martes, 16 de diciembre de 2008

El graduado

Cuando yo era un tierno parvulillo que concurría al jardín de niños, esa etapa preacadémica era considerada una especie de antesala, un lugar adonde ir todos los días a jugar y a aprender que existían en el mundo otros niños que tal vez pudieran competir con nosotros por la posesión de un juguete. Eventualmente y luego de algunas reyertas incorporábamos el insólito concepto de que no todas las cosas del planeta nos pertenecían, y entonces con no poco fastidio comenzábamos a relacionarnos y a  compartir.

Creo recordar que fui un solo año al jardín de infantes, y que allí hice el primer amigo que tuve en mi vida, que se llamaba Sergio y era japonés. Existe una fotografía en algún rincón del archivo familiar donde Sergio y yo posábamos disfrazados de indios, con pluma y todo. Recuerdo también haber ido a jugar a la casa de Sergio y que sus padres estaban vestidos con el tradicional kimono, y que sonreían todo el tiempo y que me dieron una galletita con dulce de leche. Creo que mi simpatía hacia los japoneses proviene de esas borrosas pero a la vez felices imágenes. 

No se que habrá sido de la vida de Sergio, probablemente ahora sea un alto ejecutivo en NEC o Sony, tenga un sueldo de cinco cifras y maneje un Toyota.

Pero no era mi intención contarles estas minucias. Como dije al principio, el jardín de infantes era una etapa casi opcional en la vida estudiantil de la que se egresaba mediante el simple trámite de cumplir años y acreditar así la edad reglamentaria para ingresar a la escuela primaria, escalón fundacional de la educación formal.

Así las cosas, no existía mérito alguno en terminar el jardín de infantes. No había exámenes finales, no debíamos hacer ni defender una tesis, del tipo "La plastilina como vehículo de la expresión artística" o "A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar, ¿Es el Jardín de Infantes una escuela de Conformismo?". Podía ser que algunos estudiantes avezados salieran de allí sabiendo escribir trabajosamente su nombre, tal vez nos enseñaran a contar hasta cincuenta y siete, pero en general no se esperaba mucho más de nosotros que algún grado de integración con nuestros pares y que no nos peleáramos a mordiscos. 

Había tal vez una fiestita de fin de año en el Jardín donde ni siquiera nos despedíamos de nuestros compañeritos porque todo era medio confuso y no entendíamos mucho eso de que el año que viene íbamos a ir a la escuela. Así lo recuerdo yo, por lo menos. En todo caso, no era una graduación. Claro que no, no estábamos locos, o en todo caso nuestros padres no lo estaban y entendían que una graduación implica obtener un grado.

Esas felices y razonables épocas han quedado atrás. Debido a que mi mujer es maestra jardinera me entero sin proponérmelo de que ahora se estila hacer una ceremonia donde los niños usan birretes de bachiller universitario (aunque por ahora no le ponen togas), y se entregan diplomas. Los padres, contentísimos, como si el nene estuviera recibiéndose de abogado en Harvard. Ah, pero esto no termina allí. Después celebran en un salón, es decir hacen una fiesta porque el nene acumuló méritos suficientes para alcanzar su grado de...nene. 

Miren, no me opongo a que la gente festeje lo que le venga en gana. Es más, estoy a favor de que la gente haga fiestas sin motivo alguno.

Lo que me preocupa un poquito es que se perciba el hecho de terminar el jardín de infantes como un logro. Celebrar un logro tiene sentido cuando implica un esfuerzo, cuando es más probable no obtenerlo que obtenerlo, o al menos existe alguna posibilidad de fracaso. En este caso, señores padres, su retoño no tiene otro mérito que el de permanecer hasta haber alcanzado cierta edad. Y tampoco es mérito de ustedes, no se hagan los próceres porque le dieron de comer al niño y no se lo vendieron a una pareja de holandeses. 

Si seguimos con esta tendencia a festejar cualquier cosa va a ser difícil distinguir lo meritorio de lo inevitable, lo excelente de lo mediocre, lo mínimo de lo superlativo. Si todo merece un festejo, si todo es especial, entonces nada lo es.

Pero no me hagan caso. Probablemente yo sea un amargado y no tenga nada pero nada de razón, y esté muy bien hacer una fiesta porque este año el nene no fue preso, porque aprendió a atarse los cordones de las zapatillas o porque dejó de patear al perro. 

Buenas noches.

ACTUALIZACIÓN (16/12/2008): Los muchachos de Democracia China me han declarado "persona no grata" ¿Vamos a permitir esta afrenta? ¡A por ellos! 

73 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Disculpe Señor Bugman... ¿adónde se estila esa ceremonia con birretes y diplomas? Le digo la verdad: Este artículo suyo me ha parecido genial, pero ese detalle particular me tiene algo conmocionado.
Por favor, hable sin eufemismos. ¿Adónde señor? ¡¿Adónde?!
Mi pequeña Yoni acaba de terminar el jardín de cuatro, y quiero saber si a la mitad del año que viene me van a venir con que hay que poner plata para el viaje de egresados a... ¿Disney? ¿O la Ciudad de los Niños?
Da lo mismo. Hable. No juegue conmigo.

Recuerdo que yo me robé un birrete del estado mayor general del ejército. Un día le voy a contar la historia, pero ahora... ¡hable!

Un saludo.

Un saludo.

Victor dijo...

Cierto, el relativismo del mérito no tiene límites. El imperio del cualquiercosismo... caramba!

Yo no concurrí al jardín de infantes, rendí libre. Creo que mis padres pensaban que sería una pérdida de tiempo dadas mis limitaciones (eso explica seguramente algunas fallas en mi formación).

En una oportunidad mi madre tenía que rendir unas materias para graduarse, no tuvo mas remedio que meterme unos días a una de esas instituciones. Yo era semisalvaje y criado entre gente grande. En una oportunidad mis compañeros empezaron a grtar "viene Pipo, viene Pipo!!!" Yo no entendía nada... me acerque a un compañero y le pregunte porque se ponían asi. Me respondió que Pipo era bueniiiiisimo y cantaba canciones muy divertidas. Hasta el momento en que apareció Pipo Pescador (a quien yo no conocía) estuve intentando imaginar a Pipo Mancera cantando (a quien yo si conocía). No se hacen una idea las imágenes que pasaron por mi cabeza. De ahi en adelante la tomé idea a Pipo Pescador.

Saludos

Rocío dijo...

