domingo, 10 de febrero de 2008

Al vuelo

Estr artículo es casi experimental, lo he comenzado sin tener en mente sobre qué habrá de tratarse, y lo publicaré sin revisarlo.
Tal vez es una oportunidad de ver cómo van encadenándose pensamientos aparentemente inconexos para configurar un texto coherente, o puede que sea una pérdida de tiempo (sobre todo para ustedes, estimados lectores).

Normalmente tengo cierta idea, cierto anteproyecto de cada artículo que escribo. Algunos de ellos están en construcción durante meses porque no me gusta el rumbo que han tomado, otros como este se escriben y se publican al instante. En los años que llevo escribiendo siempre me pregunté qué era mejor, si revisar una y otra vez corriendo el riesgo de esterilizar los párrafos o publicar casi en bruto, con apenas cierta consideración por la ortografía y la sintaxis. Todavía no me contesto.

Lo que siempre hago es pensar el tema, y tal vez el título antes de empezar. Menos esta vez, claro. Me siento un poco como esas personas que se largan a hablar sobre cualquier cosa sin haber pensado lo que iban a decir. Que son la mayoría de la gente. Un ejercicio que hago cuando estoy en una reunión y me estoy aburriendo (que es casi siempre que estoy en una reunión) es tomar lo que dice alguien y sacarle todo el palabrerío superfluo para ver qué queda. La mitad de las veces no queda nada. La otra mitad se completa con cosas como "soy mejor que todos ustedes", "por favor préstenme un poco de atención", "estoy sexualmente insatisfecha", "todos moriremos" y "estoy demasiado borracho".

Observar un grupo de mujeres conversando puede ser una experiencia fascinante, siempre y cuando no se pretenda seguir el hilo de la conversación. Las mujeres pueden tener tres o cuatro conversaciones simultáneas, y el tradicional esquema de declaración/silencio/escuchar respuesta no significa nada para ellas. Aseguran que se entienden, que conversan , que dialogan. Los hombres podemos opinar que según nuestra experiencia resulta imposible intercambiar información si todas hablan a la vez, pero o realmente ellas se comunican a otro nivel o es una gran farsa que vienen sosteniendo hace siglos y después inventan que Fulana les contó tal cosa. Tengo mis sospechas. Pregúntenle a dos hombres sobre qué hablaron y los dos dirán siempre lo mismo: "sobre nada". Pregúntenle a dos mujeres y tendrán versiones totalmente diferentes.

Yo puedo ser un gran conversador, si tengo ganas. Lo malo es casi nunca tengo ganas. Conversar es para mí una actividad incidental, algo complementario a lo principal. Se puede conversar mientras se hace algo. Sentarse a conversar es horrible, tiene algo de pseudointelectualidad, de psicoanalítico, de pérdida de tiempo. A no ser que estemos tratando de seducir a una señorita. Claro que en ese caso la conversación es una herramienta, y estamos en lo que yo decía al principio, conversamos mientras seducimos. Y si la cosa viene muy conversada me parece que ya perdimos.

En todas las revistas femeninas y los programas de televisión para amas de casa se insiste sobre lo importante que es el diálogo en la pareja. Pamplinas, lo importante es que los dos se soporten mutuamente, que no es tan fácil como suena. Porque si el tipo tiene que morderse los codos para apaciguar las ganas de ahogar a su mujer con la almohada mientras duerme, no lo va a resolver dialogando. A lo mejor lo puede consultar con la almohada. Seguro que la almohada no se queja de que no hay diálogo. Porque ellas son las que después de leer esas revistas o ver esos programas nos vienen con eso de que entre nosotros no hay diálogo. Puede ser, pero hay que mirar la parte positiva. Hasta ahora nunca te ahogué con la almohada.

Tengo la sospecha de que una especie de tema surgió por sí solo durante la elaboración de este artículo.
Dejémoslo así, entonces.


Buenas noches.


PD: Casi me olvido. Rubén, de Blog Bis , sin consultar a sus compañeros de blog me dio un premio.
Como digo en estas ocasiones, no somos dignos, no somos dignos. (Me voy a saltear la parte de otorgárselo a cinco bloggers más, porque después estamos todos una semana hablando de esto, si alguien lo quiere, haga de cuenta que se lo entregué).



