domingo, 29 de julio de 2007

Por fin nos vemos las caras, su Majestad

Esta mañana mis captores fueron más allá de todo límite. Hasta para el trato a prisioneros hay ciertas normas, caramba. Me despertaron a las diez y media (sí, así como lo leen) y me dijeron que tenía que estar listo en una hora porque el Rey Harald V de Noruega vendría a visitarme. Será muy Rey el fulano, pero esas no son horas de despertar a un hombre.
Como si esto fuera poco, me dieron para vestirme un frac de Ted Lapidus, sabiendo que yo solamente uso Armani. Casi me niego y me quedo con la bata de seda que uso habitualmente. Pero debo decir que a veces mi voluntad flaquea, y dejé que el valet me pusiera esas ropas ordinarias, no sin hacerlo esperar en la puerta del baño un poco más de lo acostumbrado. A las once y media estaba listo para recibir al soberano, que según me dijeron me estaba esperando hacía un buen rato.

Rodeado de chambelanes, guardias reales, ayudantes de cámara, edecanes y funcionarios varios, el Rey entró a la sala de reuniones de mi celda con una sonrisa un tanto turbada. Hay que confesar que el tipo estaba elegantísimo, categoría de la cabeza a los pies. Claro, vestido así, hasta yo parecería un jefazo. En seguida dió instrucciones a sus acompañantes para que se retiraran, cosa que hicieron con reticencia (en un momento el hombre perdió la paciencia y gritó una orden en noruego : "¡Rajensen, gilastren"!). Luego nos sentamos en sendos sillones franceses del siglo XVIII (un mobiliario por demás frugal) y me preguntó cómo me encontraba, en un sorprendente español con acento castizo.


-Bien. A pesar de sus esfuerzos- contesté con ironía-.

Harald V se revolvía en su asiento. Parecía incómodo. Miró al techo, suspiró, y comenzó a hablar:

-En primer lugar quiero pedirle disculpas por esta lamentable confusión. No era nuestra, perdón, no era mi intención traerlo aquí contra su voluntad.

Lo interrumpí. Le relaté los acontecimientos desde la súbita interrupción de mi servicio de Internet de banda ancha hasta el último de los maltratos a los que me habían sometido, incluyendo el hecho de que esa mañana no había tenido tiempo de desayunar. Le recité la Convención de Ginebra de cabo a rabo, sin dejarme amilanar por el hecho de no haberla leído nunca, y le exigí una explicación completa, eficaz, definitiva, satisfactoria y coherente, además de informarle que una media docena de mis lectores estaban cerrando el cerco sobre mi lugar de cautiverio, y que si no me liberaba por la buenas, entonces iba a ser por las malas.

Se quedó un poco anonadado, no tanto por lo que dije sino porque en su calidad de Rey no estaba acostumbrado a que alguien lo interrumpiera. Resistiendo el impulso de gritarle a sus garde du corps que me tranquilizaran en forma expeditiva, dejó que terminara mi berrinche y luego dijo:

-Señor Bugman, como le decía antes de que usted estallara, esto no ha sido más que un lamentable error. Como usted seguramente lo sabrá, soy un lector asiduo de su blog. Me divierto mucho cada vez que menciona a mi país y elucubra esas disparatadas teorías sobre nuestra supuesta superioridad tecnológica. Por supuesto que lo tomo como lo que es, una gigantesca broma, ¿verdad?.

Me quedé callado.

-¿VERDAD? Insistió el monarca.

-Supongamos que es verdad, -dije-, pero eso no explica por qué...

Ahora fue él el desconsiderado que me interrumpió.

-Bueno, el otro día estaba leyendo el blog, y se me ocurrió comentarle en voz alta al Jefe del Servicio Secreto Noruego, que justo estaba por ahí : "Jor, jor, cómo me gustaría conocer a este caballero".
El Jefe me preguntó "¿A quién se refiere, su Majestad?". Y yo le mostré el blog y le dije, "A Bugman, cómo me gustaría conocer a Bugman".

