viernes, 24 de septiembre de 2004

They're watching you, Bugman

No me lo van a creer, pero hace unos días escribí uno de los artículos más ingeniosos, inteligentes, ocurrentes y provocativos que mi escasa solvencia intelectual permite, y cuando estaba en proceso de publicarlo en la página uno de esos errores incomprensibles de la Internet hizo que se perdiera en el limbo. Y no tenía copia.
Después de eso lo reescribí, guardé una copia en el disco rígido de mi computadora y decidí publicarlo al otro día.
Pero mi computadora no arrancó nunca más. El disco rígido decidió romperse justamente esa noche. Ahora tengo disco nuevo, pero todo lo que tenía en el viejo, incluyendo la copia del famoso artículo, se perdió para siempre.

No lo voy a reescribir por segunda vez. No les voy a decir de qué se trataba. Si la entidad que controla la red (yo estoy seguro de que alguien controla la Internet, por más que me digan lo contrario) decidió que no debía conocerse, que así sea. Una una cosa es burlarse de los que creen que comer sandía con vino tinto es mortal, y otra muy distina captar un mensaje tan claro. Que el hecho de que seas paranoico no quiere decir que no te están vigilando.

Les mando esto para que se entretengan (lo saqué hace mucho tiempo de una página web, no recuerdo el autor, si alguien lo sabe dígamenlo para darle el crédito que merece):


El ancho de vía en los ferrocarriles de Estados Unidos es de 4 pies y 8,5 pulgadas. Es un número bastante extraño.
¿Por qué se usa precisamente esa anchura?
Pues porque así es como se hace en Gran Bretaña, y las vías americanas fueron construidas por ingleses expatriados.
¿Por qué los ingleses usaban ese ancho?
Porque los primeros ferrocarriles fueron construidos por las mismas personas que habían construido los antiguos tranvías y esta es la anchura que usaban.
¿Y porqué ellos usaban tal cifra?
Porque utilizaban las mismas plantillas y herramientas que se usaban para construir carruajes que usaban ese espacio entre ruedas.
Bien. ¿Y por qué los carruajes usaban esa extraña cifra de espacio entre ruedas?
Porque si hubiesen usado otra cualquiera se hubiesen roto en algún viejo camino inglés, ya que esa es la distancia entre las roderas (huellas).
Así pues, ¿Quién construyó esos viejos caminos con roderas?
Las primeras carreteras de larga distancia en Europa (e Inglaterra) fueron construidas por el Imperio Romano para sus legiones y han sido usadas desde entonces.
¿Y las roderas en dichos caminos?
Los carros de guerra de las legiones romanas formaron las roderas iniciales, que cuales quiera otros tenían que imitar por miedo a destruir las ruedas de sus carruajes. Ya que los carros fueron hechos para (o por) el Imperio Romano, eran todos iguales en cuanto a espacio entre ruedas. El ancho de vía standard en USA de 4 pies y 8,5 pulgadas deriva de las especificaciones originales para un carro de guerra romano.
Especificaciones y burocracias viven para siempre.
Así pues, la próxima vez que te den unas especificaciones y te preguntes de qué culo las cagaron, puede que estés exactamente en lo cierto, ya que los carros de guerra romanos se hicieron con el ancho justo para acomodar los traseros de dos caballos. Con lo que tenemos la respuesta a la pregunta original.
Y ahora otra vuelta de tuerca... hay una interesante coda a la historia acerca de anchos de vía y culos de caballo.
Cuando vemos una Lanzadera Espacial en su rampa de lanzamiento, notaremos dos grandes cohetes unidos a los lados del principal tanque de combustible. Son los llamados SRB (Solid Rocket Boosters) y son construidos por Thiokol en su factoría de Utah. Los ingenieros que los diseñaron habrían preferido hacerlos algo más anchos, pero los SRBs han de ser enviados por tren desde la fábrica hasta el lugar de lanzamiento. La línea férrea pasa por un túnel en las montañas y los SRBs han de caber a través de ese túnel, el cual es ligeramente más ancho que el propio ancho de la vía, la cual es aproximadamente del ancho de dos traseros de caballo.
Así pues, el diseño de los cohetes impulsores del más avanzado sistema de transporte del mundo fue determinado hace dos mil años por el ancho del culo de un caballo.


Buenas noches


2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Lo dicho! sencillamente delicioso Bugman..¡Cuán apegados somos a nuestros hábitos!

Esther Perez de Vargas dijo...

Muy bueno e interesante tu post. Por cierto, Mr. Bugman, quizás yo también sea un poco paranoica, pero también creo que estamos vigilados a través de Internet, ¿hay algo más fácil para los Servicios de "Inteligencia", o para cualquiera que sepa algo de informática y esté interesado en nosotros por alguna extraña razón? Siento que perdieras parte de tus escritos. Hasta pronto!
E.

Blog Widget by LinkWithin