En uno de los colegios en donde trabajo a los egresados de jardín de infantes les dan medallas y todo.
A mi nunca me dieron una medalla.
Quiero una medalla.

Rocío dijo...

Victor: Pipo Pescador es buenísimo. Sus canciones de protesta para niños son geniales, como "La mariposa vuela y no va a la escuela" o "No quiero la sopa". Pero los niños sólo quieren cantar la de "Vamos de paseo PI PI PI en un auto feo PI PI PI".
Una lástima.

Goma Rosa dijo...

yo no tuve graduación de kinder
recuerdo vagamente una ceremonia cívica y religiosa por que mi escuela era de monjas (oh si, de monjas!)en la que yo tenía que pasar a declamar una poesía de 4 líneas.. y fuí una nené cobarde y no lo hice (:

Vulgar dijo...

1.Que rara imagen mental que tuve: un indígena chino. Y que encima se llame Sergio. No sé por qué me da que tenían un perro pequinés.
2.La galletita era una galletita de la suerte?
3.Seguro que tu mujer da clases en una escuela Waldorf, por eso hacen fiesta de graduación y creen que son todos iguales.
4.Pero si tuviese que pensar una graduación del jardín, no se tiran huevos. A veces usaríamos chocolinas y otras Manon.

zalakain dijo...

Buenos días.

Pues sí; hoy concuerdo con usted incluso cuando, al final, se quita a sí mismo la razón.

Cuando yo estaba en la edad correspondiente (tiempos en que mi país era una boba y gris dictadura), fui preescolarizado en un colegio de monjas, con el objetivo de doctorarme en una ceremonia para la cual debía desarrollar la actitud correcta, a saber: poner la perfecta cara de memo al recibir por primera vez la Sagrada Comunión. Lo hice muy bien. Los efectos de aquella formación dejaron una indeleble huella en mi cara.

He de decir que me preocupa (y no sé bien por qué: acabo al cabo siendo consciente de que mi preocupación no altera nada) esta progresiva penetración de la ideología del esfuerzo en todos los ámbitos de la vida. Tengo para mí que esto tiene que ver con el progresismo, esa creencia de que el progreso es el resultado de la lucha de los humanes contra el Mal y no el resultado de la inevitable evolución racional de la conducta humana.

Le deseo una feliz noche; desde aquí se ve un bellísimo clarear de aurora.

Octavio dijo...

Querido amigo:

Bugman, te quiero comentar que hoy me pasó algo jodido, tremendo, y no se lo deseo a nadie ni al mismo diablo.

No, no, no tuve sexo con la ninfómana de un edificio. Lástima, eso sí hubiera sido grosso.

En realidad, lo que me pasó fue muy de película (de terror):

Me asaltaron justo cuando estaba por entrar al portón de mi casa, en Mar del Plata.

El tipo me robó la mochila que yo llevaba con mis papeles, cuadernos, libro y un videojuego nuevo, además de mi cámara fotográfica.

El tipo estaba evidentemente, no armado, pero sí era bastante alto como para abusar visualmente a cualquier inocente. No le entendía bien la mitad de las veces cuando hablaba, me pedía fuego, le dije que no, no tengo, sólo mis cosas en mi mochila, punto. Ahí entonces amaga con quitarme la mochila, forcejeamos pero como es más fuerte, me la arrebata y se va como humo en su bicicleta, quise perseguirlo pero era imposible.

¡Y encima, tenía un cómplice muy cerca, también en bicicleta!

Me la saqué barata, porque el incidente no pasó a mayores, casi ligo una piña.

Te lo comento, para que sepas que acá justamente, los robos son imparables. Lo que viví, Bugman, es mi sexto robo en carne propia.

Ahora tengo que empezar de nuevo, y lo bueno de la vida es que a la gente buena siempre hay una segunda oportunidad. ¿A los chorros también les da la vida eso? Yo sólo veo que gozan de una oportunidad para el atraco multiplicada a 1000.

Disculpame si te amargo la tarde, pero contale a tus amigos, familiares, etc, que acá hay otra buena persona víctima de la inseguridad, encima teniendo a unos vecinos muy cerca, en la vereda y charlando (yo gritaba por ayuda mientras sucedía el forcejeo).

Cuidate mucho, Bugman, hay que hacer un cacerolazo de una p... vez que despierte al gobierno y haga algo o se viene la maroma.

Octavio
Mar del Plata

Nono dijo...

El otro dia me contaron de una madre que felicitaba emocionada al nene pq habia aprobado una de las 5 materias que se habia llevado a diciembre... no se, pero me acorde de eso.

Mi tesis de preescolar hubiera sido "La hora de la siesta (o incentivando a la careteada social)". Nunca dormia, pero tenia que fingir que lo hacia.

cerriwden dijo...

Personalmente, si hubiera podido cuando Federico terminó el preescolar me hubiera emborrachado,y bailado una jota al grito de "nunca más salita rosa".
Federico es el tercero y último, y si hay algo que me molestó de la crianza de los hijos fué el jardín de infantes, que era público y hace muchos años(Fede cumplió ayer los 20)
también le pusieron birretes o coronas, pero las tuvimos que hacer las madres.

cerriwden dijo...

Octavio
Mi hijo Fede es cardíaco y usa un CDI.
En el 2006 se le deslizó y le perfora axila.
Intervención, todo bien.
Lo asaltan en plena Rivadavia.
Un mes sin salir de casa.
Sale a la esquina de casa, y lo vuelven a asaltar.
Conclusión: No sale de casa, con la excusa del CDI y un cuadro de fobia.
Octavio: además de la conclusión lógica, todos estamos en riesgo, te aconsejo que además de la catarsis con bugman y el resto de nosotros tengas unas entrevistas con un psi o un cura o un rabino, o quien vos quieras.
No se puede vivir con miedo.
Besos

Falangista Aburrido dijo...

Me escapé del jardín en el tercer día.

Ya sabía leer y escribir y los otros sólo sabían alabar al dios Dionisos mediante el eterno golpe de los juguetes contra las mesas.


Luego me di cuenta que tenía cierto problema hacia todas las figuras de autoridad...

moonport dijo...

Creo que la "graduación de jardín" que comenta, Bugman, es otra consecuencia del amaneramiento de las costumbres que sufrimos en la actualidad.
Pañales diseñados por computadoras, juguetes hechos con tela y gomaeva, toallitas de papel perfumadas, mamaderas antivuelco, etc.
¿Dónde quedaron los pañales de tela que irritaban, los juguetes de plomo tóxico y chapa cortante, los repasadores y las mamaderas de vidrio que chorreaban?.
Así estamos, así estamos...
Slds.

