sábado, 19 de mayo de 2012

Recuerdos del fin del mundo (primera parte)





Si usted nació después del 1 de enero de 2000, probablemente no sepa lo cerca que estuvo de no existir. Y además es un niño, y no sé qué está haciendo aquí leyendo esto.








Corría el año 1999, más precisamente los primeros meses de ese año, y quien suscribe trabajaba de consultor independiente en el área de informática. 
Uno de mis clientes, como al pasar, me preguntó qué había de cierto en el efecto 2K, y yo le contesté que no se preocupara. El que se preocupó fui yo, porque no tenia la menor idea de qué me estaba hablando.

Más tarde, luego de una ardua investigación en Internet (1) me enteré de qué iba la cosa.

Advertencia: lo que sigue es una versión novelada de lo que realmente sucedió. Si usted es una persona que sabe mucho de la historia de la tecnología, por favor no incordie con los múltiples detalles omitidos o exagerados o inventados. Especialmente con los inventados, que son los mejores.

Resulta que por allá por la década del 70, muchas grandes empresas y bancos comenzaron a pensar que sería buena idea dejar de tener ejércitos de chimpancés y orangutanes provistos de ábacos (2) para llevar sus cuentas. Y los dueños de esas grandes empresas y bancos preguntaron qué estaba de moda, y les respondieron que las computadoras. Y computadoras compraron, que en ese entonces eran unas tremendas máquinas que ocupaban más lugar que un automóvil (pero no las ponían en el garage, porque costaban una fortuna). 

Y después miraron las computadoras y miraron alrededor y vieron que nada cambiaba, y llamaron al proveedor y lo insultaron y le pidieron que les devolvieran la plata, hasta que les explicaron que adentro de las computadoras tenían que poner algo, un software, es decir los programas para hacer las cuentas en lugar de los chimpancés y orangutanes (que para esa altura ya estaban robando material de oficina, en previsión de su inminente despido). 

Y allí fueron los dueños de las grandes empresas y bancos, pensando que más les hubiera valido quedarse con los monos, pero ya estaban metidos en el baile y tenían que bailar. Entonces fue que contrataron a unos señores sumamente curiosos, un poco parecidos a los primates peludos, pero menos higiénicos: los programadores (3).
Los programadores suelen ser personas muy meticulosas, antes de empezar a escribir una sola línea de código pretenden saber qué demonios se espera que hagan. Así que luego de interminables idas, vueltas, y  larguísimas sesiones de diagramación, coordinación, enumeración, información, recapitulación, capacitación y desesperación (4), se dieron una buena idea de lo que un sistema bancario o de gestión empresarial debería hacer.

Ahora bien, es frecuente que durante la etapa de desarrollo de un software cualquiera aparezcan detalles que escaparon al  análisis inicial. Por ejemplo, que los monos atacaran a los programadores. No, estoy bromeando. Eso estaba previsto, todos los programadores cargaban pistolas de dardos tranquilizantes (5).  Pero sí hay ocasiones en las cuales el programador tiene que tomar una decisión, y le parece que es demasiado relevante como para tomarla él mismo y cargar con la responsabilidad. Entonces pregunta . 

En este caso la decisión a tomar era: ¿Cómo registramos las fechas, específicamente el año? ¿Con dos o cuatro dígitos? Es decir, el 1 de enero de 1973 se verá como "01/01/73" o como "01/01/1973"?
Ya sé lo que están pensando. Es una tontería, un detalle cosmético, una fruslería, una insignificancia, una nadería, una minucia. Nadie se muere por tener que escribir cuatro números en vez de dos.
Bien, resultó ser que el detalle era importante. Imaginemos la situación. Un programador se encuentra con ese dilema, y le pregunta al jefe de proyecto. El jefe de proyecto evalúa las diferencias y sus implicaciones, y se da cuenta de que lo mejor es explicarle la cosa al cliente y dejar que él decida. De esa manera siempre podrá defenderse diciendo "usted lo pidió así".

Imaginemos que el siguiente diálogo se produce a principios de los 70 en la oficina del dueño de una gran empresa o banco, entre el jefe de proyecto y el mismísimo mandamás:

Jefe de Proyecto: -Bueeenas...si no está muy ocupado, quisiera hacerle una consulta sobre el Proyecto Alfa.

Dueño: -¿El qué? ¿Quién es usted? ¿Quién lo dejó pasar? (observando que dos orangutanes y un chimpancé aprovechan al puerta abierta para colarse en el despacho).

Jefe de Proyecto: -Soy Smith, de Tecnnical Technology Technicals Inc., somos los que estamos haciendo el software de gestión de la empresa...

Dueño: (quitándole una engrapadora a un orangután) Ah, eso, sí. ¿Qué quiere?

