domingo, 26 de febrero de 2006

Duda viajera


Como sabrán ( y si no sabían se los estoy contando) en estos días me encuentro viajando mucho. De hecho, este artículo lo estoy escribiendo en un aeropuerto. En los años que llevo en esto de andar por los aires en contenedores metálicos mas grandes que nuestras casas impulsados por elementos químicos en explosión, es decir viajando en aviones, siempre me pregunté y todavia nadie me contestó:
Qué demonios escriben los empleados de las aerolíneas en sus computadoras cuando nos presentamos en elmostrador a hacer el check-in? Ya tienen todos nuestros datos, nuestras reservas estan confirmadas, lo único que nos preguntan es nuestra preferencia en cuanto a asientos (ventanilla o pasillo?). Uno podría pensar que el tipo solamente tiene que completar ese dato, tecleando algo así como "23F" en un formulario electrónico, pero no, está dale que dale escribiendo, aporreando las teclas a velocidad fantástica por cinco minutos. Tengo la teoría de que son todos escritores fantasmas, de esos que escriben la autobiografía de un personaje que apenas sabe deletrear su nombre pero publica un libro contando su vida con un estilo literario de lo más barroco. Por alguna razón estos esclavos editoriales solo se inspiran para producir página tras pagina de obras que jamás les seran atribuídas cuando tienen enfrente una persona impaciente por abordar un avión. No me extrañaría que los libros de Harry Poter y el Código da Vinci hayan sido en realidad obra de uno de estos muchachos tratando de redondear sus ingresos con la escritura de novelas a 2 centavos la página.

Los dejo porque estoy a punto de subir a otro avión, esta vez rumbo a Catamarca, vía La Rioja (es que el aeropuerto de Catamarca está cerrado). Qué dura es la vida de un ...de un... bueno, la mía.


Buenas noches.

4 comentarios:

~*Nyx*~ dijo...

Es cierto que libros como Harry Poter o El Código Da Vinci pudieron ser escritos en estas circunstancias... si lo vemos de esa manera entonces tiene sentido.

Yo pensé que hacian una descripción del pasajero en cuestión, con fines injuriosos, nada más:

"Señor/a con aparente dentadura postiza, trajecito gris un poco sufrido con mancha de ketchup en solapa derecha. Mocacines marrones que piden a gritos una media suela y anillo en dedo meñique con la inicial "N". Cotejo con los datos: se llama Nicanor". Luego cotejan el apellido y buscan la rima, incluso se hacen unas llamaditas entre ellos cuando el tipo tiene un apellido eslavo, por ejemplo, que compromete la composición poética.

Pero ahora que usted me tira esto... de los escritores fantasmas... Yo confieso haber leído (o haber empezado a leer) algún que otro libro que bien puede proceder de un aeropuerto...

Paulo Coelho no trabajará en Varig Brasil?

Gustav dijo...

Yo habia escuchado decir que si uno pone a mil empleados de aerolineas frente a mil maquinas de escribir tipeando permamentemente, mas tarde o mas temprano alguno de ellos escribirá un diálogo de Shakespeare.

Bugman dijo...

El que hizo sus primeras armas en una aerolínea búlgara fue Jose Narosky, seguro.
Pero tampoco vamos a andar menospreciando asi como asi a los escritores de check-in, tampoco podemos estar seguros de que alguna obrita maestra que circula por alli (no necesariamente un best seller) no haya sido pergreñada mientras uno hacía la cola para registrarse en el vuelo de Cochabamba a Pernambuco con escala en Bucaramanga...

Saludos desde Catamarca, capital nacional de la Nuez Confitada.

Bugman dijo...

Estimado Gustav, lo que usted dice entra dentro del cálculo de probabilidades, siempre y cuando los empleados sean de British Airways.

saludos desde Catamarca, capital nacional del bombón de higo.

Blog Widget by LinkWithin