ElFlaco dijo...

En mi epoca no habia Jardines de Infantes o al menos no cerca y obviamente tampoco habia trafic de transportes escolares y mi viejo lo mas cerca de un auto que estuvo era en la playa de estacionamiento de la terminal de omnibus, como dijera el maestro Olmedo "y .... eramos tan pobres"

Angel Caído dijo...

Hoy tengo 25, terminé el jardín si no me equivoco en el 88', el día de la fiestita de fin de año, cuando volvimos a casa entré, me saqué el "delantal" y dije muy airoso: "Ya me recibí, no quiero estudiar mas, quiero trabajar" después lo tuve que posponer hasta los 20, pero ya veía al mundo de cierta forma capitalista. :(

Anónimo dijo...

Yo también sabía leer y escribir. Y la maestra tenía faltas de ortografía. Una vez le dije y me retó. No hablé más.

Renegado dijo...

Yo fui al Jardín de Infantes solo por dos semanas porque no soportaba a los demás niños y no había forma de integrarme al grupo.

Soy así de amoroso desde chiquito nomás.

Gaby dijo...

Es la primera vez que escribo en su blog... Como madre de 3 "bestias" de 11 años, 7 años y 4 años tengo que contarle que esto de la "graduación" del jardín se viene estilando hace un par de años largos.
Cuando mi hijo mayor terminó el preescolar (o sala de 5 como la llaman ahora) allá por el año 2002 ya le hicieron la ceremonia con birrete y todo. Pero como tengo una formación bastante consciente (mas allá de la eterna falta de poder adquisitivo) no hicimos tal "fiesta de graduación", simplemente empezaba la primaria.
Distinto es el caso con mi segundo hijo, el cual siempre presentó problemas por un retraso en el habla (nada demasiado grave, pronuncia mal). Dos meses antes del final de las clases me informaron que no iba a poder entrar en primer grado por su problema de pronunciación, habiendo ya realizado las acostumbradas "visitas a la primaria", con las consiguientes ilusiones del nene que pasaba a primer grado e iba a "usar camisa y corbata!!!!". Luego de incansables peleas, médicos, psicologos, psicopedagogas, neurologos y la firma de un "asumo mi responsabilidad pero el nene pasa a primer grado. Firmado: la mamá" el colegio me aceptó el pase. Con esto le diría que el ver al nene revolear el birrete y festejar con sus amiguitos fue mucho más emocionante, porque yo sabía que mi hijo estaba listo para su educación primaria y terminar con las "trabas" del jardín fue un verdadero placer. Debo agregar que hoy en día pasó a tercer grado sin dificultades y es muy rápido para las matemáticas.
Del tercero de mis hijos no puedo hablar ya que recién está por comenzar su salita de 4 años.
Quizás me emocioné un poco y me dejé llevar por el tema llendome un poco por las ramas, pero espero que se entienda que, a veces, no es sólo el festejo de una "etapa cumplida", sino festejar un "se terminó este quilombo, que pase el que sigue". O sea, no festejamos la "graduación" del nene sino la graduación nuestra.
Sin embargo coincido con usted en que hemos caído en una especie de obsesión por los festejos (quizás debida a una realidad política y social que no viene al caso discutir), pero prefiero festejar el final de una étapa en la vida de uno de mis hijos (aunque sea sin mérito alguno), que festejar el campeonato de un equipo de futbol que no me da ni me dará jamás en la vida algo.
Perdone usted si me extendí demasiado y espero que se entienda mi postura.
Muchas gracias y espero su libro

Bugman dijo...

Yoni, aunque no lo crea, esto no sucede en el "Little Hampshire Happy Day Elemental School of the Praire" o el "Saint´s Murchison Institute", sino en un Jardín de Infantes estatal, nacional y popular. Es que estamos todos locos. En los privados creo que hay confraternidades tipo alfa gamma delta y kappa nu epsilon. La próxima película tipo "Los estudiantes se rascan el higo" va a suceder en un kindergarten. le recoiendo que empiece a ahorrar para el viaje de estudios a Praga.
(Disculpe pero debo denunciarlo por sustraer material del estado. Nada personal).

Victor, yo también tenía cierta inquina contra Pipo Pescador cuando era niño. Por un lado sentía que debíagustarme, pero por el otro me parecía demasiado amanerado. Qué grande Pipo Mancera.

Rocío, la verdad es que no me acuerdo, pero creo que me dieron una medallita que decía algo así como "Recuerdo de tu paso por el Jardín de Infantes La Cucaracha Juguetona". El nombre es ficticio, es que tampoco recuerdo eso. Y disculpe, Pipo Pescador me producía de niño un rechazo instintivo. Hoy también. Tiene algo raro, ese muchacho. Prefería toda la vida a Gaby, Fofó y Miliqui, que también tenían canciones contestatarias: "Mami, quiero un par de huevos fritos/mami, yo quiero comer jamón/Si papá come churrasco/yo no quiero el biberón".

Goma Rosa, ¿y cómo era la poesía? No me diga que le quedó un trauma.

Vulgar, bienvenida.
1.-No, no, Sergio era japonés, no chino. Bueno, supongo que seguirá siendo japonés, eso es lo que tienen los japoneses, siguen siendo japoneses toda la vida. No recuerdo que tuvieran perro, vivían en un departamento
2.-No, era una de animalitos.
3.-Jaja, yo fui preceptor en una escuela Waldorf, y las autoridades me cuestionaban por ser "anti Waldorf". Me encantaba hacerlos rabiar.
4.-Ah, lo único que faltaría. ¿Todavía existen las Manón? Qué nostalgia.

Zalakain, bueno, al menos la ceremonia no era un exorcismo. Debo disentir con usted, no hay tal cultura del esfuerzo, y mucho menos viniendo de personas que se proclaman "progresistas". En cambio hay una tendencia a la igualación que va más allá de la igualdad de oportunidades. Todos avanzamos al ritmo del más lento. Aunque suenen parecidas, las palabras "progreso" y "progresismo" no tiene nada que ver en la práctica.

Gabriela dijo...

mire.. no sè que decirle porque yo acabo de cerrar un 7mo grado con una fiestonga hermosa y un discurso que me mandè.... pero más allà de eso digamos que entiendo su punto de vista.

