domingo, 13 de marzo de 2011

Hombre de pocas luces

Para llevar a un hombre moderno a la desesperación y la locura, no hace falta aplicar sofisticadas técnicas de guerra psicológica. Alcanza con cortarle el suministro eléctrico.


Viernes, 20:30. Llego a casa. No hay ni una luz encendida, pero el auto de mi mujer está en el garage. Eso no es normal, mi mujer cree que la luz está para encenderla. Algo sucede. Algo malísimo, seguramente. Cautelosamente ingreso a mi domicilio por la puerta trasera. No enciendo la luz para no llamar la atención de un posible delincuente. Se escucha una voz femenina. Alguien se acerca. Me quedo inmóvil y agazapado para tener la ventaja del factor sorpresa.

Viernes, 20:35. El grito rasga la oscuridad como un cuchillo oxidado. Tengo que cubrirme la cabeza con los brazos para detener la lluvia de golpes que me dispensa mi mujer, a la que he sorprendido y asustado involuntariamente con mi táctica de guerrero sigiloso. Espero a que se calme mientras escucho una serie de improperios que harían ruborizar a un cosaco.

Viernes, 20:45. Rápidamente me pongo al tanto de la situación. Se cortó la luz. No me di cuenta porque la casa del vecino está iluminada a pleno, debe ser ese asunto de las fases, a mí siempre me toca la fase desfasada.

Viernes, 20:50. Acabo de recordar que en casa tenemos ese invento infernal que es la bomba hidroneumática. Esto significa que no hay tanque de reserva de agua. No es que si el corte dura muchas horas me quedo sin agua, es que me quedo sin agua desde el primer segundo. Reflexiono desde el baño si conviene tirar la cadena y perder la última carga del inodoro, o acumular el producto de varias visitas para optimizar recursos. Cuando salgo del excusado, enseguida entra mi mujer, me imputa cierta afinidad porcina y procede a descargar el depósito, sin darme tiempo a explicar nada.

Viernes, 21:00. Seguimos sin luz. Pedimos empanadas. Comemos en la galería, porque adentro de la casa hay unos 38 grados. Afuera, además, aprovechamos la luz secundaria que proviene de vecinos más afortunados. Me hago experto en reconocer repulgues al tacto.

Viernes, 21:20. Seguimos sin luz. Los mosquitos vienen a cenar y no trajeron nada. Soporto valerosamente las pequeñas transfusiones a las que me veo sometido hasta que bostezo y como efecto colateral ingiero un ejemplar bastante robusto (y ligeramente salado) de díptero hematófago. Tosiendo y protestando, me meto en la casa.
Antes de dormir voy a ver un poco de tele...ah, no.,claro. Bueno, me voy aponer al día con el mail...no, por supuesto que no. Mejor me voy a bañar y...no. Nada, me voy a dormir.

Viernes, 21:45. Seguimos sin luz. Nos vamos a acostar sin bañarnos aunque al  menos nos lavamos los dientes con agua mineral. La habitación parece un baño sauna, pero sin señoritas suecas en toalla.

Viernes, 22:00. Seguimos sin luz. Los mosquitos no quieren dormir, nosotros sí. Este conflicto de intereses se prolonga por varias horas. El "scratch-scratch" de las rascaduras se mezcla con el "plaf" de las cachetadas autoinflingidas. Mejor enciendo el aire acondic...ah, claro.

Sábado, 01:00. Segimos sin luz. Continúa la lucha. Seguimos perdiendo.

Sábado, 02:00. Seguimos sin luz.Los mosquitos están tan llenos de nuestra sangre que ya no vuelan. Trotan. Me levanto para ir al baño y refrescarme un poco con la du...ah, claro.

Sábado , 04:00. Seguimos sin luz. Medio cocido en mi propio jugo. Los mosquitos ya no vuelan ni trotan. Patinan sobre mi calva resbalosa.

Sábado, 07:00. Seguimos sin luz. Es inútil simular que dormimos. Nos levantamos y nos vestimos con la misma ropa de ayer. Por aquí y por allá se ven mosquitos durmiendo la mona.