40 comentarios:

Stella dijo...

Hooolaaa

Estar en una reunion de amigas y formar parte de la convesacion es una experiencia fascinante!
Es un viaje de ida, le diría!
Lo reconozco, hablamos de muchos temas mezclados, a veces ni siquiera terminamos la frase que estamos diciendo porque no hace falta, la otra ya entendió!!
Me reconozco, en general, poco charleta, de manera que si el grupo es grande (mas de 4), paso mas tiempo callada que conversando, pero puedo seguir perfectamente el parloteo de las otras!
Es que sabe que?
Desde que nací que soy mujer. Hace aaaaaaaaaaaaños que vengo practicando!! jajaaja

Besitoo

Estrella dijo...

Sospecho que usted es un buen conversador, cuando quiere, claro.
Hay grandes conversadores y grandes observadores. Yo soy de las que observan (que bien divertido es): para la charla, no más de dos o tres.
(

Joel AAA dijo...

Me gustan los posts cuando son escritos así, al vuelo, y resultan como el presente. Felicidades.

Me sorprendió leer eso de que "Sentarse a conversar es horrible, tiene algo de pseudointelectualidad, de psicoanalítico...". Digamos que no lo esperaba de usted. Bien se ve que los disfraces y las falsas apariencias no le van.

A mí me parece que esto de leer, comentar y recibir respuesta al comentario es una especie elevada de conversación (o al menos tiene el potencial de serlo) donde cada parte tiene tiempo suficiente para revisar el no estar diciendo barbaridades (aunque yo mismo no lo revise), por lo cual llega a tener un toque intelectualoide.

"En todas las revistas femeninas y los programas de televisión para amas de casa..." caramba, qué bien enterado está usted.

De modo que le llegó el premio Arte y Pico. Ya me parecía que se habían tardado en dárselo. Yo no se lo dí por razones que usted mismo podrá deducir.

Todos Gronchos dijo...

A las únicas mujeres que soporto escuchar hablar son las que me calientan. A las demás las oigo, pero no escucho nada.

Es como un zumbido.

Mensajero dijo...

De pocas cosas disfruto tanto actualmente cómo del silencio.
Es que la mayor parte del tiempo hay alguien hablándome.
Estoy entrenando a mis hijos y a mi mujer para que me manden mensajes de texto si tienen algo que decirme…si necesitan una comunicación más afectiva, pueden dejarme un mensaje de voz.
No me consideren una persona fría, distante, o un padre abandónico.
Si mi familia necesita verme siempre tengo unos segundos para una videoconferencia.

el charlo dijo...

Y bueh... Con las minas no se puede hacer nada... o sea una cosa sería "no ahogarlas con las almohada"... pobrecita... no solo le dejamos los más horribles pensamientos, sino que la empapamos en sudor, y la usamos como arma homicida... no por mí claro!

Geoffrey Firmin dijo...

Es cierto que hay poquísimas conversaciones interesantes. Pero las hay. Y quizás se den mientras uno hace algo. O quizás no.
Con respecto a la "falta de diálogo" en la pareja es, como usted apunta, creación de las revistas y de psicólogas mal avenidas. Como aquellos consejos revisteriles en los cuales el marido de la mujer lectora es, invariablemente, oficinista.
Admiro profundamente su eficacia (y elegancia!) para escribir. Pensando antes o improvisando.
Abrazo cordial!

PD: Pocas cosas me resultan más invasivas que, ante un silencio, me pregunten :"qué pensás?" Ahí, se termina el diálogo. ;-)

El profe dijo...

Si entre hombres se cruza al mismo tiempo más de una palabra, seguro que irá precedida, acompañada o seguida de golpes, libaciones y hasta lágrimas y/o abrazos...en las mujeres es de lo más natural que conversen todas al mismo tiempo y que ¡se entiendan! Saludos.

RacuRock dijo...

yo prefiero escribir al bruto como lo llamas.. no puedo analizar mis textos ni lo que cuento.. no se se me hace que si lo modifico le quito la originalidad al mensaje.. bueno gustos son gustos.. yo tampoco soy buen conversador.. es mas.. no converso .

Victor dijo...