El Rey Harald hizo una pausa. Yo me quedé en silencio. Creo que estaba esperando que yo lo animara a continuar, que dijera algo como "¿Y entonces?". Pero no lo hice. Al rato, un poco desilusionado, siguió solito:

-Usted sabe que el noruego es un idioma muy eficiente. Utilizamos pocas palabras, todo se basa en el tono y la inflexión.

Otra vez se quedó esperando, y yo nada.

-Ehhh..bueno...-siguió-. Resulta que la frase "Como me gustaría conocer a Bugman" y la frase "Mediante el ardid de hacerse pasar por técnicos de reparaciones de una empresa proveedora de Internet por banda ancha y tomando la precaución de comprobar que efectivamente existe una falla en el servicio, irrumpan con una unidad de comandos en el domicilio de Bugman, aprésenlo y tráiganlo ante mí independientemente de sus deseos" suenan casi exactamente igual en mi idioma.

Protesté. No podía ser. Claro que para mí podía sonar igual, pero yo no era noruego. Cualquier descendiente de vikingos notaría la diferencia en el tono, la inflexión o lo que fuere.

-Normalmente sí...-Harald V arrastraba las palabras, miraba la punta de sus zapatos, se estaba poniendo todo colorado. Me pareció que estaba a punto de confesar algo terrible.

-Normalmente sí, -continuó-pero yo...caramba, cómo me cuesta decir esto...yo...

-¿Qué, qué QUE?-dije casi gritando y olvidando todo protocolo que de todas maneras nunca había recordado.

-Yo estaba hablando con la boca llena. Estaba comiendo un kaffebrød. Es imperdonable. Lo sé. Le pido disculpas.

No supe qué decir. Aparentemente se estaba disculpando más por haber faltado a una norma de urbanidad que por haberme secuestrado. En el fondo, sonaba coherente. Yo ya sabía que los noruegos están majaretas.

El Rey empezó a levantarse de su asiento, mientra decía que le hubiera gustado conocerme en otras circunstancias, y que me enviarían a mi casa de inmediato y "buscarían una forma de compensar cualquier molestia que yo hubiera podido sufrir".

Me agarré de esta última frase como un náufrago a una madera flotante.
Le dije:

-Estoy dispuesto a disculpar y olvidar todo este incidente con una condición.

El Rey me miró asombrado, porque también era novedoso para él que le impusieran condiciones. Pero me dejó hablar, aunque más no fuera por curiosidad.

-Quiero que admita públicamente que los noruegos son una raza tecnológicamente avanzada, que dirigen el mundo desde las sombras y que los OVNIS no son más que sus propias naves de transporte.

Me miró seriamente. Por un momento pensé que esta vez sí iba a llamar a los guardias. Pero de pronto, sonrió. Y después, lanzó una carcajada.

-¡Jor, jor, jor jor!¡Ese es el Bugman que queremos!¡Jor, jor, jor! ¡Por favor, siga escribiendo! ¡Jor, jor, jor!- El sonido de su risa se mezclaba con el tintineo de las múltiples condecoraciones que le colgaban del pecho.

Y después salió a la terraza de mi celda, se subió a la baranda, me miró, y guiñándome un ojo, salió volando.

Lo último que recuerdo fue una especie de tumulto, entraron unas personas con uniformes todos apurados, atropellándose. Uno de ellos estaba descalzo, y tenía los pies raros. Su rostro me pareció familiar. ¿Rodríguez?. Creo que me desmayé.

Abrí los ojos en mi casa. Todo parece igual que cuando me fui. De hecho todo está exactamente igual. Casi se diría que nunca me fui. Empiezo a pensar que todo el incidente fue un sueño inducido por haber cenado guiso de lentejas con chorizo colorado. Por las dudas voy a tirar a la basura las sobras.
Pero al abrir la heladera, algo no está bien.

¿Cuándo compré yo cuarenta kilos de bacalao noruego?