Pasamos a que los de 5to festejen como los de la Universidad, de ahí a que los de 7mo tengan su "viaje de egresados" y su fiesta como los de 5to año.... y de ahí a que se copien en jardin fue un tris tras.

Le aclaro que como Gaby (acà arriba mìo) tengo 3 y ando mete fiesta cumbia y rock'n roll hace un tiempo, cosa que no me desgradarìa tanto como las familias que cagan màs alto que el culo (disculpe pero en mi pueblo se les dice asì) y pretenden hacer un acto de colaciòn en el roof garden del Alvear emulando los MBA o los PHD.

Entiendo y me parece lògico festejar en la salita de 5 con los amigos, padres y maestros haciendo un picnic o una torta con coca cola el hecho de que ya no usaràn màs pintocito... pero ¿Birrete y toga no serà mucho??

Guardo con amor los pintorcitos de mis hijos... considerando que el de 15 mide 1.80. Lo miro y se me pianta un lagrimòn - al "nene" que morfa como tres regimientos de libaneses, no al pintorcito.

Un dia de estos en las nursery a los bebes los despiden con un chupete de egresado y algún diplomita. De ahí a la fiesta es un pasito!!

Pablo dijo...

Bugman, veo que ha removido aguas que venían turbias. Con respecto a mi propia experiencia de jardín, tengo muy buenos recuerdos. Debe haber sido mi primer grupo de pertenencia.

Coincido plenamente en que la cultura del esfuerzo es una falta aquí: el festejo antepuesto a algo que festejar. Lo mismo se replica cuando se termina 7mo grado (ya con viaje de egresados incluído) y 5to año. Los "egresados 2004" no terminan hasta el 2007. Quizás toda esta crítica tenga su origen en que a mí no me dieron medallas.

Paula Dananfer dijo...

Como siempre se premio el resultado y no el proceso, podemos acumular diplomas pero no conocimientos.

Tiburina dijo...

Ah bueno viene de seriedad la cosa. No estoy de acuerdo. Creo que es lindo festejar con nuestros hijos que hayan terminado el jardín.

Lo que creo que sucede es que el tema es más grande que un simple acto de egreasditos. Obviamente, si, hoy por hoy, casi todo el tiempo son los inútiles los que reciben los laureles, pero no creo que por eso tengamos que dejar de festejar las cosas lindas. :D

el charlo dijo...

Bueno en mi caso, lo del salón no... Pero a mi hijastro le pusieron la toga y el gorro... Antes realizaron una presentación en donde eran crisálidas que se convertían en mariposas... Muy emocionante, luego los padres pasaron a hacer el payaso... Pero lo cierto es que ahora a los niños les tiran analógicamente festejos y responsabilidades de adultos y Ud. no esté tan errado al oponerse... Me puse serio caramba...

Adriana dijo...

Bugman querido, aun no tiene hijos ud verdad? pues cuando un pequeñin termina el jardín y va a la escuela se le dice que ya es grande y es un gran logro aunque no he visto estas celemonias de birretes para infantes, donde eh?

piscuiza dijo...

Mi nene hasta tuvo su remera recordatoria! Apenas si logré que no diga egresaditos.

El primer amigo de mi hijo, fruto de su paso por el jardín, es un japonés que no se disfrazó de indio, sino de coya. ¿Me empiezo a preocupar?
Saudos

El Profe dijo...

No me explico por qué no hice jardín de infantes—¿Habré nacido viejo?— y en razón de haber rendido libre el último curso de la primaria no me "gradué" de este ciclo; tuve que esperar todos los largos años del secundario hasta el título de bachiller para festejar una graduación y luego muchos años más hasta el título profesional —que no fue tan festejado como ansiado— para luego tener luz verde a las otras etapas de la vida: casarse, tener hijos, etc, sí, parece que nos imbuían a observar un determinado orden, para no quemar etapas ni promover "revolucionarios" saltos.
Talvez el problema de estos "festejos prematuros" sea la posibilidad de generar un mensaje erróneo de "suficiente, basta, ya lo lograste" y no lo que se pretende, un "¡Siempre adelante!¡Hacia la próxima meta!" En todo caso, gracias por la nota, un cúmulo de recuerdos y sensaciones estimado Bugman.

el charlo dijo...

Y sí! Le hemos declarado persona no grata! Porque queremos a nuestros amigos cerca y a nuestros enemigos más cerca aún

Pitty (desde el remis) dijo...

PELADO BOTON!

el carpo dijo...

yo reprobe encastres en jardin, y es algo que me marco para toda la vida

no puedo acertar a poner una almohada en su funda, por ejemplo

asi que si, para algunos es un logro terminar el jardin de infantes, para otros (los menos, como yo), es una cuestion de lastima (a los 12 años la maestra se convencio de que era un caso perdido y me firmo el pase a primaria)

saludos

PD: pitty boton!

Mona Loca dijo...

Mire,yo le voy a decir algo, como madre de 3: lo peor de todo eso, son las otras madres.
Y sino, pregúntele a su señora.


En uno de los grupos ( con la del medio)tuve la suerte de compartir con un grupo de señoras que para mí, tenían "problemitas". SERIOS "problemitas".

No solamente querían fiesta, lo de los birretes y todo eso, sino que les encargaron remeras que decían "egresaditos 2004" ( permiso, voy a vomitar)y se armaban unos tole-toles con respecto a si bordado o pintado, con Gaturro o con Mafalda, con birrete o sin, si los chicos TENÍAN que ir con esa remera tooooodo el mes de diciembre ( o sea, habia uqe comprar 2)

Y me miraban mal porque tuve la poca diplomacia de decirles que todo eso me parecía una soberana pavada.

Total, terminaron haciendo lo que se les cantó, porque no voy a perder el tiempo en esas idioteces y terminé cortando relación al grito de "mah, seeee, hagan lo que quieran"
En lo unico que no transé fue en ir a "la quinta" que habían alquilado para "el festejo"

Sí, Bugman, sí. Eran gente muy enferma. Y con poco para hacer.

El tercero fue a otro colegio, donde también le hicieron la ceremonia en La Plaza,pero despues de la foto, taza taza, cada cual para su casa.

Una escuela con gente coherente a la que siguen asistiendo.

El Flaco dijo...

Bugman, mi novia me pide que le diga que ud es una persona no grata.

PD: pitty, charlo y carpo botones!!!!

Pitty (desde el remis) dijo...

FLACO POLLERUDO!

Mensajero dijo...