Distinguido Bugman: Estoy empezando a confirmar la sospecha que usted padece la misma "patología anti social" que me aqueja. Me sentí muy identificado con ese señor que publico un aviso en La Nación pidiendo que por favor no lo invitaran mas a casamientos, ni a ningún tipo de eventos. ¿Lo vio?

Para ser -al vuelo- la entrada, esta bastante redonda.

Saludos

GORRION pys dijo...

No sé bien por qué, pero me acordé de un viejo artículo de Larra, apenas ví la intención suya de reflexionar sobre el uso social de la palabra (sí, ¿qué otro uso podría tener?).
Según estudios realizados por psicólogos de los Estados Unidos, el 85% de la comunicación en la pareja es no verbal; es decir que, una de las mentiras más grandes que se dicen por ahí, es que el diálogo es lo más importante en la pareja. Para seducir a una mujer lo que más hay que usar, ante todo, es la imagen por sobre el "logos": ¿Se imaginan a Kant seduciendo muchachas con su lógica implacable? Suena un poco extraño, ¿no?. Larra decía, más o menos que, en el mundo animal las "parejas se llevan bien, precisamente porque no hablan, a la inversa de lo que ocurre entre los humanos, que poseen ese don (por llamarlo de alguna manera). El arte de la palabra, sostenía el ilustre "bachiller", se había inventado para embaucar, mentir y hechizar. Los que más hablan son los políticos, los sacerdotes, y los humanistas, sin contar en la clasificación a las mujeres, claro está; precisamente, porque sus posiciones se sostienen sobre la ingenuidad de sus receptores.
El fuerte le mentirá al débil por ambición y por vanidad; el débil al fuerte por temor; el pobre al rico por necesidad y por envidia. En fin, decía Larra, déjenlos hablar, y allí verán el concierto de la mentira desarrollarse, como una gigantesca sinfonía, añado yo.

Saludos.
GORRIÓN pys
Saludos.

Bugman dijo...

Stella, es sabido que las mujeres son multitasking. De lo que no estoy seguro es de que lo hagan bien. Por ahí nos vienen mintiendo y nosotros como buenos giles, nos la creemos.

Estrella, es verdad, pero la mayoría de las veces escucho. De vez en cuando meto un bocadillo, si me dejan .

Joel, gracias. En realidad me refiero a que es preferible que la charla surja espontáneamente, sin buscarla, domesticarla, forzarla. Si alguien me dice "sentémonos a conversar" me pongo a la defensiva.
(Me imagino por qué no me dio el famoso premio, es porque estoy atrasado en el pago a los comentaristas, ¿verdad?).

Groncho, los hombres desarrollamos una sordera parcial que nos permite sobrevivir. Si escucháramos tooooodo lo que dicen las mujeres sospecho que no podríamos procesarlo.

Mensajero, no sabe cómo empatizo con usted. Me parece que el hecho de hablar por hablar está sobrevalorado.

Charlo, no crea, con las minas se pueden hacer muchísimas cosas. Preferiblemente en silencio, claro. O si acaso emitiendo sonidos guturales.

Geoffrey, gracias, (¿elegancia?¡Salga de ahí!). Eso de ¿qué estás pensando? es ciertamente un ultraje. Es peor que andar revisando bolsillos ajenos.

Profe, estupenda observación, auqnue tengo mis dudas. No estoy completamente convencido de que se entiendan. Llevo años estudiando el fenómeno, y dos mujeres sometidas a careo acerca de una conversación reciente suelen caer en contradicciones que cualquier juez notaría inmediatamente.

Racurock, como dije, a veces reviso, a veces no. En algunos casos perder una supuesta frescura en favor de un estilo más pulido vale la pena. Un abrazo.

Victor, es verdad, trato de huir de las ocasiones sociales siempre que puedo. La perspectiva de tener que charlar con un grupo de desconocidos me pone de invariable mal humor. Desgraciadamente mi pareja es de lo más sociable, y me arrastra a toda clase de àgapes. Es una de las cosas que extraño de estar soltero, faltaba a todas las fiestas. (No leí el aviso de La Nación, pero seguro que me hubiera gustado publicarlo).

Gorrión Pys, hermoso. Me encantó la argumentación. Gracias.

La candorosa dijo...