Sábado, 07:30. Seguimos sin luz. Mi mujer empieza a llamar a la compañía eléctrica. Le contesta un serie de máquinas. No hay humanos trabajando en la compañía de luz. 

Sábado, 07:35. Seguimos sin luz. Voy a leer los diarios por Intern...ah, no, claro. 

Sábado, 08:00. Seguimos sin luz. Mi mujer se va a visitar a un familiar. Yo prefiero quedarme para hacer unos trabajos que tengo atrasados. Enciendo la notebook y descubro que la batería está al 30%. Me apuro a revisar unos datos inconsistentes de una...maldición. Tal vez deba aprovechar para leer un poco.

Sábado, 09:00. Seguimos sin luz. Por primera vez en varias horas, estoy casi contento, disfrutando de la lectura en mi e-reader bajo la sombra de la galería. Los pájaros cantan, no hace tanto calor. 

Sábado, 09:30. Seguimos sin luz. Suena el celular. Un cliente tiene un problema que podría solucionarle con cinco minutos de conexión remota. En vez de eso, tengo que darle indicaciones paso a paso para que solucione su problema él mismo. En tiempo y frustración, la operación resulta equivalente a darle instrucciones en alemán a un campesino norcoreano para que desarme el carburador de un automóvil Fiat. Si  el campesino norcoreano fuera sordo. Y el automóvil estuviera incrustado en granito basáltico.

Sábado, 10:45. Seguimos sin luz. La operación Fiat-norcorea continúa, pero el celular comienza a hacer simpáticos ruiditos recordándome que funciona a batería y está a punto de agotarse. Corro hasta el automóvil y conecto el aparato al cargador de auto. Todo mientras sigo dirigiendo al campesino. En el garage no hay buena señal, se escucha todo entrecortado. No importa, igual el campesino es sordo.

Sábado, 11:10. Seguimos sin luz. Terminó la llamada. Pero la batería del  celular apenas si ha empezado a cargarse. No puedo desconectarlo del cargador y no debo alejarme mucho porque no lo escucharía si sonara. Decido traerme el e-reader al auto y seguir leyendo ahí.

Sábado. 11:45. Seguimos sin luz. Un poco menos cómodo que antes, pero disfrutando de la lectura. Tampoco está tan mal. De vez en cuando envío un mensaje de texto a la compañía de luz, y me contestan con otro mensaje que dice más o menos "Estamos en eso, no sabemos cuándo lo vamos a arreglar, pero estamos en eso".

Sábado, 13:00. Seguimos sin luz. Me despierto sobresaltado. Me quedé dormido en el auto. Tengo hambre. el teléfono muestra un 60% de carga, debería bastar por unas horas. Voy a la cocina, abro la heladera que gotea y emite aromas bastante potentes. Agarro dos empanadas de ayer y me sirvo un vaso de Coca Light tibia. Mientras masco mi frugal almuerzo, me consuelo pensando que al menos no tuve que cazar lo que estoy comiendo.

Sábado, 14:00. Seguimos sin luz. Estoy sentado en la galería leyendo. El cielo se está poniendo un poco negro. Se levanta un poco el viento. La batería del e-reader se agota. Suspiro.

Sábado, 14:30. Seguimos sin luz. Estoy sentado en la galería mirando la nada. Llueve.

Sábado, 15:00. Seguimos sin luz. Estoy sentado en la galería mirando la nada. Llueve.

Sábado, 15:30. Seguimos sin luz. Estoy sentado en la galería mirando la nada. Llueve. Hay una gotera. 

Sábado, 16:00. Seguimos sin luz. Estoy sentado en la galería mirando la nada. Llueve. Mejor me voy a dormir la siesta.

Sábado, 17:00. Seguimos sin luz. me levanto de la siesta. Qué aburrido estoy. Me pongo a jugar con el teléfono. 

Sábado, 17:30. Seguimos sin luz. Otro llamado, otro problema que sería fácil de resolver vía conexión remota, otro campesino, pero ahora australiano y en vez de desarmar el carburador de un Fiat el asunto parece más la operación a corazón abierto de un avestruz. Que estuviera en otro edificio. En Bucaramanga.