Bugman, abra una cuenta en Facebook, reencuéntrese con Sergio e inaugure una sucursal de su negocio en Japón.
MIs hijos asisten a una escuela que se puede considerar "progre". A favor de semejante elección puedo decir que fue la primera de todas (progresismo de primera mano, si vamos a ser snobs vamos a hacerlo bien), y que como soy amigo del hijo de la directora me hacen descuento.
Por supuesto que jamás permitiríamos una ceremonia como la que menciona.
Cuando terminaron "Taller de5" (nada de salita, somos progres de endeveras) cada chico de 4 le entregó un presente que había armado por sus propios medios a un compañero que terminaba el jardín.
Después, la obrita que armaron los chicos (usando trapos y recursos básicos de puesta en escena, nada de megatrajes, luces y sometimiento de los niños a la obra que siempre quiso dirigir una maestra), y finalmente, la que los padres preparamos.
Con el tiempo la cosa fue degenerando, aunque siempre dentro del mismo espíritu "under"; no por parte de la escuela que permanece fiel a los principios de su septuagenaria e inefable directora, pero sí por la gran concentración de artishtas que padece el jardín; las últimas obritas de los padres que vi, eran dignas de calle Corrientes.
Así que preceptor de la Waldorf! Y yo que lo hacía conserje del Astoria.
Saludos.

Occam dijo...

Bugman: No se sorprenda tanto con esta tendencia de festejar cosas que suceden naturalmente, sin involucrar mérito alguno. Aunque no lo crea, también se festeja (y mucho) cuando el nene egresa de la Universidad...
Saludos.

Bugman dijo...

Octavio, siento mucho que haya tenido que vivir esa desagradable experiencia. Parece ser que en algún tiempo una persona que no haya sido asaltada pasará a ser una curiosidad. Tal vez ahora no sea consuelo, pero sí que la sacó barata. Le mando un abrazo.

Nono, sí, es cierto, los padres están completamente majaretas. Cuando yo iba a la primaria me indignaba si me enteraba de que a algún compañerito le habían hecho un regalo porque había pasado de grado. Yo era el abanderado y mis padres me felicitaban y eso me alcanzaba y sobraba.

Cerriwden, que las madres festejen es comprensible, por lo que sé el jardín es una etapa en la que se reclama constante atención de los progenitores. Lo que no entiendo es esa especie de colación de grados, si seguimos así va a haber un niño que sea "Magna Cum Laude" del "jardincito de los alegres pequeñuelos" y nadie se va a asombrar. A lo mejor ya hay.
(Buen consejo el que le da al amigo Octavio).

Falangista, curioso jardín el suyo, lleno de adoradores de Dioniso (llamado Baco entre los romanos). No me diga que se armaban bacanales y todo. En ese caso no me explico por qué huyó.

Moonport, me hizo acordar de mi anécdota falsa preferida, que utilizaba para causar ternura en las señoritas, y era que yo tenía un solo juguete consistente en un ladrillo al que mi padre le había clavado un clavo y atado un piolín, y yo arrastraba fingiendo que era un autito. Algunas damitas muy dulces se lo creían.
Con los parámetros actuales, todo indica que debíamos haber muerto en un accidente espantoso a los 8 años, más o menos.

ElFlaco, seguro que usted de niño no andaba con mariconadas. Mis respetos.

AngelCaído, bienvenido. Estuvo bien que lo hicieran esperar un poco. La calificación profesional "hago muñequitos con plastilina" es poco requerida en el mercado laboral.

Anónimo, espero que ese mutismo no haya durado hasta estos días.

Renegado, usted me cae cada vez mejor. Creo que seríamos unos enemigos entrañables.

Gaby, bienvenida. He ahí una diferencia fundamental. Su segundo hijo debió vencer ciertas dificultades, tuvo que hacer un esfuerzo, y usted también. No fue una promoción automática hija del paso del tiempo. Hubo un obstáculo, una pelea, y un logro. Festejemos, entonces, con toda alegría y justicia.
(Lo del libro es una especie de broma, pero quién sabe, hoy le publican a cada uno). Gracias.

Gabriela, le acepto una fiestita de fin de año con coca cola y torta, vamos, que no soy tan amargado. Lo que me subleva es dotar de una solemnidad impostada a un episodio amable. Ya me parecía excesivo que los de 7mo grado se fueran de viaje de egresados, imagínese cómo me ponen estas exageraciones. Y eso que no voy, me las cuentan.

Pablo, justamente eso le decía a Gabriela acá arriba, (salude a Gabriela acá arriba, no sea antisocial)¿qué es eso de viaje de egresados en 7 mo grado?
Un poco de seriedad, caramba. ¿Ahora en la secundaria qué hacen?
¿Se van de año sabático?

Paula Dananfer, bienvenida. En el caso del Jardín de Infantes, al no existir una exigencia académica formal es difícil discernir qué es lo que se premia. Pero lo que está claro es que estos festejos son para padres, no para niños.

Tiburina, una cosa es hacer una fiestita en el salón con sandwichitos y chizitos y coca cola y otra es hacer desfilar a los enanos mientras la orquesta toca "Pompa y Circunstancia". Es una cuestión de proporciones.

Charlo, un exceso. Eso me parece, un exceso. Por enésima vez, la fiestita está muy bien, el "acto académico" es una tilinguería.

Adriana, no, no tengo hijos, creo que no puedo tener desde aquel desgraciado accidente en el Centro Atómico, pero esa es otra historia.
Como parece que nadie lee lo que escribo, lo repito. Fiestita: bien.
Remedo de colación de grados en La Sorbona: mal.

Piscuiza, egresaditos, mire hasta donde llegamos. No se preocupe si su hijo se hizo amigo de un japonés, es más, trate de que siga cultivando esa amistad. Los japoneses suelen ser una buena influencia. Como todo hay excepciones, pero vale la pena el riesgo.

Profe, creo que si se festeja todo, empieza a ser todo lo mismo. Para no perder su naturaleza los festejos deben ser excepcionales. Los jóvenes padres son cada vez más superficiales y afectos al cotillón. No quiero imaginarme lo que vendrá cuando estos festejados consuetudinarios manejen el mundo.

Charlo, ya ve, más me echan, más me alientan. Y no me haga movilizar las tropas. No, no no me haga movilizar las tropas. Por favor, no. Que me da una fiaca espantosa.

Pitty, sí. ¿Y qué?

