRIBIENDO.

Ponja

chuliMa dijo...

jajaja...pues bienvenido al club majete...
lo que me rio con ustéd (y no de usted) cuando se hace el graciosillo..

shaluditoss

elcarpo dijo...

Esto le pasa por no leer el manual antes. Yo cuando me compro algun chiche de estos, me estudio el manual tal como si fuera el Coran, y depues salgo orgulloso a mostrar mi nuevo cachivache. Una vez llegue a estar 4 horas en un ferreteria reclamando el manual de un martillo, hasta que me lo dieron por la cabeza. Cosas de la tecnologia, vio?

Ah! Igualmente, si sabes como programar un microondas, estas en un nivel casi igual al de Neo, te aclaro...

~ºNyxº~ dijo...

Buen día, Bugman.

Cuando yo compro algo, lo primero que hago es tirar el manual. Lo segundo, encender el aparto. Y lo tercero, es insultar, insultar, insultar...

Se descarga muchísima adrenalina a la vez que se ejercita el ingenio.

Nunca fui a reparar y/o reclamar nada. No me gusta que manos extrañas toquen mis pertenencias... después las desconozco y no me gustan más... >:(

Cirulaxio dijo...

Sabe que me ha pasado que también (espere, estoy abriendo el link de la promot..) entendía bastante de la tecno (ah, simpática, con cuero negro..)logía.
Aunque reconoz (upa! medianamente pasada de carnes, pero ..)co que algunos aparatos me las arreglaba para descifrar (epa !..por dió!!) los, también luego de un ra (uhhh...!) to de mirarlos. Pero estos adminí (naaa, por favor!!) culos (...) tiene demasiados vericuetos inescru (mami! no podés...!!!)tables. (qué pedazo de yeg..!)
Lo compren (sigue abierta la feria del...?) do. Claro.

Garfio dijo...

La verdad es que era el Medioevo de la informática, más que oscuro, monocromático. Y nosotros los alquimistas ... ah ¡qué tiempos! En cuanto al coche, ya digo que tras cinco años aún estoy investigando y la opción exorcista no se me había ocurrido. De todas formas, si el mío hace cosas raras, imagínese lo que puede llegar a hacer el Fiat. ¿Usted cree que la promotora va de serie con el coche? Desde luego las bombachas son un extra.

TheJab dijo...

Gracias por hacernos reír con su anécdota.

No se altere tanto, de esos dos centímetros deben quedar tal vez 1.8 pues lo sufrido no es para tanto. O sea, no es lo mismo ser un pecador que cometer un ligero pecadillo de vez en cuando.

Yo fui programador cuasi experto en RPG II, del sistema 36 de IBM (imagínese cuánto tiempo ha pasado) entre otros lenguajes propios de la época, luego me alejé por completo de las computadoras y ahora que he vuelto tengo problemas hasta para poner un video en el blog.

Soy de los que leen el manual antes de siquiera conectar cualquier aparato... excepto los teléfonos celulares, pues.

A'i le dejo porque mi hijo demanda su tiempo en la 'compu' para jugar en la página de CARS.

Lupa Mágica dijo...

La lupa leyo el texto pero luego se perdio por algun link misterioso...un link..un auto...

Luis Mirkovich dijo...

Muy buen blog, además de interesante.
Saludos

Bugman dijo...

Emeefe, puse cara de...de..."he quedado como un vulgar pichiruchi".

Chulima, ríase de mi, esta vez me lo merezco!

Carpo, cuando quiera le calculo a ojo el tiempo necesario para clentar cualquier cosa en el microondas, basado en sus propiedades organolépticas, su peso y su temperatura actual. Y gratis. Como mucho le pido que me convide un cacho.

Srta. Nyx, es cierto, es desagradable que gente ajena se meta con nuestros objetos, a mí me da un no se qué cuando los engrasados muchachos del taller me manejan el auto, pero qué remedio. No puedo andar cambiando de coche cada vez que hace un ruidito. Insultar es bueno, la mayoría de los aparatos electrónicos responden al insulto mejorando su funcionamiento.

