sábado, 27 de agosto de 2011

No tengo perro

Muchos de mis amigos tienen perros. Algunos de ellos quieren convencerme de que la posesión de un can es algo maravilloso y digno de imitación, con unos argumentos más bien endebles.  

"Un perro es completamente fiel", dicen. Esta supuesta fidelidad canina siempre me pareció cuestionable. En primer lugar, los conceptos de fidelidad y traición son abrumadoramente complejos para la mentalidad perruna. Si no se ha visto perro alguno actuando en contra de los intereses de su amo en operaciones financieras, administrando fraudulentamente sus propiedades o manchando su reputación en programas de televisión, es principalmente porque no poseen la capacidad de realizar tales actos. Es como alabar la discreción de una patata, la templanza de una tortuga o la modestia de un sapo. El perro no traiciona porque no puede o no sabe, no porque no quiere. Muéstrenme un chucho con plenas facultades para asumir poderes amplios o firmar cheques y entonces podremos evaluar su fidelidad con premisas ciertas.

Por otra parte, mantenerse cerca de la persona que le proporciona abrigo y alimento, lo lleva a pasear, se ocupa de sus enfermedades y hasta eventualmente le consigue pareja no es fidelidad, es conveniencia. Deje de alimentar al animalito y veremos si no se va con el primer transeúnte que le ofrezca una salchicha.

"Me hace compañía", argumentan otros. Estoy dispuesto a aceptar inmediatamente que hay algo de cierto en esto, y que en muchos casos un perro tirado en el piso resulta mejor que muchísimos humanos cuya definición  de "acompañar" es peligrosamente similar a la de "incordiar". Pero vamos, si su concepto de compañía es tener cerca algo que respira, cualquier cosa le sirve. Y el cuzco nunca se va a ofrecer para ir a la esquina a comprar unas cervezas, ni va a traer unas películas, ni, lo más importante, se va a ir cuando perciba que se está poniendo pesado. Además, esta supuesta compañía sólo puede ejercerse dentro del radio de acción del peludo individuo, es decir, si usted se siente solo fuera de su casa, deberá regresar para que el perro lo acompañe. ¿Qué clase de acompañamiento es ese donde el acompañado debe ir a buscar al acompañador? En realidad usted es compañía para el perro. Piénselo. 

"Me hace fiestas cuando vuelvo a casa". Estupendo. Uno vuelve cansado del trabajo, pensando en cenar, darse una ducha y meterse a la cama a mirar televisión, leer un libro o resolver un sudoku, y resulta que no, que el perro le organizó una fiesta. Miren, yo no tengo nada en contra de las fiestas. Incluso he asistido a algunas, y casi ninguna de ellas terminó cuando yo llamé a la policía desde el baño haciéndome pasar por un vecino enojado por los ruidos molestos. Pero ¿fiesta todos los días? ¿en mi casa? ¿organizada por mi perro?.
No, gracias. 

Veamos ¿qué clase de invitados vendrían a una fiesta organizada por un perro? Es proverbial la incapacidad de los cánidos de tomar nuestra agenda y llamar por teléfono a todos nuestros amigos, pero suponiendo que pudieran hacerlo, tenemos el pequeño detalle de la barrera idiomática. Difícilmente una persona que recibiera un llamado telefónico y escuchara "¡guau, guau, arf!" del otro lado pudiera interpretar que mi perro lo está invitando a una fiesta en mi honor. Y si vamos más allá, si el perro tuviera cualidades comunicacionales extraordinarias, si pudiera, por ejemplo, sortear la limitación fonética mediante el uso de un teléfono celular y enviara mensajes de texto, ¿quién podría, quién querría ir todos los días a una fiesta en la misma casa, con las mismas personas? Psicópatas, indudablemente. 

Es verdad que los perros se comunican entre ellos, cualquiera que viva en un barrio donde uno de estos cuadrúpedos empieza a ladrar y contagia el resto de la población canina en un radio de cuarenta manzanas puede dar fe de ello. Así que probablemente nuestro amigo pueda invitar a otros perros vecinos a la fiesta. Pero estos otros perros tienen sus propios amos, y deberían estar ocupados organizando sus propias fiestas. Entonces ¿qué clase de perros acudirían a la nuestra? Perros sin amo, naturalmente. 

En conclusión, llegaríamos a nuestras casas cansados luego de la jornada laboral, y nos encontraríamos con un montón de psicópatas y perros callejeros oliéndose los traseros los unos a los otros. Sí, los psicópatas también. Y todos felices y palmeándonos la espalda y volcando las bebidas sobre la alfombra y cavando pozos en el jardín y bebiendo de los inodoros. Y los perros también harían toda clase de cosas, incluyendo ampliar el concepto de "excusado" más allá de lo socialmente aceptable.
Y todo lo tendría que limpiar usted, porque el organizador de tamaño despropósito sería incapaz de agarrar una escoba. 
¿Cuánto tiempo se puede vivir así? Es una pregunta retórica.