Interesante lo que le surge cuando no tiene pensado el tema del post.
Siga insistiendo por ese camino. La libre asociación de ideas, termina siempre en algún tema principal...

Las mujeres hablamos mucho... ¡¡pero como me gusta ver la cara de los hombres cuando sus "mujeres" estan calladas por laaaargosss ratos!!!
¡¡¡Mueren de terror!!! jajajaaaa

Saluditos!!

no tan iguales dijo...

Estoy de acuerdo con el tema del parloteo entre mujeres: más de un rato me molesta y una tiene la firme sospecha de que no se se escucharon Pero debo argumentar en su favor (nuestro favor) que muchas veces mis propias amigas me han sorprendido recordando exactamente qué dije, qué quise decir, a qué o quién me refería y otras puestas en contexto increíbles de frases mías dichas en el medio del tumulto verbal de cinco minas a los gritos.
Y, aunque por lo general disfruto mucho de las conversaciones con amigos hombres, debo argumentar en su contra (la de los hombres en general, nada personal, Bug) que muchas veces ante la mención recordatoria de cierto hecho que en su momento parecía el eje principal de una charla, la respuesta del muchacho en cuestión suele ser "no me acuerdo, pero pasame el azúcar". The end.

Garfio dijo...

Antes que nada, enhorabuena por el premio.

En lo del artículo, para mi que las mujeres han llegado a desarrollar una serie de habilidades que no me imagino en un hombre. No solo son capaces de hablar todas a la vez de varios temas a la vez y entenderse, es que, además, son capaces de enterarse de una conversación ajena A LA VEZ QUE SUCEDE TODO LO ANTERIOR. Reconozco que a mi me harían falta varios cerebros para siquiera intentarlo.

capitanfla dijo...

Le agradezco por ser tan amable de de permitirme tomar el premio.

Un abrazo peronista.

Has dijo...

He tenido la suerte, o desgracia de estar en medio de charlas femeninas. Aseguro que tienen hilo, pero es muy difícil el seguirlo si uno quiere participar. Porque cuando uno comenta algo al respecto de lo que se está hablando ya cambiaron de tema, y si no comenta y sólo se limita a escuchar se ve que cambian de charla enseguida. Una cosa lleva a la otra y está todo enlazado. Así pueden empezar hablando de anatomía y terminar hablando de los pitufos, y encontrar 15 puntos intermedios que las llevaron a eso.
También he tenido charlas con amigos de ese tipo, pero siempre que eso pasó estábamos borrachos...

Saludos!

Has dijo...

He tenido la suerte, o desgracia de estar en medio de charlas femeninas. Aseguro que tienen hilo, pero es muy difícil el seguirlo si uno quiere participar. Porque cuando uno comenta algo al respecto de lo que se está hablando ya cambiaron de tema, y si no comenta y sólo se limita a escuchar se ve que cambian de charla enseguida. Una cosa lleva a la otra y está todo enlazado. Así pueden empezar hablando de anatomía y terminar hablando de los pitufos, y encontrar 15 puntos intermedios que las llevaron a eso.
También he tenido charlas con amigos de ese tipo, pero siempre que eso pasó estábamos borrachos...

Saludos!

Has dijo...

Le dejo a usted la tarea de borrar el post repetido!

Jazmin dijo...

jaja, dolor de cabeza, jaja, aburrido radio-comercial en ingles, jaja mucha tarea y pendientes, jaja, la bicicleta, jaja dolor de cabeza. Le ha entendido???

Joel AAA dijo...

Once cuotas, Bugman... y mi esposa está embarazada, así que póngase al corriente de una buena vez.

Naimad dijo...

Nunca mejor descripto. Hace, ya harto de maldecirme por no tener agallas para tomar la almohada y antes de mi divorcio, tiempo tomé una postura: no tratar de entenderlas, sino de disfrutarlas. Si, ya se, parece joda, pero no lo es.

Si, ya se Bugman, es muy facilista, pero no puede ser todo tan complicado. Además, yo no puedo ser muy exigente.

Sus escritos nuevamente son reveladores, como el fotógrafo de la vuelta de casa. Le dejo un abrazo en medio de un palabrería ininteligible y cuando guste lo espero a mirar minas, tomar cerveza y/o café, comer pizza y ver buen futbol, y en medio de todo eso (o de paso) charlamos.