Cirulaxio, sí. (Un poco entrada en carnes, pero qué importa)

Thejab, qué honor tener aquí a un gurú de los de antes. ¿Usted llegó a usar tarjetas de Hollerit? Yo sí.
(Cuando les cuento eso a los programadores de mi trabajo, me miran como si fuera un plesiosaurio en zapatillas).

Lupa mágica, en realidad eso era lo importante. Bienvenido/a.

Luis, gracias, y bienvenido.

TheJab dijo...

Tarjetas perforadas, diskettes de 5 1/4 de pulgada, CPU de 1.5m de alto x 1 de ancho (o algo así). Commodore 64... ah, y la novedad, el DBase IV plus.

Bugman dijo...

Thejab, usted es desde ahra mi gurú personal. Qué saben estos afeminados que programan en .NET.¡Fortran IV, eso era para machos!

Caro dijo...

Mr B. ... venga pa'este lado entonces. Yo en el rubro "amigate con la tcnología" soy abanderada también.

Me hace sentir tan bien leer este post, al fin de cuentas parece que soy normal nomás.

( Nos parecemos en algo más: Yo no leo los manuales , siempre experimento directamente. A mi los manuales no me sirven, ni en inglés ni en castellano puedo entenderlos;).

Muy-muy graciosa la anécdota.

Besos,
caro

Pola dijo...

Bugman, disculpe la falta de presencia por estas pagos electrónicos pero es época de examenes, usted me entenderá. Tiempos en donde el estudiante promedio adelgaza por la escaza consumición de alimentos de dudosa calidad y dedica todo su tiempo de vigilia, y algo de tiempo de sueño al intento de incorporar conocimientos a su sistema.

Para demostrarle que no esta solo en este asunto (aunque creo que en realidad es para mostrarle que hay alguen menos en el otro) le comento una de estas experiencias mias:
Yo, aspirante a la licenciatura en informática, sufrí una humillación perfectamente descriptible en 2 dialogos:

Pola: ¿¿¡¡Qué le pasa a esta computadora de $#@&%!!??

Hermana menor: La enchufaste ¿no?.

Solo adjunto una frase que leí hace unas horas y describe esa costumbre que compartimos tantos.

- A menudo unas pocas horas de «prueba y ensayo» podrán ahorrarte
minutos de leer manuales.

Un saludo

Roedor dijo...

Muy bueno. Además de entretenido, hay que tener el ego en orden para contar en público una historia como esa. Quizás eso es más interesante que la historia en sí.

Bugman dijo...

Pola, no se disculpe, hay por lo menos seiscientas cosas mejores que hacer que leer este blog. Estudiar es sólo una de ellas. La máxima que refiere es una de mis actividades favoritas: jugar con algo hasta que se rompe.

Roedor, gracias, de la forma en que usted lo dice es un elogio, pero màs de una vez me han hecho el viejo chiste, que si me quiero suicidar me suba a mi ego y me arroje desde ahí...

Roedor dijo...

Recién termino de ver la secuencia de la foto de la promotora exhibicionista... No sé por qué se extrañan tanto, che. Con ese tipo de vestido es imposible usar nada por debajo. Pareciera que nunca fueron a una fiesta semi-elegante con una señorita más o menos fuertona y apretadita...

Bugman dijo...

Roedor, no, nunca fuimos a una fiesta de esas con una señorita así...¿qué se siente?

Anónimo dijo...

dos cosas: sí, vos seguís siendo una persona intuitiva con los elementos mecánico-electrónicos....lo que pasa es que esa chica que te atendió con el celular, también lo és, pero de los elementos de su generación. seguro que a ella le costaría bastante entender que no está roto el televisor ranser, sino que cuando uno lo enciende, la imágen aparece a los 10 segundos, comenzándo con un punto blanco en el centro....

por otra parte: a juzgar por la cantidad de respuestas a cada entrada en el blog, creo que esto es mas tedioso que los viejos bbs....

Fuzzzzz

Roedor dijo...

último anónimo, con permiso del dueño: andá a dormir entonces y dejá en paz acá a los aburridos.

Lo que se siente en ir con una señorita vestida así a una fiesta es el incontenible deseo de que esa fiesta termine lo antes posible, no sé si me explico.

Es una buena sensación, se lo aseguro.

Blog Widget by LinkWithin