Dejo de lado en este análisis la cantidad de trabajo que demanda tener un mamífero de estos, porque los entusiastas no consideran un sacrificio ocuparse de sus mascotas, pero no le creo nada al que dice que sacar a pasear a Bobby una noche de invierno con una temperatura de tres grados y una llovizna capaz de acuchillar cualquier impermeable "es un placer y le ayuda a despejarse un poco".

Así que no tengo perro. Pero no debe desprenderse de todo lo antedicho que me disgusten los perros, nada más lejos. Me encantan, juego con ellos en las casa de mis amigos, les rasco la panza y les permito llenarme de saliva las manos. Pero cuando la visita termina y me voy, el perro se queda. 
Y llego a casa tranquilo, y ceno, veo televisión o leo un libro, y si me llaman por teléfono y del otro lado se escucha "¡guau,guau, arf!", simplemente corto y me dispongo a dormir.

Buenas noches.

56 comentarios:

Dany dijo...

Bueno, esta entrada es para polémica. No veo que exponga sobre la idea "el mejor amigo del hombre".
Lo que me da por pensar que capaz ud podría haber titulado "no tengo amigos" y poco hubiese cambiado.
La soledad tiene su encanto.Muy bueno Bugman!!

Majo dijo...

Hay perros bien entrenados para pequeñas diligencias del estilo: agarrá el diario y hacelo papel picado (ideal para lunes después de unas elecciones perdidas por el 50%), ponete ahí al lado de la chimenea así te uso de puff (esto aplica para perros grandotes, uno chiquito moriría aplastado), ladrale e intentá comerte al zorzal hijo de mil que se ve reflejado en el vidrio del living y lo picotea a las 6 de la matina despertando a toda la familia...
En mis épocas mozas, un perro debajo de la mesa donde comíamos me daba la garantía necesaria de hacer desaparecer los pedazos de comida que no me gustaban. Mi vieja tardó bastante tiempo en darse cuenta de mi artimaña y desterró al perro durante el almuerzo, pero mientras duró cualquier pedazo de brocoli, de hígado o de mondongo desaparecía como por arte de magia en sus fauces.
Con respecto al paseo nocturno (y matutino) es cierto que las noches de invierno son un bodrio. Tengo un amigo que solucionó el problema poniendole una chapita que dice: “No estoy perdido, paseo solo” y encomendandolo todos los días a San Antonio antes de abrirle la puerta. Hasta ahora el perro no se perdió ni lo llamó nadie a eso de las 11 de la noche, desde Puente Saavedra diciéndole: encontré tu perrito, vení a buscarlo.
Y definitivamente, un perro es un excelente aliado hacia fin de año, cuando llegan los muchachos del camión, el cartero y el barrendero a exigir su propina anual. Lo mandas a que ladre cual desenfrenado y después podes argumentar que no escuchaste el timbre.
Por lo anteriormente expuesto, habrá notado que discrepo ligeramente sobre la inutilidad de tener un perro. Y lo reto, con argumentación semejante, a que me explique por qué uno tiene hijos, si, entre los 0 y los 25 años no son mas que generadores de gastos? Un perro, al menos, no protesta ni pone cara de asco cuando a usted se le queman los ravioles. Se los come, feliz, quemados y sin queso.

Anónimo dijo...

bueno, le comento que a mí me pasa exactamente lo mismo que a ud. pero con los niños, por lo que recibo sermones, reprimendas, consejos, etc. de media humanidad, incluída mi suegra, ( no ella no pertenece a esta última categoría ).
daniela

Hugo dijo...

A veces sirven, le cuento: Hoy temprano por la mañana mi perro, una porquería chiquita, de raza indefinida y bastante molesto, estaba ladrando en la reja insitentemente.

Como el can suele hacerlo seguido, ya sea si viene alguien como si ve un gorrión, supuse que no había nadie y le pegué un grito acompañado de un insulto que no viene al caso repetir, al tiempo que me asomo por la ventana y veo a una persona con camisa y corbata que se alejaba rápidamente.

Quedé un poco mal, si, pero al menos me salvé de atender al Testigo de Jehová.

(Uf, hacía siglos no pasaba por acá. Siempre recuerdo su breve pero eficaz dictadura en la vieja y querida Democracia China. Abrazo grande.)

Capitan Manchas dijo...

La discrecion de la patata... jajaja, me ha hecho usted reir Sr. Bugman, lastima que ultimamente se prodigue tan poco.

depre forever dijo...

Hay algunas bondades en tener un perro, por ejemplo, suelen comerse las cuentas que llegan por debajo de la puerta.
Además, en los últimos tiempos se los ve cada vez en mayor número desarrollando actividades muy lucrativas, si se fija bien, la mayoría de los equipos de futbol argentinos están formados por ellos.

Lola dijo...