Carpo, ja, falta el Flaco nomás. Seré curioso, ¿esa inhabilidad para introducir cuerpos en hendiduras se manifiesta en todos los órdenes de su vida?
Empezar la primaria a los doce le debe haber traído ciertas ventajas, no me diga que no se aprovechaba de sus compañeritos y no hacía que le dieran sus meriendas.
Sí, sí, Pitty botón.

Mona Loca, eso, eso, eso. Son las madres, mi mujer me cuenta cosas que me hacen perder la fe en el género humano. Tilingas, superficiales, todas con ganas de demostrar una clase que no tienen ni por asomo, huecas de toda oquedad. Ah, que bien, la felicito, con madres como usted aún hay esperanza.

Flaco, llegó tarde, que pasó, ¿su novia no lo dejaba venir? Ahora que tenemos a los fab four completos, puedo proferir con alegría y convicción: ¡FLACO POLLERUDO!

Pitty: ditto.

zalakain dijo...

Oh, cielos, su comentario me ha hecho evidente (he tenido que releer el post) que usted también es de los del esfuerzo... esto ... bueno ... recuerdo que el hijo de Milikito, o su sobrino, a saber, contaba que el primer ministro brasileiro estaba muy enojado con la baja productividad del Brasil y en una arenga al pueblo gritó bien alto: "Menos samba e mais trabalhar!!!" y luego repitió, modulando: "♫Menos samba e mais trabalhar, ♫Menos samba e mais trabalhar..." (a progresivo ritmo de samba...)

Bugman dijo...

Mensajero, está muy bien, aunque también se corre el riesgo de exagerar. En vez de hacer una ridícula imitación de Harvard, harían una del Actor`s Studio. Pero igual me cae más simpática, al menos los niños se deben divertir mucho más.
Aquella escuela Waldorf fue una experiencia de lo más pintoresca, no creo que en el Astoria lo hubiera pasado mejor.

Occam, bueno, una fiesta de egreso universitario le acepto, tampoco nos vayamos tan al extremo. Algunas carreras siguen siendo difíciles.

Jazmin dijo...

Lo que me tiene extrañada es que su señora sea maestra de jardin de infantes; por que generalmente ese tipo de personas suelen ser un dulce y siendo usted como es; bueno por ahi va la idea

moonport dijo...

Bugman, veo que "las" comentaristas del post, por una mera cuestión de género supongo, se han unido en un contrataque ideológico, defendiendo las colaciones escolares de seres que aún no saben usar un celular o siquiera desabrocharse el pañal.
Incluso veo una que desea crearle dudas maritales.
Me parece que lo mejor es quedarse piola, ya que estas cosas son como las arenas movedizas: uno más se mueve, más se hunde.
Se lo digo como un comentarista top de LSlB, que desea seguir comentando en este blog.
Slds.

moonport dijo...

cerriwden, comparto lo que dice sobre festejar el final de año, excepto por el tema de bailar la jota.
Slds.

cerriwden dijo...

moonport
¿Pero usted lo intentó alguna vez con un exceso de alcohol en el organismo?
Ah! Es muy divertido...
Y sino se puede bailar un chamamé, pero ahí sí hace falta pareja,y dudo que alguna mujer de esta época, salvo en Corrientes, acepte.
En cambio la jota es más independiente.
¿Se acuerda de la escena final de El último Boy scout, con Bruce Willis bailando una jiga?
Algo así.
Para cuando se reciba de arquitecta la mayor lo pienso hacer, hernia de disco o no.

La candorosa dijo...

Totalmente de acuerdo.
Algo parecido a lo que usté plantea (pero con mucho menos estilo y altura), fue lo que plantee en el jardín de Candorito, pues acaba de "egresar" del jardín.
¡¡Si viera la parafernalia que organizaron!! (y la de plata que nos hicieron gastar por ello!!!).

Disparate y absurdo. Y los niños sin entender que significa todo.

Gracias por su interpretación de todo esto.

Saludos!!

PD: y conste que en mi tierna infancia no concurrí al jardín de infantes... y aquí estoy, tan estoica y candorosa!!! (?)

PD 2: mi primer amiga en 1º grado, también era japonesa!!!

Ceo dijo...

Mister Bugman iba a escribir algo sobre su post, haciéndome el gracioso, pero leí el comentario de OCTAVIO y el de CERRIWDEN y su hijo, ambos asaltados, y quedé shockeado.
Hasta la próxima.

dispersa dijo...

No hice el jardín,a los 5 años directo 1º grado,y fui la más pequeña en toda la primaria q cursé con los mismos chicos.Mis hijos si,convengamos q ahora preescolar es obligatorio,la fiesta fue para ellos,el acto para los PADRES,ja ja q aparecieron disfrazados :las sras.de envoltorio de caramelo(bue a eso se parecían los vestidos )y los sres. de testigos q te vienen a molestar los domingos(trajes apolillados)en esa algarabía Eugenia Tobal( los padres y hnos tienen un colegio en Castelar) o sea q ante la posiblidad de las cámaras(y no tanto bastaba saber q vendría también Carolina Peleretti) había emociones forzadas,desgarramientos por la despedida a las plástilina y demás expresiones.Mi hijos ni se acuerdan.
¿Fue preceptor? q tierno

dispersa dijo...

Cómo cambia todo..la semana pasada mi hijo Lucas egresó del secundario(en el mismo colegio q hizo el jardín) esta vez dos padres se agarraron a trompadas,y se sumaron sras., se armó un tole tole y apareció Policías en Acción,un horror,a la salida casi la mitad de los concurrentes fueron a para a la comisaría y terminé con 20 compañeritos en casa..pidiendo pizza.No se preocupe mi hija el secundario lo cursa en otro colegio ja ja ja ,no lo voy abrumar con la televisión ya no.

moonport dijo...

Voy a tomar en cuenta su idea, cerriwden respecto a la J. Igualmente, recién voy por la D, asi que me falta.
¿Le preguntó a su hija, por las dudas, que opina?. No vaya a ser que decida no recibirse por eso.
Slds.

WaitMan dijo...

Lo reconozco: yo fui de esos padres que tuvo la desgracia de participar d eesa especie de graduación ridícula.

Lamentablemente, uno a veces debe dejarse llevar por la masa, simplemente porque su hijo lo mira con cara de "yo también quiero ir a la fiestita esa".

