jueves, 16 de noviembre de 2006

A vos cómo te dicen

Hace poco hablábamos de nombres , y releyendo ese artículo (sí, algunas veces me leo a mí mismo, cuán loco debo estar) se me ocurrió que en realidad cuando llegamos a tener cierto grado de confianza con las personas, ya no los llamamos como sus padres les pusieron. Claro que hay excepciones, por ejemplo en mi familia a los varones nos llamaban por nuestros nombres completos, y más de una vez al escuchar que alguien gritaba "¡Ricardo Alfredo!" * en mi casa paterna mis amigos me preguntaban si estábamos filmando un capítulo de una telenovela mexicana. Pero me estoy desviando del tema, como de costumbre.

Costumbre es, casualmente, asignarle apelativos, sobrenombres, remoquetes a la gente que conocemos más o menos bien.

Algunos son simples, cariñosos y derivados del nombre, como Gaby por Gabriel o Gabriela, Pepe por José, Tito por Alberto o Roberto, Mary por María, y así. Con el tiempo esto parece no ser suficiente y pasamos a Gabyta, Pepito, Titito. Es particularmente raro cuando nos dicen "vení que te presento a mi hermano, Titito" y resulta que el sujeto es una especie de levantador de pesas húngaro de dos metros de altura que en el preciso momento del contacto se está comiendo un pollo entero. Vivo.
También están los sobrenombres que se derivan de una característica física evidente, y esos a veces no son tan cariñosos. Tenemos Gordo, Dogor, Petiso, Flaco, Lungo, Pelado y aumentando un poco el ingenio y la mala leche, Pata de catre, Domador de inodoros, Tarzán de maceta, Cabeza de rodilla, Cara con manija.

En ocasiones, el apelativo se debe a una anécdota infantil y acompaña al individuo toda su vida, y también hay casos donde nadie sabe por qué le dicen como le dicen a alguien, ni siquiera el portador del sobrenombre. Hay un cuento de Fontanarrosa que relata la historia de uno de estos rebautizados inopinadamente, al que decían Penani y las investigaciones sobre el origen del remoquete daban un resultado inesperado. Lean a Fotanarrosa, que él lo escribe mejor.

Cuando el público descubrió Internet y dejó de ser una cosa reservada a académicos y gente rara, surgió la necesidad de identificarse y al mismo tiempo conservar cierta privacidad, que uno ya no sabe con quién está tratando. Y así nacieron los nicknames o nicks, que no son otra cosa que alias de uno mismo. Aquí yo soy Bugman, sin ir más lejos. La diferencia con los sobrenombres es que los nicks los elije uno mismo, y hay de todo, desde el sencillo Carlitos hasta cosas tan poco prácticas como supercastro89#mux_gandalf_77stmboli. A veces estos alias derivan en verdaderos sobrenombres y ya que no nos fuimos lejos nos quedamos cerca y tenemos que a mí (Bugman) algunas personas me dicen Buguerto, que es horrible pero debo reconocer que es la mar de original. (Adelante, hagan una búsqueda de Buguerto en Google. Todos los resultados se refieren a mí).

A lo largo de los años he tenido varios sobrenombres, y si bien algunos no me gustaron mucho, tampoco fueron demasiado indignos (claro que no se cómo me llaman mis empleados a mis espaldas, pero por lo que escuché parece que nunca fueron más allá de pelado loco, que no me molesta para nada).

Sin embargo hay una clase de sobrenombres que me hacen sentir realmente tonto, los rechazo de plano y no me los dejo poner ni se los pongo a otros. Me refiero a esos nombrecitos ridículos y vergonzantes que algunas parejas se regalan graciosamente. Vamos, ustedes saben a qué me refiero. Usted señor, que se revuelve incómodo en su silla, confiese, ¿no es cierto que su novia le dice cucuruchito y usted le contesta con caramelito de frutilla?. Gente grande, caramba. Imagínense que su esposa, novia, pareja o amante lo llama al trabajo y en vez de preguntar por el ingeniero Rodríguez dice impunemente a su secretaria "¿está mi osito cariñosito?". Ya lo quiero ver cuando la noticia llegue a los oídos de sus compañeros. Una vez me pasó. Un empleado, rudo técnico de mantenimiento, atendió el teléfono y me dijo "............(complete la línea de puntos con un sobrenombre meloso y horrible), te llaman". Atendí la llamada, y luego con toda calma le dije al chistoso "Solamente dos clases de personas me pueden llamar ............. Mis superiores, y quienes duermen conmigo. Estás pensando en enrolarte en alguna de esas dos categorías?". Por suerte para mí, el comediante no estaba lo suficientemente preparado para ser mi jefe, y ninguno de los dos tenía interés en abandonar una vida dedicada a la heterosexualidad, así que el asunto terminó ahí. Qué clase de respeto puede obtener uno de sus empleados si deja que le anden diciendo ............ en su cara. Mi novia actual sabe esto, se lo dejé perfectamente claro.

El cuchurrumín tiene nombre, caramba.

Buenas noches.

*No, no me llamo así.

6 comentarios:

Ahasvero dijo...

Eso depende del día, y lo larga que tenga la picha: hay días que me dicen PAS y otros que me dicen PERO QUE PEDAZO DE TRASTO LLEVAS EN LA ENTREPIERNA PEDAZO DE CABRONAZO CON TRES PATAS.

Bugman dijo...

Ahasvero,bienvenido, usted debe trabajar de estriper, de otra manera no veo cómo es que antes de saludarlo le miran las joyas de la corona. Me hace acordar a lo de "Recuerdo de Constantinopla".

Norberto dijo...

Ayayay, eso de los nombres... Creo que mi nombre es propicio para apodos, nadie se anima a decr Norberto. Asi ha derivado el asunto en Beto, Norbert, Nor, y estos ultimos años debido a la calvicie, tambien pelado.
Lo peor es que si en Argentina es un nombre poco comun, aqui en España es totalmente extraño. En definitiva, lo mio ha derivado en algo donde mi persona se dice diferente en los distintos ambientes donde estoy (amigos, trabajo, familia, etc) pero bueno, lo que nunca haría es autonombrarme, que me llamen como quieran, mientras responda...

Bugman dijo...

Pero Beto, no es para tanto. Mire, Norbert, hay casos peores. Sin ir más lejos, Norby, un conocido que tengo se llama Esculapio. Se imagina, Nor, la clase de apodos que le ponen? Eh, Betito, se imagina? Eh?

Roxymusic dijo...

Aca en Mexico existe los sigientes nombres (no se si en otras partes tambien):

ERCULANO!!!

AGAPITOOO!!!!

jajajjajaja BESOS........................
(no supe el apodo, dejemoslo en puntos..... jajajajajaja)

Bugman dijo...

A Erculano y Agapito los que los mata es la rima.
(El apodo me lo voy a llevar a la tumba, je)

Blog Widget by LinkWithin