No hay que perder de vista que un perro te hace compañía escuchando todos nuestros problemas sin tener nosotros que soportar los suyos.
Eso sí, por más que uno lo tenga bien alimentado (y abrigado y bañado, pero al perro eso mucho no le interesa sino más bien lo contrario) pasa un congénere del sexo contrario, más si es una época propicia, y se les fue la fidelidad a la miércoles.
Eso quitando que en general su comida es más cara que la nuestra.
Saludos!

Carugo dijo...

Qué agregar a su contundente exposición?
Tan contundente y rotunda como al de mi mujer que sólo permite un animal en la casa.

Ahhh, pero qué lindo son los perros...!

Sir Lothar Mambetta dijo...

Me encantan los perros pero admito que la compañía de los "gatos" es inigualable (no se confunda, que me refiero a los que van en cuatro patas y toman leche... ¡Caramba, qué coincidencia!).

Abrazo, zar.

ADENOZ dijo...

Bugman! Bugman! Dónde andás? Ah, ahi estás. Vení acá, pelado. Muy bien! Qué obediente! Ah, te gusta que te rasque en la nuca, no?. Quieto! Muy bien! Cómo hace caso mi pelado... A ver, una vueltita. Una vueltita, dije. Haceme caso, pelado del orto! Una vueltita! No, no te lamás los genitales! Una vueltita, hijuna gran p...! No! Atrás! Sit! Sit! Quieto! Largá, pelado puto! No, qué hacés? Qué te pasa? No estarás alzado otra vez, no? Soltame, carajo! A tu cuarto! Y nada de internet hoy! Qué? Qué dijiste? A quién le gruñís? Tranquilo... Un paso más y... Vieja! Llama al 911!

Julieta dijo...

El perro, supuesto mejor amigo, también te destroza las chinelas, te muerde el enchufe del lavarropa, te mastica los pullovers, te agujerea la puerta de la cocina para entrar..Todo lo antedicho me pasó con un manto negro de 45 kg, el que, cuando se le ocurría agasajarme se me tiraba encima haciendo peligrar mi integridad..
Me encantan los animales! perros, gatos, canarios, tortugas.. pero verlos en otra casa..
Genial el post!!
Saludos!

ADENOZ dijo...

Yo tenía un pastor alemán que no solo hacía todo eso que cuenta Julieta, sino que, cuando se ponía a predicar en su lengua natal, era francamente insoportable, Mein Gott!

Zeithgeist dijo...

teniendo gatos y perro, debo decir sinceramente que un perro NO ES para cualquiera. MUUUCHA paciencia, y demasiado laburo, cosa q los gatos no exigen. Comprese un gato, querido.

Rafael dijo...

Ya se lo que pasa aca, ahora está todo claro. Es obvio que al señor Bugman lo ha secuestrado una secta de gatos diabólicos psicópatas Noruegos, es lo único que explica su prolongada ausencia y su esporádica aparición solo para publicar un post anti-canes. Yo se que no puede decirlo abiertamente por que su vida y su brillante cabeza corren peligro, pero puede ladrar tres veces para un "no", dos veces para "si", o tres veces para "Que alguien me ayude a quitarme a estos gatos hdpt, que aparte de matarme de hambre me presumen que si tienen pelo bomitnadolo enfrente de mi", que todos saben que los gatos no entienden el idioma de can. Aguante Bugman!

Yoni Bigud dijo...

Es que sus argumentos son francamente incontestables. Uno debe darle la razón y dedicar algunas loas, algunos versos aclamatorios.

Mi pequeña Yoni desea un caniche toy. Estoy tratando de que lea su artículo, pero se niega.


Un saludo.

Bugman dijo...

Dany, no quise rebatir el argumento del "mejor amigo" porque ni siquiera es un argumento. Vamos, a ver si su perro lo fue a buscar al aeropuerto un lunes a las 3 de la mañana. Amigos. Pfff.

Majo, no tengo hijos tampoco. Mire qué fácil que la desarmé.

Daniela, bienvenida al club.

Hugo, no niego que los chuchos puedan hacer pequeñas diligencias, incluso si el cánido hubiera sido grande se hubiera comido al Testigo y de paso se ahorraba el Eukanuba.
(¿Vio? Me derrocaron ¿y qué fue de ellos? Apuesto a que están arrepentidos).

Capitán Manchas, gracias, es cierto, no estoy muy productivo, circunstancias no muy agradables me impiden dedicarle más tiempo a este divertimento. Ya pasará.

Depre forever, sí, también suelen hacer una especie de origami con el diario dominical.

Lola, exacto, no me explayé sobre los inconvenientes de los perros y las perras en esos períodos,otra desventaja.

Señor Carugo, son lindos, algunos son lindos, sí. Ahora que si le ofrecen irse a cambio de un perro, bueno, es una oferta a analizar.

Sir Lothar, los gatos hacen lo que quieren. Si se les da la gana vienen, si no, se van, si quieren atención molestan, si no rasguñan. Al final la mascota es uno.