Claro que no participé de nada, aunque pude ver cómo las madres dedicaban tiempo en planear una "fiesta de egresados", para chicos que no saben ni qué significa eso. Y uno escucha discursos en los que un salame dice "...nuestros hijos terminan una etapa..." ¿?¿? A los 5 años no puede terminar se nada.

Ahora, tengo en mi casa a un gurrumín que todos los días me pregunta "Papá... ¿qué es una etapa?

Conocido de la vida dijo...

Todas esas ceremonias son para justificar, en algunos casos, los ochocientos mangos por mes que pagás de cuota.
Hay que darle cierto glamour al colegio, y si se parece a Harvard, mejor

m. dijo...

ja tenés tanta razón. Pero es la misma filosofía de premiar al que se limita a hacer su trabajo, sin robar, ponele, o sin faltar un mes seguido.

En fin. Les hacen un librito con fotos y cosas, lo vi con mi sobrino, con todo el paso por la "carrera" del jardín, desde los años de guardería hasta el momento en que deben enfrentar el mundo "real" y empezar prescolar. No es joda, bugman.

piscuiza dijo...

Pregunto: alguien sabe por qué ahora no enseñan a atarse los cordones en el jardín?
Antes esa era como la materia filtro, ahora salen del preescolar haciendo unos nudos cuádriples que ni Mc Giver desata.
Saludos

Ouchurus dijo...

Cuando iba al jardín como no me gustaba el té que nos daban para la merienda, guardaba el vaso lleno, tapado con la servilleta en la clásica bolsita de tela...me parece que tal vez por eso no me dieron ningún diploma...o me faltaba una horneada, o todavía jugaba con los suplentes...

en fin, supe que Sergio está hace como 5 años tratando de desentrañar en terapia (los japoneses son fanáticos del psicoanálisis)porqué es que le caen taaan bien los pelados...

m. dijo...

piscuiza, será porque ahora las zapatillas vienen con velcro? Ahí va otra habilidad humana rumbo a la extinción.

Bugman dijo...

Jazmín, yo tampoco me lo explico. Pero debe ser una de las razones por las cuales no me ha asesinado mientras duermo.

Moonport, no se preocupe. Peores ataques he sobrevivido. (Y además, si se fija bien las opiniones están divididas).

Candorosa, veo que es usted una persona ecuánime (aquí les decimos así a las personas que nos dan la razón). ¿Su primer amiga también era japonesa? ¿Será una especie de tradición?

Ceo, lo comprendo perfectamente, pero no debemos permitir que nos quiten el humor. Ahí sí que estamos perdidos.

Dispersa, encima farandulero el asunto...en fin, qué quiere que le diga, para mí es todo muy sobreactuado. (No era tierno cuendo era preceptor, le aseguro. Bueno, ahora tampoco). Ah, a la fiesta de egresados esa a la que fue la policía sí me hubiera gustado asistir. ¿Será que lo que sobra en todos los casos son los padres?

Waitman, lo compadezco. Qué salames que vienen los padres ahora. Pero qué salames.

Conocido, ¿800 pesos?¿El Jardín de infantes? A la marosca. Me voy a hacer una vasectomía y vuelvo.

M., le creo todo. La estupidez avanza indetenible, no me puedo imaginar lo que harán en unos años, pero lo peor es que ellos sí. ¿Verdad que ahora la mediocridad tiene premio? ¿Verdad que estamos en el horno? Verdad.

Piscuiza, ¿pero entonces aprenden o no? Tal vez haya cambiado la técnica de los nudos. ¿Se atarán los zapatos con el famoso nudo Gordiano?

Ouchurus, tuvo suerte. A mí me daban café con leche, y yo odio la leche desde pequeño. Hubiera sido feliz si me hubieran dado té. Hay una inexactitud en su referencia a mi amigo oriental. En esas épocas yo no era pelado y hubiese sido difícil pronosticar mi alopecía. A no ser que los japoneses tengan una habilidad especial para esas cosas. Que no me extrañaría. Son unos capos, los japoneses.

M. Ah, eso puede ser. Tampoco aprenden a decir la hora, con esto de los relojes digitales. Y en el secundario no aprenden a usar la tabla de logaritmos. Se me dirá que no es necesario, pero aprender cualquier cosa hace que las conexiones neuronales se multipliquen, es como hacer gimnasia con la pensadera. Por eso vienen cada vez más pavos.

Ouchurus dijo...

pero a qué maestra kamikaze se le ocurre darle cafeina a un grupo de niños de por si excitados???? Aviseme a que jardín fue así no mando a mis hijos!
Y lo de su amigo...ay ay ay Bugman...por supuesto que los japoneses tienen una habilidad también para eso, y por si tampoco lo sabía también tienen una para detectar si usted será en el futuro pobre o próspero, bipolar, cataléptico o cornudo.

Bugman dijo...

Ouchurus, no se haga la listilla. No nos daban un expresso; un café con leche, y conste que le ponían mucha leche, tiene la misma cantidad de cafeína que un té. A no ser que tomaran té verde.
Ahora entiendo por qué Sergio y yo nunca volvimos a vernos.

Gabriela dijo...

yo le tengo que contar esto.. vengo IN DIG NA DA!!

Indignadisisisima!!!

Tengo un sobrino postizo al que adoro. Terminò este año su jardín de infantes y obviamente que se le hizo el acto de colaciòn a medida... a medida de sala de 5 años... o sea: en un pelotero.

Cuando le dije a mi amiga que me diera la dirección para pasar a saludarlo, darle un besote y compartir algùn juego me dijo que mejor lo saludara el sàbado en la casa porque NO ENTRABAN MAS ADULTOS EN EL PELOTERO!!

Bugman, me dejaron afuera del pelotero!!!

choripanboy dijo...

Hola,holaaaa,holaaaaaaaaaaaaaa...

moonport dijo...

Tantos comentaristas disconformes con el jardín de infantes me preocupa, pero más aún me desvela lo que dice Ouchurus sobre los japoneses.
Peligrosísima esa gente (los ponja), que encima se despierta antes que nosotros cada día.
Slds.

TheJab dijo...

En efecto, el Kinder donde el Coco 'estudia' realiza ceremonias del tipo que usted menciona, y a los padres eso nos cuesta algunos pesos, pero ¿qué importa?
Mientras la satisfacción supere al gasto (o lo justifique), por mí no hay problema.

Veamos si dentro de algunos meses mi descendiente puede obtener otro logro como este . Si no lo obtiene, tampoco importa; ya lee muy bien para la edad que tiene.