Abrazo de gol

Fernan dijo...

No se si lo suyo es machismo o realismo... que terrible!

Yo tengo la teoria que todos los qeu escriben en revistas para mujeres lo hacen en joda, no hay chances qeu alguien crea como real tantas pavadas juntas.

Bruno dijo...

Tiene que buscarse un pasatiempo compartido. Mi mujer va a la casa de la amiga y yo me encierro con su marido en el estudio musical que tiene y nos quedamos haciendo música hasta que nos llamen. Lamentablemente, la mayoría de las veces, luego de estar horas tocando, salimos a ver que pasa.......y siguen charlando.

Verónica dijo...

Vaya Sr. Bugman! Qué genio! Espero que todo se arregle favorablemente por casa...
Pese a los tintes machistas de este articulo, debo reconocer que en efecto, no hay nada más desagradable que el parloteo insulso de una mujer, y eso que los caballeros no han tenido que soportar la antesala en un salón de belleza, pero vamos señores! no dramatizen que no siempre es así.
En favor de mi género podría decir muchas cosas, pero ya entraríamos en una especie de polémica sexista y Dios nos libre de convertir estos comentarios en una sala de chat...

He aquí la maravilla de la comunicación escrita, la mujer se enfoca y el hombre comprende, ya que si tiene dudas lo puede volver a leer.

Saludos!

Daniel de Rosario dijo...

Todos los hombres reniegan de las mujeres, pero todos o la mayoría terminamos casados. Que las mujeres son insoportables no es un pensamiento machista, es un pensamiento pelotudo. Te quiero ver a vos galán, cuando no se te pare ni con la Marcha de San Lorenzo, (Febo asoma, ya sus rayos iluminan el histórico convento…) si está no la del club de la pelotita; cuando se te hinche la próstata y tengas que levantarte 29 veces en la noche a mear, cuando se te escapen los gases, los erúptos, cuando ya no recuerdes que día fue ayer, cuando mires el peines y digas , que es eso?…si a vos te va a pasar también, o te crees que todos nacimos Arnold Schwarzenegger, y quien cárajo va a estar a tu lado si la que no le entedés bien las conversaciones con la amigas, porque la mina esa que siempre nos miraba con ganas está con un tipo joven y con guita. Olvidate


Hasta pronto. Me voy a hacer pipi.

Bugman dijo...

Candorosa, si las mujeres están calladas por largo rato, es porque están durmiendo. Algunas hablan en sueños, además.

NTI, es una duda que me aqueja, si es que se entienden y recuerdan sus conversaciones caóticas. Tengo testimonios como el suyo, que apoyan la teorìa, y en contra tambièn.
En lo que respecta a los hombres, me entrego, tiene toda la razón. Algunas veces no nos acordamos de los que hablamos, otras (que es peor) fingimos no recordar para eludir conflictos o responsabilidades. Mea culpa, mea culpa.

Garfio, gracias, ahora se lleva mucho eso de estar premiado, me parece que lo original es que no te den ninguno.
La capacidad multitarea de las mujeres merece un estudio profundo. ¿Es real, o nos han estado engañando por siglos?

Capitanfla, mi estimado, lleve dos, por si acaso. Mire que la calle está dura. Un abrazo extrapartidario.

Has, la verdad es que para mí es un misterio esa supuesta capacidad. Sigo investigando.
De ninguna manera voy a borrar el comentario repetido.
De ninguna manera voy a borrar el comentario repetido.

Jazmín, entendí perfectamente. Debo tener un pequeño desequilibrio hormonal.

Joel, no puede ser. Once cuotas, qué desastre. Vamos a tener que hablar de un plan de pagos.

Naimad, su postura no es nada facilista, es de lo más sensata. (Igual la curiosidad no me la quita nadie). No me gusta el fútbol, pero para lo demás me anoto.

Fernan, puede ser machista, puede ser realista, pero tampoco me otme tan en serio. Los que escriben en revistas femeninas son hombres. No le encuentro otra explicación. Las revistas femeninas tratan a las mujeres como tontas, y las revistas masculinas tratan a los hombres como onanistas. Evidentemente hay bastante de ambas cosas, porque si no esas revistas no existirían.