Adenoz, eh....arf. (Por lo menos una de las acciones que relata es para mí imposible).

Julieta, muchas gracias. (Entre nosotros, me encantan los perros, y mejor tirando a grandotes, pero no puedo tener uno porque estaría solo todo el día).

Zeithgeist, de acuerdo, hay que dedicarle mucho tiempo al perro para que esté en buenas condiciones. No tengo tiempo, por eso no tengo perro.
No, gatos tampoco. Me hice amigo del gato del vecino, cuando me ve cruza la calle y viene a saludarme.

Rafael, no, nada de eso, quédese tranquilo que estoy bien, en un lugar que no puedo revelar pero no es Noruega. Mi ausencia se debe a que la vida se ha empeñado en ser difícil, nomás. Ya mejorará. Pero en serio, todo está en calma, jeje, qué cosas que se le ocurren a usted.
(¡GUAU! ¡GUAU! ¡GUAUUU!)

Señor Bigud, me temo que ante el deseo de su niña estos argumentos son ineficaces: un caniche toy no es un perro.

LadyMarian dijo...

Un perro? Quéee? Me saqué de encima un marido para terminar cargando con un perro?? Ni loca!!
Por supuesto la excusa para mi hija es "pobrecitos, sufren en los departamentos, lo sienten como una jaula". Bueno, no es mentira lo que digo...
Sea firme, no permita que le den un perro en un momento de debilidad.
Besos

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Tuve perros toda la vida y extraño la compañía de una mascota. Vivir solo tiene la desventaja de no poder tener una, más si uno quiere darle un mínimo de atención. Es una de las contras del SUPD (Soltero Urbano Post Divorcio).

Mensajero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mensajero dijo...

Una vez usted contó, cuando yo narraba mis peripecias ante el embate de los niños por adquirir un perro, que había aprendido a caminar agarrado a las orejas de uno.
A mí me gustan, a lo sumo, los perros vagabundos.
Los de los amigos me complican especialmente porque me veo obligado a poner esmero para no desairarlos.
No termino de estar de acuerdo con la validez ética de poseer animales como mascota.
Un pequeño apunte sobre los perros -tal vez lo recuerde- tomado de Charles Fourier, que define una virtud real y una falsa, por comparación entre el elefante y el perro:

1- La Amistad
Siempre noble en el Elefante; se concilia siempre con el honor. No tiene la bajeza el perro, que golpeado a veces sin motivo, no conserva recuerdo de ello. El elefante soporta las correcciones justas, pero no se deja maltratar sin motivo; no perdona las ofensas; por otra parte, su amistad es tan inalterable y tan devota como la del Perro. Esta amistad doble es la que conduce a relaciones colectivas y corporativas, pero la amistad servil del perro solo favorece el despotismo.

Nefertiti dijo...

No puedo estar más de acuerdo con usted. Más aún porque prefiero a los gatos, que son ariscos como yo.
No encuentro los beneficios de tener un animal al que hay que sacar a pasear, bañar y a demás jugarle. No no... si hay que elegir un bicho, mejor uno que se cuide solo

Pablo dijo...

A los que comparan perros con niños, les digo que intenten mandar a laburar a un perro y vean cómo les va.

¿Eh? No, a un niño tampoco se lo manda a laburar. Por supuesto, por supuesto...

Neidorf ! dijo...

Dos cosas quisiera acotar si me permite:
Por un lado, estoy casi plenamente de acuerdo con usted. Creo que cuando la edad y la ausencia de fantasía ya no nos permiten pasarla bien con una muñeca o un Superman articulado, se busca algo que tenga mayor independencia y mas funciones: una mascota.
Me parece que las ventajas de tener una mascota pasan mas por su dueño que por las virtudes objetivas del animal. Pero si para auyentar la soledad son útiles, adelante con las mascotas.
No obstante, justo hoy ví esta nota y me llamó la atención:
http://ar.noticias.yahoo.com/blogs/blog-editorial/el-mejor-amigo-un-soldado-llor%C3%B3-su-muerte-141556907.html

Por otro lado, por qué patata ? Afloje con los programas de cable traducidos...

Mecha dijo...

Lo que a usted le pasa con los perros, a mí me pasa con los niños... vea!

Juego con ellos, les rasco la panza........ ok, no dejo que me babeen... y cuando yo me voy, los niños quedan en SU casa y yo me voy a la MÍA con MI perro.

Viejex dijo...

Está muy bien que sea así. Tener un perro o un hijo es una locura.

Pero como supo decir Dolina(*) tal vez hace falta un poco de locura entre tanta exactitud y precision.
Serán buenos los cálculos y los teoremas inexpugnables, si es que se aplican a rombos, ángulos y cubos. Pero empiezan a fallar cuando se trata de personas.
Y a lo mejor esto constituye la más grande virtud del hombre, su toque divino. El último de los atorrantes de Flores es más interesante que una estrella, solamente porque su comportamiento no es previsible.
Nada de esto significa que debamos renunciar a la ciencia y su arsenal.
Que se sigan inventando licuadoras y tónicos contra el catarro. Dos mas dos son cuatro. Los Refutadores de Leyendas tienen razón. Pero nada mas que eso: razón.
A mi no me alcanza.