Sábado, 18:30. Seguimos sin luz. Terminó la operación, el avestruz se salvó pero probablemente nunca vuelva a poner huevos.La batería del teléfono empieza a pedir que la alimente otra vez. 

Sábado, 19:00. Seguimos sin luz. Sentado en el auto, cargando el celular . Enciendo la radio, cómo no me di cuenta antes. ¿Qué me había dicho el mecánico de la batería...? 

Sábado, 19:30. Seguimos sin luz. Se me está haciendo largo el día. Pongo en marcha el auto, por las dudas. Mientras escucho la radio y juego al sudoku en el telefonito. Si se me llega a acabar el combustible, y luego la batería del auto, y después la del teléfono, ya tengo decidido lo que voy a hacer. Me voy a sentar en el piso a esperar que llegue la muerte.

Sábado, 20:00. ¡Volvió la luz! Se escuchan todos los ruiditos de los dispositivos electrónicos volviendo a la vida, el contestador automático del teléfono que reclama ser programado nuevamente, el dulce ronroneo de la bomba hidroneumática, el gorgoteo del agua por las cañerías. Todo renace, la civilización se despliega en todo su esplendor, el confort aparece, el humor mejora.

Sábado, 20:30. Puf, no hay nada en la tele.


Buenas noches.

48 comentarios:

Dany dijo...

Ud. debería tomar esos seminarios de supervivencia en condiciones infrahumanas. Quedo demostrada su dependencia y su mal gusto, la coca light tibia debe ser el peor líquido a pasar por la garganta.
Al menos su nuevo teléfono le sigue brindando satisfacciones. Abrazo!

Carugo dijo...

Señor Bigod:
Está seguro que volvió la energía electrica?
No estará alucinando por los efectos de los gases de escape de su auto dentro del garage...?

Etienne dijo...

Yo le hubiera dicho al campesino norcoreano que se me acababa la batería y le cortaba al minuto...

Y a la compañía eléctrica, bueno, todavía estamos en horario de protección al menor.

Y nunca hay nada como la gente en la TV, menos un sábado. El domingo lo salva el fútbol.

el charlo dijo...

Brillante... Excelente... Lo voy a pasar... Ud. tiene botón para compartir? No?
Igual me queda esta duda... Cómo mandó mensajes de texto a la cía.? Tiene el contacto?
La gente no usa el off, no?
Recuerde... Compre velas de citronela!!! Si tiene aceite Johnsson también se puede usar... Se unta en él y los bichos se asfixian... Posta...

Anavril dijo...

sms a la compañia electrica? y le contestaron?
Ya me mudo allá!...ah no, mejor no, yo tambien suelo ser de la fase desfasada...seguro.

Excelente artículo!!!...porque se lo invento todo, no?
ja

Capitan Manchas dijo...

Caray Sr. Bugman, parecia el guion de una pelicula de esas de miedo donde al principio no pasa nada pero acaba con alguien loco y mucha sangre por todos lados. Yo contra los mosquitos uso un ventilador, porque les impide volar y... ah no, claro.

Bugman dijo...

Dany, pero sí, había tomado el seminario, pero los apuntes los tenía en mi notebook.

Carugo, ¿Señor Bigod? ¿El que está alucinando no será usted?

Etienne, el problema es que el campesino es el que me ayuda a pagar las facturas. Incluso la de la luz, sí.
A mí no me gusta el fútbol. Imagínese.

Charlo, botón para compartir? Ah...eso de...sí antes tenía pero se rompió, ya voy a poner otro. Cuando vuelva la luz, claro.
Para su información, la compañía Edenor tiene un servicio de SMS, cuando se corta la luz usted envía "Luz - espacio - su número de cliente" (fíjese en la factura) al 28456 y le contestan con otro SMS.
(Acostarse a dormir todo embadurnado de off es un poco desagradable. Encima si uno ne se pudo bañar, la mezcla...en fin. Y detesto las velas).

Anavril, fíjese lo que le contesté al charlo sobre los SMS a la compañía eléctrica. No se por qué creen que me lo inventé.
(Lo único que inventé fue el tiempo de cada anotación, no me acordaba la hora exacta. Y además no la podía ver).