Jefe de Proyecto: -Eeh...vea, tenemos que decidir la cantidad de dígitos en las fechas...

Dueño: (tirándole la engrapadora a un chimpancé que estaba masticando una carpeta). -Los dígitos de....¿qué?

Jefe de Proyecto: -Le pregunto si quiere las fechas con dos o cuatro dígitos para el año.

Dueño: -¿Eh?

Jefe de Proyecto: (un poco incómodo ante la presencia de un orangután especialmente corpulento que empezaba a despiojarlo) -Es que hay dos maneras, usted puede hacer que las fechas sean como  "01/01/73" o como "01/01/1973".

Dueño: ¿Pero qué importa? ¡Cierre la puerta que entran más monos!

Jefe de Proyecto: (más incómodo porque acaba de advertir que en los ojos del orangután que lo está despiojando se advierte un brillo lujurioso) -Está la cuestión de la memoria....

Dueño: (buscando en un cajón su pistola de dardos tranquilizantes) -¡No sea insolente, jovencito! ¡No le pasa nada a mi memoria, es sólo que hay cosas que no vale la pena recordar!

Jefe de Proyecto: (intentando inútilmente que el orangután deje de acariciarle el pelo) -No, me refiero a la memoria de las computadoras, RAM, ROM...

Dueño: (tratando de decidir si el dardo tranquilizante tendría como blanco al orangután o al jefe de proyecto) -No empiece con esa jerga rara que tienen ustedes. Estoy seguro que la mitad del tiempo no dicen nada, y se ríen de nosotros.

El jefe de proyecto suspiró, el orangután interpretó eso como una respuesta a sus requiebros amorosos y lo abrazó desde atrás. El dueño de la gran empresa o banco cerró un ojo, apuntó y disparó. El simio cerró los ojos con expresión pacífica, y se desplomó a los pies del jefe de proyecto formando una especie de gran felpudo marrón-anaranjado. El jefe de proyecto hizo la mejor imitación de la estatua de un jefe de proyecto que ha estado a casi nada de convertirse en el novio de un orangután de 80 kilogramos.

Dueño: (cargando otro dardo en la pistola) -¿Me decía?

Jefe de Proyecto: -Gasrp. Florg. Figggg. Sflash.

Dueño: -Ahí está otra vez esa jerga, mire, jovencito, mejor me lo explica en un idioma que sepamos los dos o se retira.

Jefe de Proyecto: -Buennno...el asunto es que los datos ocupan memoria en...(continúa con una explicación técnica al nivel de un lector de "Mecánica Popular" durante 10 minutos ininterrumpidos. El dueño y los monos se lo quedan mirando con una expresión que puede ser de profundo interés o de coma incipiente).

Dueño: (tratando de escrutar el rostro de los simios para ver si ellos habían entendido algo) -¿Y todo esto tiene alguna importancia porque...?

Jefe de Proyecto: (recordando súbitamente cuál era el resorte que movía el interés de sus clientes) -Es que si ponemos cuatro dígitos en las fechas, tendremos que ampliar la memoria del mainfra... eh...de esa máquina grande que compraron. Y eso significa que el proyecto será más caro.

Dueño: -¡Hubiera empezado por ahí, jovencito! (los monos asienten) -¿Cuánto más caro?

Jefe de proyecto: -Y...calculamos...y es un cálculo preliminar...podría ser un poco más...y depende del tiempo de entrega...eh... más o menos...unos...cinco millones de dólares...(6)

Dueño: (levantando la voz porque los monos empiezan a aullar y agitar los brazos) ¿CINCO MILL...?¿QUÉEEEE? ¿ESTA LOCO? ¿POR DOS NUMERITOS?

Jefe de proyecto: (esquivando las heces de un chimpancé, que había decidido utilizarlas como proyectil) No son "numeritos", es la fecha...debemos pensar en el futuro...si utilizamos dos dígitos puede producirse un colapso cuando se terminen...

Dueño: -Ajá.¿Y cuándo, precisamente, va a suceder eso?

Jefe de proyecto:  A la hora cero del primero de enero del año 2000.

Se produjo un silencio, durante el cual los presentes reflexionaron sobre el asunto. La fecha de la que hablaban estaba en un futuro lejano, casi treinta años. El dueño no se hacía ilusiones de llegar vivo a tan avanzada edad, o al menos no en un estado en el cual le preocupara algo más que tener alguna clase de control sobre sus esfínteres. El jefe de proyecto se imaginó pescando truchas o tocando el banjo o conduciendo un taxi, pero nunca trabajando con computadoras, que todos sabían que eran una moda pasajera. Los monos comenzaron a mordisquear la planta que estaba en una maceta en un rincón del despacho.

Dueño: -Use dos numeritos.

Jefe de proyecto: - Me parece bien.

Monos : -¡¡¡EEEEEKKKKKKK!!!