(*)En el final del capítulo La ciencia en Flores, del libro Las Crónicas del Ángel Gris.

ADENOZ dijo...

- Eh, qué caripela, don Fido! Qué le pasó?
- Es que se murió mi hombre, Toby.
- Uy, qué macana. Era viejito?
- No, unos cuarenta. Lo atropelló un camión cuando fue a buscar el diario.
- Pobre. Y... si. No se saben manejar solos. Qué era?
- Un caucásico de ojos claros. Lindo tipo.
- Usted lo quería mucho?
- Lo estimaba bastante. Le enseñé todo: a darme de comer, pasearme, bañarme. Todo. En fin...
- Mire, si quiere distraerse, yo justo iba a reunirme con los muchachos acá a la vuelta. Al barrio llegó una dálmata que sunamanteca y anda en celo. Si se descuida el dueño, capaz que la ponemos. Se prende?
- Le agradezco, pero no.
- Entiendo, sigue con el duelo. Si lo desea, me quedo a hacerle compañía así usted me olfatea el culo todo lo que quiera. No tengo drama.
- No, está bien, vaya, diviértase.
- Bueno, nos vemos, amigo. Cuídese.
- Usted también.

Artus dijo...

Mr. B, con su permiso, a su frase introductoria le faltó – quizás – lo siguiente: “no tengo perro,… pero tengo gadgets electrónicos y T.O.C.”

Razones para no tener mascotas han tantas, como personas en el mundo. Cómo así también se puede esgrimir: para no tener hijos, amigos, parejas y todo etc. q’ incluya esa capacidad para interactuar y/o interesarnos en otros, con el consabido compromiso emocional.

Entiendo q’ Ud. quiso escribir algo gracioso; pero el sentido del humor lo he ido perdiendo con el correr del tiempo, o, como me han dicho, es extraño, algo críptico.

Además, cómo decia mi abuela: "cada uno es dueño de hacer de su antifonario un pito y lo toca a la hora q' quiere".

Saludos.

PS: He usado el término gadgets, porque abarca un amplio espectro de adminículos modernos, a los q’ Ud. es tan afecto (q’ tal esos anteojos de aleación extraña?)

Bugman dijo...

Lady Marian, es que es cierto, no voy a tener un perro si no tengo tiempo o ganas de ocuparme de él. Un marido no se, nunca tuve.

Relato, yo soy un ES (Emparejado Suburbano) y tampoco podemos cuidar a un chucho.


Mensajero, la anécdota es cierta, aunque mi ayuda en mis primeras aventuras en la locomoción bípeda fue un caniche gigante, y me agrarraba de sus rulos.
Un elefante...tentador, pero me imagino que será un poco incómodo cuando la mascota se echa a los pies de uno.

Nefertiti, exacto, tengo sapos y ranas y teros, y horneros en mi jardín, no son muy juguetones, pero no requieren de mi atención para nada. El vecino de enfrente tiene un gato siamés que cuando me ve se cruza a saludarme.

Neidorf, no, si no critico a los que tienen mascotas, solo digo que no me podría ocupar de una.
¿Qué tiene contra las patatas? Me encanta escribir "patatas".

Mecha, es verdad, lo ideal es tener sobrinos y molestrarlos hasta que se ponen a llorar y ahí dárselos a la madre. Lástima que lo míos están grandes y si los molesto me pegan.

Señor Viejex, me ha convencido. Me voy a comprar un perro robot.

Adenoz, está bien, puede olerme el trasero.

Artus, usted está cometiendo un error, que como viejo lector, no debería cometer. Está buscando metamensajes, subtextos, razones profundas o confesiones en un artículo que es tan superficial como un charquito en la vereda. No me tome en serio. Me siento extraño haciendo esta aclaración, a esta altura.

Artus dijo...

Bugman, :
quizás deberíamos tomarlo como un yerro ex-profeso. Si lee el 3er. párrafo, hago notar q' entiendo su humor; mas el mío no está en su mejor forma, digamos...

Acaso hubiera debido detenerme en el 1er. párrafo; pero a veces me dejo llevar por lo leído hacia otros pensamientos. Lamento q' haya tenido q' hacer aclaraciones :)...
"y hablando de aclarar q' oscurece", creo q' la mía poco agrega al asunto.

Tal vez debería (Yo) haber recordado aquello de: "Las palabras pueden herir. El silencio puede curar. Saber cuándo hablar y cuándo no hablar constituye la sabiduría de los sabios"

Salutes y sepa disculpar mis digreciones y falta de gracejo (jocosidad)

Rebeca dijo...

bue! Habia hecho un coment mas largo pe se borro. Eso eso es porque no me enseniaron (no tengo enie) a copy y paste. Uf!