Capitan Manchas, supongo que podría haberla emprendido a ventiladorazos contra los bichejos, pero no se me ocurrió.
(Acabé un poco loco, al final, pero la sangre estaba toda adentro de los mosquitos).

TheJab dijo...

fiat lux

Elvis dijo...

No creo en desfases, más bien en sabotajes... No quiero acusar a nadie (ya sabe, por los micrófonos y eso...), pero usted y yo sabemos que este tipo de sabotajes sólo pueden ser obra de ciertos personajes... Es más, creo que ese regimiento de operaciones especiales de mosquitos cumplían una misión... ¿No se fijaría en la bandera de sus alas?
Saludos cordiales.

el charlo dijo...

Gracias por el dato!
Si no le gusta el Off, ni las velas, solo en los momentos de urgencia, hágase amigo de los mosquitos y salga a picar humanos!

Viejex dijo...

Y después me dice rústico a mi. Yo también tengo una instalación sin tanque de agua elevado. Y cuando se corta la luz sólo tengo que abrir una llave de paso (que no es más que un by pass entre la entrada al tanque cisterna y la salida de la bomba) para tomar el agua directamente de la calle.
Tiene un poco menos de presión que cuando funciona la bomba, es cierto, pero para llenar el depósito del inodoro sobra.

xavier dijo...

Pero ¿Su celular no tiene alguna especie de generador de energía? Debiera, teniendo en cuenta lo que duran las baterías de los celulares de hoy.

Pablo dijo...

Esto a los campesinos norcoreanos no les pasa.

Julieta dijo...

Buenísimo! me hiciste reir con ganas! Coca light tibia! es lo más feo que puede haber, pero claro, si no tenías otra cosa..
No me digas que Edenor no tiene un servicio con las últimas tecnologías.Yo también le mando mensajitos y me contestan," estamos trabajando en el problema, si tiene otra casa dónde ir, hágalo!"
Saludos!

A.R.N. dijo...

que lindo que es estar sentado en la galeria y ver llover.
los mosquitos se ahuyentan con off y sino pongase desodorante o alcohol que huyen.
no se de que reniega, la empresa de electricidad le regalo un dia completo para disfrutar sin trabajar, sin cocinar, sin...descansando bahh
hay gente que se queja de llena

besin buggy

Paper dijo...

Toda una crónica twittera hecha post a que si jaja... y bueno para la próxima tenga varios libros a mano. No necesitan baterías y son ergonómicos.

Saludos Sr Bugman !

Paco Gómez dijo...

Si no fuera por el léxico ligeramente diferente al nuestro, diría que esta acción está situada en España siglo XXI, ya veo que en todas partes cuecen habas.
A propósito, para mí lo peor de todo esto es tener que volver a reprogramar las decenas de relojes digitales que andan por casa, por lo que encuentro anecdótico que el corte sea de un minuto o de un día.

Anónimo dijo...

y 18
ARN

Bugman dijo...

TheJab, no, no, me parce que era otro modelo, un "cincuecento", creo.

Elvis, hummm...la última vez que esos muchachos me secuestr...digo, me invitaron a conocer los fiordos, empezó con una interrupción de la TV por cable. Inquietante.

Charlo, así empezaron muchos.

Viejex, sí, claro, porque usted tiene presión en la red, acá en Rincón gracias si entra algo. Y además la cisterna la tengo enterrada. Maravilloso.

Xavier, considerando eso, calculo que un generador que dependiera del celular serviría para alumbrar una lamparita de 0.01 V por espacio de 0.01 segundos.

Pablo, no lo sé, le pregunté, pero no me escuchó.

Julieta, hablando un poco en serio, no está mal ese servicio de Edenor. Por lo menos uno no se gasta el dedo marcando en el teléfono y se come horas de espera porque los del call center no dan abasto. Y uno va bajando la ansiedad. Primero te dicen 5 horas, después 3...y así te tienen medio resignado.

A.R.N. es un asunto psicológico. Si uno tiene luz puede ser que no haga nada de lo que la luz le permite, pero si no tiene se vuelve loco porque no puede hacer nada de lo que no tenía ganas de hacer.