El dueño, por primera vez en la entrevista, se relajó, y se repantigó en su enorme sillón de cuero negro. Había tomado una decisión que le ahorraría cinco millones de dólares, o al menos le evitaría el gasto. Y las consecuencias de esa decisión, si las hubiera, no le tocarían a él. Era un empresario brillante.
Sonrió. Abrió su boca y mostró dos amplias hileras de dientes brillantes. Un chimpancé lo vio e interpretó el gesto como amenaza, y chillando, se le arrojó encima. El dueño reaccionó rápidamente y le disparó un dardo con su pistola, que se le clavó en el cuello. Al jefe de proyecto.

Mientras el dueño, hombre corpulento y fuerte a pesar de su edad, rodaba por el piso combatiendo a mordiscones con el enfurecido primate, el jefe de proyecto dormía el sueño de los potentemente sedados, tiernamente acurrucado junto a su pretendiente orangután.

Acababan de condenar a la humanidad.


(Continuará)



(1) No subestimen lo arduo de la investigación. En 1999 no había Wikipedia ni blogs, y Google era apenas la competencia de Altavista, a no ser que uno fuera lo suficientemente sofisticado como para usar Webcrawler. Además utilizábamos líneas telefónicas para conectarnos con módems de 56k. Y la única pornografía que había eran fotografías.
(2) Sí, estoy exagerando. No usaban ábacos, sino calculadoras.
(3) Es una broma. Trabajo todos los días con programadores, y muchos de ellos se bañan.
(4) Por lo general yo estoy en esas.
(5) En ocasiones los programadores usaron esas pistolas para tranquilizar a sus clientes.
(6) Sí, en esos años ampliar la memoria de una computadora era carísimo. Entienda que hoy usted tiene más poder de procesamiento en su teléfono celular que el que tenía la computadora a bordo del Apollo11. Y en su computadora de escritorio hay probablemente más memoria que en la del Bank of América en los 70. Y le costó unos ciento de miles de veces más barata. (Todos estos son cálculos aproximados, basados en el hecho de que me da pereza buscar la información exacta).


27 comentarios:

Julieta dijo...

Buenísimo!!! hace muy bien reírse un domingo a la mañana temprano, ayuda a encarar el día con optimismo..Qué complicado fué lo de los dígitos! no tenía idea de esa lucha con los orangutanes..
Saludos

Zeithgeist dijo...

"Y computadoras compraron, que en ese entonces eran unas tremendas máquinas que ocupaban más lugar que un automóvil (pero no las ponían en el garage, porque costaban una fortuna). "

qué era exactamente lo que costaba una fortuna? las maquinas o el garaje?
porque vea, tengo mi pobre auto tirado ah en la calle culpa del precio de los garajes y estoy un poco ofuscada sobre el tema.

Elvis dijo...

No entiendo para qué quieren una computadora en un zoológico... ni mucho menos para qué quieren que aparezca la fecha si tienen pinta de estar todos ellos más caducados que un yogourt de la postguerra...
Saludos.

Anavril dijo...

Pero que alegría volver a este mundo y leer algo suyo! (disculpas por esta ausencia...)
Mire, ha tocado un asunto serio..sobre todo que justo ahora estamos migrando al maldito SAP en la empresa(ya tengo todo listo para rechequear mi proximo recibo de sueldo) y además con implementación de sistema operativo...ahora nos unimos al mundo web...que dolor de cabezaaaa.

Voy a revisar lo de "alegría" y vuelvo!!


Que curro lo del 2000 !!!!!! cuanta guita que hici...espere que me estan tocando a la puerta...

Etienne dijo...

O sea que la fama de nerds, con poca vida social/sexual, de los programadores es infundada ya que tienen relaciones hasta con orangutanes!!
En fin, cuando se acabe el mundo (otra vez, y van...) en el 2999, ¿pasará lo mismo o esta pila de años les servirá para aprender que 5M de pesos alcanza para parecer un excelente ejecutivo?

Mecha dijo...

Yo trabajé en el proyecto Y2k en la compañía en la que trabajo...
Trabajé en varios otros proyectos de migraciones de sistemas...
Soy gerente de proyectos...

Habiendo hecho esa introducción, me siento capacitada para hacer los siguientes comentarios:

1. El relato es brillante... si exageró algo, no se notó.

2. Es verdad que la mayoría de los programadores se bañan... pero no todos!

3. Tiene que ser impar...

Neidorf! dijo...

El título es muy ganchero. Seguiré ansiosamente las futuras entregas. Confío en que será mucho menos decepcionante que Lost...

furgoner dijo...

puedo con este relato hacer una animacion para presentar a Disney como curriculum?

carancho dijo...

Uh... me acuerdo de cuando se acercaba el 2000...
Cuàntos pichones de estafadores por esa època...