Despues de mucho que no entro veo que no perdio el estilo Mr.

Saludos!bue! Habia hecho un coment mas largo pe se borro. Eso eso es porque no me enseniaron (no tengo enie) a copy y paste. Uf!

Despues de mucho que no entro veo que no perdio el estilo Mr.

Saludos!

Rebeca dijo...

error... Crash bum!error... Crash bum!

Rebeca dijo...

todo lo q escribo lo hace doble!todo lo q escribo lo hace doble!

Rebeca dijo...

eso me pasa x quejarme del copy y paste. eso me pasa x quejarme del copy y paste.

Liliana Hebe Rodríguez dijo...

Estimado Bugman: tipo ingenioso es usted y me hace reír (no se olvide que el Humor es una estética del desencanto). Por eso lo sigo en Tw y hoy entro a su blog.
vivo en el medio de las montañas, en Neuquén; y fui allí la primera, en el medio de la nada. Tengo siete perras y mi blog se llama Elogiodelaidiotez.
Qué le puedo decir...? Para usted, sin palabras.

Y? dijo...

El tema no es tener o no tener, el temas es cual?

Macho: Nombre por ej. sultan, ovejero aleman, dogo, collie, siberiano, doberman etc

Puto:NomBre por ej. manchita
caniche toy, pekines, salchicha, Golden Retriver, Boxer, cocker etc

Mecha dijo...

Doc Bugman,
Yo tengo una sola sobrina y vive en el exterior, lo cual hace que mi laburo de tía sea muuuuuuuuucho más satisfactorio (sobre todo porque nunca tuvo la opción de babearme, claramente...).

jeje!

Nonito Sabebien dijo...

Don Bugman, por todo lo que usted relata es que me limite a tener dos tortugas.

No hay mascota mas independiente que esa.

ADENOZ dijo...

Mis perros nunca me fallaron.
Cuando pibe, me acompañaban adonde fuera y en lo que hiciera. Se sentaban a mi lado y juntos observábamos el minúsculo universo que nos rodeaba.
Cuando grande, aguantaron mis rabietas, mis confesiones, mis frustraciones sin decir ni "guau". Siempre callados, sabios, reflexivos. Nunca un reproche, un pase de factura, una reprimenda.
Siempre fieles, estoicos ante la patada artera de mis enojos. Nunca negándose a las sobras de mi comida, tragándose su orgullo y los restos de una bacanal.
Yo los honro: Gurí, Siroco, Bronco, Chango, Fidel, Zoquete, Huesos y el actual Roque.
Los honro y me pregunto... Por qué duran tan pocos años? No saben que los necesitamos?
Hijos de perra...

morsa dijo...

Tenés razón!, por otra parte, si uno a un tipo le sacude un castañazo vez tras vez y el tipo vuelve, encontramos esa característica elogiable o el tipo nos parece un salame?. Porqué si el perro vuelve se le llama fidelidad y está bien?. En cambio a mi gato, si lo emboco, no vuelve más, ni bola me da. A eso yo lo llamo dignidad. Un abrazo y a ver si apareces por el clú.

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ouchurus dijo...

Llegué medio tarde...es que ando un poco atareada.

Pero nunca he estado tan de acuerdo con usted como en este caso. No suelo opinar porque la gente no recibe muy bien los comentarios contra los perros (ni le digo cuando en una clase con adolescente respondo negativamente a si los animales tienen sentimientos! ahí vuelas piedras).

Los perros me caen bien, quiero decir que no me molestan, pero no tendría uno en un departamento ni aunque me obligaran.

Y estoy cada vez más indignada con el incremento de excrementos caninos en las calles porteñas. Lo levanten sus dueños con la famosa bolsita o no. Me cuesta creer que semejante práctica tan primitiva y desagradable, sea tan popular y a nadie le provoque sorpresa.

pero debo ser yo nomás...

Al margen, me pareció muy divertido su post!

saludos querido

Bugman dijo...

Artus, está usted invitado a decir siempre todo lo que quiera, a malinterpretar lo que se le antoje y a decirme lo que le parezca. Un abrazo.

Rebecca, suele pasar, suele pasar, suele pasar, suele pasar.

Liliana Hebe Rodríguez , bienvenida, muchas gracias. Creo que "el medio de las montañas" es un ambiente muy adecuado para tener perros. No me tome en serio, yo exagero para hacerme el gracioso, me encantan los animales, incluyendo a los perros, justamente por eso no tengo uno.

Y? Si tuviera, yo tendría un doberman. Y de nombre, le pondría "Perro".

Mecha, claro, así uno se da el lujo de ser un tío/tía fenomenal, nunca se cansa.

Nonito Sabebien, estupendo, pero espero que haya tenido la precaución de escogerlas del mismo sexo. No sabe lo escandalosas que se ponen en época de celo.