Paper, bueno, algo así, pero imagínese si tuviera que andar fijándome en los 140 caracteres para contar esto, un incordio.
Libros tengo, pero ya los leí todos, es que eso es lo que tengo, cuando tengo un libro lo leo.

Paco Gómez, ¡Exactamente! Me da tanta pereza que el único que volví a programar fue el despertador.
Los demás qué me importan.

A.R.N. no me traiga esas costumbres supersticiosas aquí también. Traen mala suerte.

Capitan Manchas dijo...

Me quede sin luz esta mañana (todo el barrio se quedo sin luz) y pense en sus aventuras del viernes.
Menos mal que en el hemisferio sur es invierno y aun no hay mosquitos. A pesar de todo me angustié. Y eso que era de dia.

Guada GN dijo...

Notó lo silenciosa que es la casa cuando no hay luz? Es muy impresionante... Si es que no hay críos, por supuesto, en ese caso se vuelve infinitamente mas sonora por los "Mamáaaaa, no hay luz! Que hago?"...
Que no daría por pasar una tarde sin luz mirando llover...
Por cierto, preste atención, que a la una de la mañana uste´no "seguía" sin luz, sino que "segía", y no sé uste´, pero eso para mí debe ser otra cosa.

Alannah B.M. dijo...

Que mal, que mal, que mal, si viviera por acá, ya se habría acostumbrado a taaantas de esas cosas, como reprogramar la contestadora, los relojes, ya hasta sabría que debe checar si todo lo que funcionaba antes del apagón, sigue funcionando, en casa ya es costumbre que cada día o cada tercer día (cuando bien nos va)nos dejen sin luz por períodos variables.
Así es como perdí una tv, una impresora y la batería de un celular, pero bueno dicen que a todo se acostumbra uno =(

Bugman dijo...

Capitan Manchas, ¿Ah, vio que feo? Si a uno le dijeran por o menos que la interrupción va a durar X horas, y cumplieran a rajatabla...lo que mata es la incertidumbre.

GuadaGN, eso de mirar la lluvia está sobrevaluado. Pregúntele as Noé.
(Es que a la 01:00 se me pone un acento español).

Alannah B.M, sí, estoy mal acostumbrado. Supongo que si por la tarde cayeran meteoritos, lo de la luz no me parecería tan grave. (Oiga, el DF sin luz debe ser realmente caótico).

Yoni Bigud dijo...

No me gustan los mosquitos. No me gustan nada. Si cada humano fuera para ellos una comida diferente, estoy seguro que yo sería una milanesa de ternera con fritas, o un asado, también con fritas.

Por lo menos sé lo que soy para la compañía eléctrica: Un salame.

El corte que usted acaba de describir es un corte promedio para mí. No conozco los cortes de media hora.

De cualquier modo lo compadezco.

Un saludo.

Samain dijo...

Déjeme ver si entendí: Usted fue al baño cuando ya no había agua, porque se corta instantáneamente al no haber suministro eléctrico... bien... SE PONE A RECONOCER REPULGUES DE EMPANADAS SIN LAVARSE LAS MANOS?! Es usted un desagradable.

En la casa de mis padres la calefacción y el agua caliente dependen de una caldera. Si se corta la luz, el agua caliente no existe. Oh sí... lindas aquellas noches de invierno Cordóbes en que se cortó la luz en plena ducha...

Ahora, no entiendo porqué no se fue con Bugwoman.

Elvis dijo...

¿Vé? Todo tiene un significado, yo de usted me andaría con cuidado y me aprovisionaría de insecticida en cantidades industriales..., la guerra se sabe como empieza pero no como termina...
Saludos cordiales.

Victor dijo...

Buena oportunidad para vivir la experiencia (o experimentar la vivencia) del El mito del hombre nuevo de Rosseau.

Uno, como no vive cerca de centro urbano alguno de importancia electoral, además de estar resignado a pagar diez veces mas por el servicio eléctrico, está acostumbrado a que nos corten el suministro frecuentemente. Por eso no tenemos mas remedio que tener un generador de emergencia como un electrodoméstico mas. No es una situación que me agrade, de hecho la detesto, pero no tengo mas remedio aceptarla como parte de la realidad tercermundista en la que elijo vivir. Viva la patria, ponele.