Viejex dijo...

Cuantos recuerdos! Gracias a ese asunto yo tuve uno de mis primeros trabajos en el área de la informática. Si no fuera por esos buenos hombres que decidieron usar dos numeritos nada más hoy con seguridad no me encontraría trabajando en esto que hoy hago...malditos sean.

Bugman dijo...

Julieta, muchas gracias. Y menos mal que no contrataron gorilas (dicho esto sin referencia política alguna).

Zeithgeist, pruebe de guardar el automóvil dentro de la computadora.

Elvis, me encanta cómo entendió todo. Así me va también con mis clientes cuando les explico algo.
Recórcholis.

Anavril, SAP...jeje...van a tener los consultores ahí durante años.
No los alimente porque se le encariñan.

Bugman dijo...

Etienne , no es que los tipos tuvieran relaciones con...bah, deje, deje, sí, es así. Y no eran pesos. Eran dólares.

Mecha, me imagino lo que habrá sido el proyecto, fue un año muy interesante. Je. Fue el año dorado de la consultoría.

Neidorf! Bueno, si me pone esa presión...

furgoner, puede! ¡Claro que puede!
Pero trate de disimular las escenas de sexo explícito entre distintas especies de primates.

carancho, no, no le permito, estafadores, no. Consultores, consultores.

Señor Viejex, nunca tan pocos le han dado de comer a tantos, tantos años después.

ADENOZ dijo...

"(...) porque costaban una fortuna".

Terco. No pensás aflojar nunca, no?
Ya saldrá Oyarbide en el sorteo.

Mecha dijo...

14!!!!!

Pau dijo...

Genial!!!
Justo el otro día le contaba a mi hijo, que nació en el año 2000, el ataque de pánico que hubo con el Y2K en el '99 (obviamente, una versión simplificadíiiiiiisima de tu post).
De paso me hiciste acordar de Altavista y Webcrawler!! se habían borrado de mi mente... *sonríe, nostágica*

Nefertiti dijo...

yo hubiera decidido lo mismo mire. Si los políticos no piensan más allá de sus años de mandato, que esperaba?
Además, el lema actual es "primero yo, después yo y siempre yo".

Anónimo dijo...

Si queres ganar dinero, en el unico sitio eficaz, visita mi blog:

http://argentina-beruby.blogspot.com.ar/

Pablo dijo...

Señor Bugman, por suerte esos tiempos han pasado y actualmente los primates han migrado. A los sectores de Marketing y Atención al cliente.

Y lo único que cambió la cuestión de los dígitos es que los que nacieron desde el 2000 ya no pueden decir cómodamente "nací en el setentaycuatro" o "nací en el sesentidos" sino que tienen que enunciar todo el año.

Ah, y me parece que el anónimo de aquí arriba se dedica a la consultoría.

Abrazo.

Victor dijo...

Muy bueno. Tal cual, el espacio de memoria ne esa época costaba una fortuna como para estar desperdiciándolos con "19" repetitivamente, aparte para le 2000 faltaba muchísimo. Ahora cambiaron bastante las cosas, a los chimpancés y orangutanes nos sumamos los neo-gorilas.

Bugman dijo...

Adenoz, pedazo de ingenuote, acaso usted piensa que el pintoresco magistrado es juez de una sola servilleta?

Bugman dijo...

Pau, y en cualquier momento le hablo de CarayGaray y nos ponemos a llorar como quinceañeras.

Bugman dijo...

Nefertiti, Yo hubiera ido más lejos y hubiera dejado un sólo dígito. Con el ahorro me iba a vivir a Noruega y que se arreglen.

Bugman dijo...

Señor Pablo, de veras? No me diga que conoce gente que ha nacido en 1864 o en 2064!

Bugman dijo...

Víctor, no le permito lo de "neo". Me precio de ser, como dice un amigo de la casa, un orgulloso ejemplar de lomo plateado.

JuanRa Diablo dijo...

No sé por qué ocurre esto.
En cuanto alguien escribe ciencia ficción enlazando de alguna forma futuro y pasado... aparecen los simios hostilizados sin que nadie les invite.

Menos computadoras caras y más máquinas dispensadoras de cacahuetes.
¡Por el bien de la Humanidad!

Dracu dijo...

Me acuerdo en la empresa de M... en la que estaba nos hacían poner a los monitos stickers de "Y2K approved" en verde o la que no aprobaba en rojo. Le deben haber puesto calcamonías hasta a la tostadora. Lo bueno es que como programador me generó bastante laburo el asuntito. Que épocas...

Jorge MC dijo...

Excelente me reí a las 5 de la mañana en la cama. Cada tanto te leo en Twitter pero no te habia visto acá. Te mantendre cerca...

Blog Widget by LinkWithin