Adenoz, ya lo había contado, pero yo aprendí a caminar agarrado de los rulos de "Ñancul", un caniche gigante. Mire si no le tendré cariño a los perros. Por eso no tengo, justamente.

Morsa! Sí, yo creo que el tipo vuelve porque le da fiaca encontrar otro lugar donde comer y dormir. El gato se las arregla en cualquier parte. El gato nos tiene a nosotros de mascota.
(No prometo, por eso no me anoté pero a lo mejor me doy una vuelta en el próximo evento).

Ouchurus, le mentiría si le dijera que me disgustan los perros. Lo que digo es que no estoy dispuesto, por el momento, a tener uno. No, que va, cómo van a tener sentimientos. En todo caso sienten dolor, hambre, esas cosas. Si vamos por ese camino de ahí a pedirle perdón a una lechuga cuando la cosechamos hay un pasito.

El Señor F. dijo...

Justo les iba a comentar crucé a mi perra (aparentemente el verbo correcto es "servir", pero realmente me suena raro decir "la perra está servida".. suena a algo que diría un chef coreano) y ahora tengo varios cachorritos de bóxer, buena familia, color canela o atigrado, vacunas al día, joya nunca taxi, los padres son lindíiiiiiiiiisimos, así que los cachorritos seguro que van a ser adorables!

¿Seguro que no quiere alguno? mire que todavía hay stock, eh, salieron cinco, re lindos, eh, tranquilísmos, sobre todo muy limpios.. Sí, los mantenemos limpios, lo que no se mantiene limpio es la casa, hay que ver cómo cag.. deponen estas hermosas y nobles criaturas, adorables, a la más grande le pusimos cuca.

En serio, se lo regalo, piénselo..


un segundo..

Hola, con el Consulado de Corea?

Nonito Sabebien dijo...

Ouchurus: a mi me pasa algo parecido cuando digo "los animales no tienen derechos".
Ahi vuelas piedras, palos, bombas molotov y generalmente tengo que salir corriendo.

Don Bugman: tengo dos tortugos que ahora estan hibernando, pero durante el verano pasado alcance a advertir como entre ellos se cruzaban miradas un tanto cariñosas.

Dany dijo...

Ningún amigo me fue a buscar al aeropuerto a las 3 am.....siempre me dejaron solo como.....como....un perro!!

Dany dijo...

Ningún amigo me fue a buscar al aeropuerto a las 3 am.....siempre me dejaron solo como.....como....un perro!!

Clara dijo...

Bugman, es usted geniallll. Tenía pendiente hace meses ponerme al día con este blog (recién empiezo). Pasa con ciertas lecturas placenteras, uno quiere devorarlas y a la vez que no terminen nunca. Me saco el sombrero!!

Bugman dijo...

Señor F, usted no entiende a la gente. Si los regala van a pensar que tienen algo malo.

Dany, no se sienta mal. A mí tampoco.
Es que no tengo perro. Ni amigos.

Bugman dijo...

Clara, usted es tan amable como exagerada. Claramente.
¡Muchas gracias!

Octavio dijo...

Hola Bugman:

Hace tanto tiempo que no lo visitaba y aunque decidì clausurar mi blog por x tiempo (noticiasdeoctavio), lo sigo leyendo en vez de en cuando y bancàndolo totalmente en cada ediciòn del concurso Bitàcoras (¡Los sin-logismos campeòn y Bugman al poder!)

Ùltimamente ando leyendo libros mìsticos y no sè si realmente voy a tener oportunidad de ingresar a ese mundo que muy bien se leen, cuando lo logre, se lo querrè comentar... veremos, la vida da tantas vueltas que ya me marea.

(Por otro lado, antes de poder contarle lo que he estado leyendo tendrè que someterlo a un ritual secreto para que jure no revelar nada al mundo, de lo contrario... oh, los noruegos se quedarìan sin saber los milagros... )

El artìculo estuvo bueno, no con el nivel y sarcasmo de sus primeros años, pero bueno, no le puedo exigir ni pedirle pluses cuando evidentemente, TODOS nos ponemos, ejem, viejos a nivel literario. Què lindo serìa tener el exilir de la juventud para escribir mejor, ¿no? Yo que ud., me tomaba el exilir pero no para escribir sino para cosas ejem, non sanctas...

(Ahora mismo puede empezar a chiflar al censor por lo que dije)

Hablando de perros, desde los albores de mi existencia, siempre tuve relaciòn afectuosa y de acompañamiento con los canes, desde chiquito que tengo en casa, todos los perros fueron fieles, sean machos o hembras, y de todos los caràcteres (gruñones, dulces, algo distantes y muy cariñosos todos). Cuando se nos va un cànido al Màs Allà, para mì ese dìa es como un feriado y no laburo, no estudio, aunque el dolor duele y acongoja, la vida continùa y el mejor duelo es cuando se recuerda con una sonrisa, los que se nos van y nos esperan Allà. Tal vez escribo asì porque tengo una perra pasando los ùltimos tiempos y estoica como es ella, me sigue haciendo compañìa.