Alannah B.M. dijo...

jajaja los meteoritos todavía no nos caen, y lo del DF en caos, bueno hay ocasiones en que no es necesaria la falta de luz, el caos igual llega e igual una se acostumbra. Saludos.

Bugman dijo...

Señor Bigud, en realidad tengo que reconocer que cortes de esta duración son raros en mi zona. Para los mosquitos una milanesa, para la compañía eléctrica un salame. Tiene que dejar de comentar en ayunas.

Samain, ¡pero las empanadas que reconocí al tacto me las comí yo!
Je, yo también tengo una caldera de esas. Si me pasa esto en invierno me tengo que untar con grasa de ballena.

Elvis, en mi caso yo sé cómo termina, es más, puede apostar que seguro gana. Usted. Yo pierdo.

Victor, el primer año de mi residencia en esta zona se cortaba la luz bastante seguido, y me planteé comprarme un aparatejo de esos, poner paneles solares con brutas baterías, investigué, hice presupuestos, al final la cosa empezó a andar mejor y abandoné esos planes. Espero no tener que retomarlos.

Alannah B.M. sí, imagino que el caos es el estado natural de semejante ciudad. Nosotros nos quejamos de Buenos Aires, pero hay que estar allá para saber lo que es un embotellamiento de tránsito.

J dijo...

Tenía yo mucho sin leer comentarios y aún más sin comentar, pero el post lo vale Mr. B. Saluditos

Sir Lothar Mambetta dijo...

¡Bravo! Excelente relato.

Menos mal que los repulgues de las empanadas son en braille.
Y tengo entendido que en la compañía eléctrica reemplazaron a los humanos por máquinas a causa de las quejas de los constantes ataques de mosquitos.

Un abrazo, maestro.

Samain dijo...

"¡pero las empanadas que reconocí al tacto me las comí yo!" ¿Eso es menos malo? :P

depre forever dijo...

Vea Bugman, todo eso es nada al lado de algo que Ud no mencionó, tal vez porque su mujer lee su blog.
Confiese, la peor parte cuando se corta la luz es:
_mujer: bueno, ahora podríamos hablar no?
_ ehhh

choripanboy dijo...

Sin luz,la coca l tibia y los mosquitos,usté Lord es un ejemplo,dónde guarda la calma para estos casos???
En fin,con este post,me despertó la nostalgie de lo bichito de lú que no sé quién se los habrá afanado.
O las multinacionales imperialistas
reyénan las pilas con ellos..?

JuanRa Diablo dijo...

Creo que ninguna compañía eléctrica podrá apagar la bombilla que tiene en la cabeza, Sr Bugman.
Nunca un apagón fue tan divertido (para mí, claro XDD)

PD. Lamento lo del avestruz

Mensajero dijo...

Entiendo que usted es muy educado como para andar molestando a su vecino, pero le podría haber tocado el timbre para solicitar una tacita de luz.

Bugman dijo...

J, gracias, saludos.

Sir Lothar Mambetta , si en Braille, me costó un poco porque tenía un fuerte acento tucumano, pero lo entendí igual.

Samain, claro que sí. Las repugnancias propias siempre son más tolerables que las de los demás.

depre forever, no, ya conté que mi mujer se fue a visitar a un pariente, me salvé de esa. (Y no, no lee el blog. Bueno, ella dice que no le lee.Así que no puede venir a decirme que leyó algo que no le gustó. Bueno, a decir verdad puede, vio cómo son).

Chori, en esos casos, suspiro y miro al techo, como haría Charles Ingalls. Que nunca tuvo luz.
(Lo de los bichitos de luz es intrigante, tal vez su desaparición se deba a la falta de bergamo...digo, de mandarinas campeonas).

JuanRaDiablo, gracias por el halago, pero como siempre digo, lo que tengo brillante es la calva, y solamente si la iluminan fuerte.
(El avestruz dice que está bien, que de todas maneras ya no quería más hijos).