Veronica, no me tome tan en serio, sobre todo en un artículo como este que salió sin edición ni reflexión. El incomprensible parloteo de un grupo de mujeres es algo que nosotros no entendemos, y eso no significa que sea malo ni bueno.

Daniel de Rosario, tenga mano tallador. No pienso que las mujeres sean insoportables, tampoco creo haber escrito eso.
Algunas veces recurro a la exageración para lograr un efecto más o menos humorístico en mis artículos. Que no lo logre es otra historia.
(¿A mí me va a decir lo del peine?)

Garfio dijo...

Si no es real, nos han llevado de la nariz (no sé por qué uso el pretérito) desde la noche de los tiempos y eso nos convierte en ... en ... en fin, que prefiero la opción multitarea. Habrá que estudiar.

Daniel de Rosario dijo...

Sr. Bugman, todo bien, no lo dije por ud. al menos lo del peine.


saludos.

el charlo dijo...

Es cierto lo que dice... o sea que cuanto más animal el comportamiento de la mujer mejor... al final las preferimos nosotros irracionales!

Nadie dijo...

Así que las mujeres parloteamos ...
Sabe qué, Bugman?
Tenía un montón de cosas interesantes que decir, pero ahora me callo.

Me ofendí, que tanto.

Desirée dijo...

Me gustó mucho los cocneptos que suelen quedar cuando uno saca las palabras de adorno en las conversaciones. Especialmente dos: "todos moriremos" y "estoy muy borracho".
Con respecto al tema de la conversación femenina, creo que la amistad del género se funda sobre el "NO escucharse". Si escucháramos todo lo que nos decimos estaríamos solas! Confieso que muchas veces cuando me hablan y me aburro (y esto vale para hombres y mujeres) me pongo a pensar sobre el Tíbet, la pelusa del ombligo o qué me gustaría cenar.
Por otra parte, muchas veces mantengo conversaciones con gente que me saluda como si me conociera de años y yo no logro reconocer. Cortesía? No sé, sólo no me atrevo a preguntarle quién carajo es después de un saludo emocioando y efusivo. Esto último no tiene nada que ver con el post, pero en honor al método que usaste, Bugman, yo también le di vuelo propio a mi "stream of consciousness" .

Felicitas dijo...

Sr. Bugman.
Ud. ya no dialoga más con nosotras.
Puedo asegurarle que somos un poquito mejores que su mejor almohada.

Bugman dijo...

Nadie, vamos, no sea chiquilina, no se va a ofender por esa pavada.

Desireé, precioso comentario, me gustó mucho su vuelo no programado. Gracias.

Felicitas! Puede que ya no dialogue tanto como antes, pero le aseguro que asisto extasiado a escuchar sus monólogos. Ya quisiera yo apoyar la cabeza en vuestros regazos.

CLAUDE dijo...

Vaya, vaya, veo que Ud. mismo sigue sus propios consejos ("deje que fluya"). A la vista del resultado positivo, creo que le voy a hacer un pooco de caso.

Bugman dijo...

Claude, muchas gracias, pero debo advertirle que no está probada la eficacia de mis consejos. No conozco a nadie que me haya hecho caso, nunca.

Lenchas Inc. dijo...

Mi estimado Sr. Bugman:

Opino que las mujeres realmente podemos tener dos o tres conversaciones a la vez y aún así tener un circuito comunicativo.

Lo que sí me parece fascinante es que mientras hablamos de una, regresemos a la otra y adelantemos un poco de la siguiente para continuar con el tema en cuestión. jajaja Un verdadero sinlogismo.

Luigi dijo...

La puta madre, gracias por el premio... me lo puedo llevar?
Está bien que de arte y creatividad no hay una mierda pero gracias, gracias igual, muchas gracias, gracias totales... gra.. yo... (oh, estoy llorando...)

Bugman dijo...

Lenchas, más que sinlogismo para mí es un misterio. No puede ser cierto. Me reservo el derecho a dudar.

Luigi, bienvenido, ¿vió lo que es estar en el lugar indicado y el momento correcto?

exorcucho dijo...

He estado pensando en algo... O somos razas distintas... O simplemente la unica diferencia no son los genitales X-D...

Genial, por cierto.

Blog Widget by LinkWithin