Los perros me enseñaron a amar en silencio, el perdòn sincero y la dignidad silenciosa, a hablar menos y escuchar. Bueno, cada uno tendrà su modo de ver las cosas por las experiencias vividas del tener canes. Los gatos no me dieron oportunidad, no por no tenerlos, sino porque no estuvieron mucho tiempo en nuestra casa y de manera inexplicable, se iban sin volver.

Un mundo sin mascotas fieles y dignas como son los perros y gatos, serìa un mundo muy solitario, màs de lo que puede ser viviendo solo simplemente. Todos necesitamos un amigo, por màs corto que dure el tiempo juntos.

Perdòn la perotata, pero las cosas las digo con el corazòn, como siempre, Bugman.

Supongo que me estoy poniendo viejo y choto, tal vez por eso.

Saludos a los extraterrestres noruegos, espero que sepa transmistirles mi mensaje: "¿Para cuàndo la segunda parte de la peli Thor?"

Gracias y siga ud. con toda la merde!!

(Saludos a todos los que comentan en el blog, saludos Yoni Bigud, el Charlo, y otros tantos que conocì en otros años, a la simpàtica autora La candorosa -ya no me acuerdo cómo se escribe-, como cuando le "cuidè" el blog, ¿se acuerda? Ah, ¿no? bueno, busque debajo del armario a ver si encuentra mis zapatillas Adidas de franjas fucsias y blancas con un logo extraño que nadie tiene...)

PD: Último momento:

¡Este blog ganarà estoicamente en Bitácoras 2011 y Bugman asumirà su nuevo cargo insignia: La Presidencia del Mundo! Su primera orden es obvia que serà convertirnos al peladismo... oh, humilde jefe, me callo ya y un abrazo!

Bugman dijo...

Octavio, cómo le va, tanto tiempo.
Procede usted como esas personas que lo ven a uno después de varios años y a modo de saludo profieren "Estás más gordo, más viejo y más estúpido".
Lo cual probablemente sea cierto, pero resulta innecesario exponerlo de manera tan brutal. A no ser que uno deteste al interlocutor, en cuyo caso lo que es innnecesario es directamente el saludo.
Mire, puede venir a decir lo que desee cuando lo desee, incluso puede venir desde no se qué Olimpo blogger a enrostrarme mi decadencia, aquí somos salvajemente libertarios.
Lo que no le perdono es que no lo haga con gracia.
Decadentes saludos para Ud.

JuanRa Diablo dijo...

Yo creo que para eso creó Dios al gato, para que queden claras sus ventajosas diferencias respecto a los perros.
El gato monta sus fiestas fuera y lejos de casa y antes de salir se puede ver en su mirada un

"No me esperen levantado. Igual tardo en volver unos días.

Eso sí es una mascota que deja vivir.

Durga dijo...

Querido Bugman:
Entiendo sus sentimientos.
Como decía una de las pocas amigas que tengo, Cerriwden, hay que seguir los consejos de Mark Twain en La decadencia del arte de mentir:
Por tanto, lo sabio es educarnos con diligencia a fin de mentir de mane¬ra juiciosa y considerada; a fin de mentir con un buen propósito y no con uno pérfido; a fin de men¬tir para ventaja de los demás y no para la nuestra; a fin de que nuestras mentiras sean aliviadoras, caritativas y humanitarias, y no crueles, letales o maliciosas; a fin de mentir de manera agradable y graciosa, no torpe y tonta; a fin de mentir con firmeza, franqueza y desfachatez, con la cabeza en alto, sin vacilaciones ni torturas, sin actitudes pusilánimes, como si nos avergonzara el gran deber que tenemos de hacerlo.
Como intuirá lo sigo leyendo.

Lady C dijo...

Niños y Canes: Ambos para espíritus muy predispuestos.Adhiero 120% A SU TEORÍA. Muy lindos los ajenos...pero mejor que se ocupe otro!!! 24 hs.encima son perniciosos. Conozco gente que no vacaciona por no saber a quien dejarle su mascota (?) y que recopilan canes callejeros pero no le dan una moneda a un chiquito pidiendo en la calle.

camaleonx dijo...

Jajaja, muy bueno! Cuanto más conozco a mi perro, más me quiero a mi mismo...

Saludos!
PLPLE

carancho dijo...

Don Bugman:
Leí su artículo a mis perros Milo, Pancho y Pirula y se mostraron hondamente disgustados.
Bah, eso supongo. De hecho se me tiraron encima, me lamieron las manos y exigieron su desayuno.
Por lo demás, todo bien. No es obligatorio (por suerte) que a toda la humanidad les gusten los perros, gatos, peces o pumas amaestrados.
De todas formas, no estoy muy segura de que mis pichichos no lo quisieran a usted de desayuno (servido en el plato con dogui)
Saludos.

Blog Widget by LinkWithin