Acá entre nos, yo deserté del kinder porque me aburría: nadie sabe cómo pero cuando yo contaba con tres años, mi madre descubrió que ya sabía leer. Visto así, el mérito del Coco no es tanto.

m. dijo...

tal cual, bugman, "gracias" a los relojes digitales ahora no saben que antes del dos viene el uno, como nunca los ven uno al lado del otro... Leí hace poco que Eric Hobsbawm, el historiador, contaba que se empezó a preocupar cuando un aluCno universitario, de una universidad importante de Estados Unidos, le preguntó si el nombre "Segunda Guerra Mundial" implicaba que había existido una "Primera Guerra Mundial".

Entre tierno y demoledor, ¿verdad?

Bugman dijo...

Gabriela, eso es discriminación, lisa y llana. Reclame ante el INADI.
(Entre nosotros, vamos...¿en serio quería ir a un pelotero? Gente grande...)

Chori, hola, hola, lo escucho...¡holaaaaaaa! No hay caso, mándeme el mensaje con una paloma, un cuñado, un sobrino diligente.

Moonport, pero se van a acostar antes, habría que aprovechar las noches.

TheJab, está muy bien, pero después no se queje si a Megan le tiene que pagar el viaje de egresados alrededor del mundo, y la beca de perfeccionamiento en el Kinder de La Universidad Complutense de Madrid. (Oiga, lo de Coco sí es mérito, no disminuya).

M., lo que siempre me preocupa, y cada vez más, es que estos ejemplares son los que nos van a cuidar cuando seamos viejitos.Y van a desconectarnos el respirador artificial para enchufar la PlayStation 456

moonport dijo...

Muy cierto, Bugman. Hagamos ruido durante la noche, así se despiertan cansados y malhumorados.
Slds.

m. dijo...

jaja el futuro ya llegó bugman, el otro día me contaban de uno que cuidaba enfermos en el hospital y conectaba la play station, un boludón grande. Tenés la bola de cristal tenés bugmannnnn.

Gamar dijo...

SOy de fuertes convicciones y ayer le comente a mi mujer sobre éste tema y lo absurdo que me parecia. A ésto ella me respondió enojadísima y me dio todas sus razones para defender su postura: Que es hermoso festejar su primer etapa cumplida, que ellos lo disfrutan y se enorgullecen de... En fin, me convenció.
Estopy convencido que las fiestas de egresados del kinder son importantísimas.

Bugman dijo...

M., lo único que nos salvaría es que inventaran la electricidad inalámbrica.

Gamar, bienvenido. Sí, sí, veo lo fuerte que son sus convicciones, lo felicito. También veo que usted tiene una flexibilidad y una apretura mental notables. Lo felicito.

Gabriela dijo...

Bugman, está mal que yo quiera meterme en un pelotero?

Mire que ando buscando uno gigante como el que había en Coronel Diaz y Las Heras para festejar mi pròximo cumpleaños!


Es màs.. hasta soy capaz de hacer un curso aunque sea de corte y confección en Delego & Lagarrigue para tener mi propia fiesta de egresados ahi adentro!!

Lo que ud no entiende es que en el pelotero no entrabam MÁS adultos.. o sea.. YO no era la única loca!

La fiesta de egresados se la prepararon los padres para ellos.. a mi no me egañan! Egresaditos nada... !!

Bugman dijo...

Gabriela, no, qué va a estar mal. a mí me gusta Bob Esponja, mire si voy a tener autoridad para criticar que a usted le gusten los peloteros. Además cuando nosotros éramos niños no había. ¡Revuélquese en pelotas todo lo que guste, mujer, no se prive!

Wonder dijo...

Como anda Bugman? Mire, no quería terminar el año sin dejar un comentario en su blog, el cual leo desde hace mucho.
Además, quería comentarle que soy amiga de un japonés que se llama Sergio y cuyos padres se visten con kimono.
Así que ojo al parche. Si quiere le hacemos un homenaje a Bagnato y recreamos un "Gente que busca gente" versión navideña.
Y asi finalmente, se termina reencontrando con Sergio y se pone el birrete y se va lo más feliz de la vida. Si??????

loris lane dijo...

Hola Sr. Burgman

Que lindo y tierno relato. La parte de su amigo japonés, me ha inspirado a cenar sushi hoy (jeje)

Me parece interesante el punto de no celebrar cualquier cosa, sin embargo, yo creo que en la actualidad va de la mano de un esfuerzo superior que hacen los niños ahora.

Al menos en los que tengo alrededor (que son bastantes escasos, lo reconozco), se tiene que realizar un examen de admisión... si, si!! examen, que es más bien una entrevista para garantizar que el niño este listo para pasar 4 o 5 horas en una escuela.

En la escuela de mi sobrina, tienen que preparar "presentaciones mensuales" y llevan material para explicar un tema a elegir de varios que le asigna su maestra... Recuerdo particularmente uno que fue "electricidad" en donde llevaban globos para comprobar como se "electrizaba" el cabello de sus compañeros.

En fin... a mi me impacta la forma como ha evolucionado la educación infantil.. y repito.. no tengo muchos ejemplos ni experiencia al respecto, pero al menos desde lejos, pareciera que los niños hacen algo un poco más meritorio que cuando nosotros íbamos solo a jugar...

Lindo tema

Buenas Noches!

Bugman dijo...

Wonder, bienvenida, gracias por su comentario. No me diga que lo conoce a Sergio. ¿Sera El Sergio? ¿Habrá muchos japoneses llamados Sergio? ¿Habrá ido al Jardín de Infantes Ping Pong, en Martínez?
No se, no se...sería una casualidad cósmica. Creo que estoy asustado.

Loris, si me dice que su sobrina puede dar una clase de electrotecnia me rindo, me desdigo de todo y me pongo una empresa de organización de graduaciones de Kidergarten. Palabra.

Mariano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariano dijo...

Querido Bugman, paso escuetamente para dejarle un "felices fiestas" (dígame en dónde se lo acomodo), para usted y todos los compañeros comentaristas. En caso de que forme parte de la comunidad de noruegos que no festejan Navidad, sólo haga caso omiso al mensaje. Tampoco acepte la salutación si es que pertenece al selecto grupo de pelados poco afectos a los firilundines navideños.
Bueno, ni hablar de la logia de los zurdos que... bueno, se entendió la idea.
Por caso, si es que corresponde, que la pasen todos de la mejor manera posible.
Salute y cañitas voladoras para todos.

Blog Widget by LinkWithin