Mensajero, para ser justos, el vecino me ofreció tirar un cable desde su casa para "colgarme" de su electricidad. Pero le agradecí y le dije que no. Tengo por norma no acrecentar el descubierto de mi cuenta corriente de favores a no ser que sea realmente inevitable.

Betina Z dijo...

Hombre, qué decepción. Y yo que lo creía un iluminado.

Occam dijo...

Y bueno, las taras del hombre moderno. Ya Max Weber, en El científico, hace un siglo, había hecho esa apreciación. Si el hombre antiguo conocía los mecanismos del mundo que lo rodeaba, tomaba la leche que ordeñaba, comía las hortalizas que cultivaba y los pollos a los que retorcía él mismo el pescuezo, sabía cómo arreglar el eje de su carro, o surcía su propia ropa, con la complejización tecnológica y la división del trabajo, el hombre moderno es prácticamente un analfabeto social. Si especuláramos con un viaje en el tiempo, uno por ahí se baja de la máquina viajera en el año 1238, y les cuenta a los hombres acerca de las calculadoras, las computadoras, la luz eléctrica, el automóvil, los aviones, etc. Pero todo suena a ficción de una imaginación febril, porque casi no puede ni dibujar esos artefactos, ni explicar cómo funcionan, ni por supuesto construir un sucedáneo robinsoneano de precaria condición. O sea, no es capaz de reproducir en absoluto el mundo en el que vive, y no puede explicarlo más allá de su somero ámbito de conocimiento.

Yo me pregunto, igualmente, por qué no se subió usted al auto y se fue a dar una vuelta, a tomar un café y leer el diario en un bar, o ver gente pasar, qué sé yo. El mundo sigue siendo interesante, con luz o sin ella.

Un cordial saludo, brillante crónica.

Bugman dijo...

Btina Z, por supuesto que soy un iluminado, pero cuando hay luz.

Occam, gracias por hacernos pensar un poco a partir de mis anécdotas intrascendentes. Es verdad que no podemos reproducir el mundo en que vivimos, y en algunos casos la complejidad es tal que ni siquiera podemos usar la tecnología en forma eficiente. Por supuesto, a
mí me encanta.

(Sí, podría haberme ido a pasear, ¿pero después qué escribía en el blog? ¿Eh?) .

Mariela Torres dijo...

Nooo, ¡qué situación espantosa!
A nosotros se nos cortó la electricidad un día desde las seis de la tarde hasta las dos de la mañana, pero no lo pasamos tan mal. No se puede ni comparar con lo suyo. Además teníamos agua.

Saludos.

Brisa dijo...

Buenísimo como siempre. Jamás puedo evitar morirme de la risa.

Bugman dijo...

Mariela Torres, las desventajas de vivir en una zona cara, pagando impuestos y tasas caros, seguridad privada y todo eso.

Brisa, gracias, pero no se muera, por favor, ni de risa ni de nada.

Anónimo dijo...

sos un genio...!! mi hija que vive en EEUU por la loma del c.....me invito a seguirte y la verdad ...me divertis mucho ,soy una abuela seguidora de Bugman .segui asi que llegaras lejos ...muuuuuuuuuuuuuuuy lejos .la abuela .

Anónimo dijo...

sos un genio...!! mi hija que vive en EEUU por la loma del c.....me invito a seguirte y la verdad ...me divertis mucho ,soy una abuela seguidora de Bugman .segui asi que llegaras lejos ...muuuuuuuuuuuuuuuy lejos .la abuela .

Anónimo dijo...

sos un genio...!! mi hija que vive en EEUU por la loma del c.....me invito a seguirte y la verdad ...me divertis mucho ,soy una abuela seguidora de Bugman .segui asi que llegaras lejos ...muuuuuuuuuuuuuuuy lejos .la abuela .

Bugman dijo...

Anonimo/Abuela, muchas gracias. Su aliciente es amabilísimo y a la vez intrigante. Es que muchas veces me han mandado a....muuuuuuuuuy lejos.

camaleonx dijo...

Jaja, excelente! Yo los cortes los tomé para el lado de los tomates en mi blog. Aunque claro, con tantos cortes esos tomates ya estaban pasados...

Saludos y hasta el próximo verano!
PLPLE

Blog Widget by LinkWithin