Buenas noches.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Menos mal. Me estaba empezando a preocupar seriamente. Hasta ahora estaba preocupada pero de manera jocosa... (?)
Me alegra que este de vuelta. Bueh, ud. esta de vuelta hace tiempo. (!!)
Willkommen!
Ponja

TheJab dijo...

... y ahora, �qu� hago con el dinero que depositaron quienes atinaron a descifrar el n�mero de cuenta bancaria?

�Compartir� con 'su media docena' el bacalao?

Ap�nteme.

Gentleman dijo...

Es cierto mi estimado , el chorizo colorado da pesadillas, ahora...¿usted dijo colorado o del colorado?
saludensen.

Mariela dijo...

¿Nunca te habían hablado de los efectos secundarios del bacalao noruego?

Largalo ahora ... es un camino de ida.

Si te vuelven a ofrecer, solo si no.

Garfio dijo...

¡Qué susto me ha dado! A primera vista me había parecido la foto del nuestro (compare, compare, tienen un puntillo de similitud...).

Bueno, la cuestión es que ya está usted de vuelta, sano y salvo y que yo, pese a mis intentos, no he conseguido compartir su cautiverio.

En cualquier caso, desconfíe del salmón ya que puede tener alguna sustancia lavacerebros. Mándeme a mi al menos una muestra y yo, tras concienzudo análisis, ya le diré si puede comerlo o me lo tiene que enviar todo para guardar muestras.

Saluden, digooo saludos.

El Pasquín dijo...

TEndría que haber aprendido modales con la Chiqui antes de presentarse ante el Rey... pero bueno, por suerte todo salió bien.
Saludos Bugman, seguiremos su historia.

el charlo dijo...

Mire... una vez luego de comer un guiso de lentejas aparecí del otro lado del espejo. Lo que más dolían eran las astillas del vidrio... nadie con bebidas o fracs... me parece que no compré el paseo top...
Además del bacalao trajo arenque? aunque sea imaginario...

Óscar dijo...

Vaya con los noruegos y los trucos de su lengua, no quiero ni pensar qué hubieran entendido los agentes del Servicio Secreto Noruego si el Rey, en vez de kaffebrød, hubiera tenido la boca llena de un asado o un par de empanadas, entonces sí me preocuparía por su bienestar Sr. Bugman.

Pola dijo...

He recibido el informe de su liberación Bugman. Me alegro que este asunto haya terminad bien. Las cuestiones con Polonia habrían dilatado el rescate por lo menos unos dias más.

Al fin puedo sacarme este traje de teletubie.

Fabiana Bump dijo...

"Mondongo" (te acordás?)
"Chorizo colorado"...
¿No te parece que es hora de hacerte vegetariano?

Emeefe dijo...

Mmm..no se sacó una foto con el rey Harald? Si no me muestra una foto no se lo creo. Usted siempre se saca fotos cuando trata con primeros mandatarios!

Bugman dijo...

Ponja, no estoy muy seguro si lo de que estoy de vuelta es elogio o mordacidad. Bah, conociéndola, solo puede ser una cosa. No me molesta :P

Thejab, no me diga que su recaudación de fondos dio resultado. Supongo que habrá que devolverlos, deduciendo una pequeña comisión por administración y papeleo...en fin, ¿adònde quiere que le mande el bacalao?

Gentleman, pero qué soez. No tengo idea de si el chorizo del colorado provoca malos sueños. Tal vez usted pueda ilustrarme al respecto.

Mariela, bienvenida. No sabía, gracias por la visita y la advertencia." Vendo bacalao noruego, legítimo, importado, chiche bombón".

Garfio, ¿qué salmón? Bacalao, me dieron...a no ser que en noruego bacalao se diga salmón, o el salmós sea bacalao...eso explicaría muchas cosas. No se cuáles exactamente, pero seguro que son muchas. Bueno, ¿quiere pescado o no?

Pasquín, ¿quién le dijo que todo salió bien? Ahora no me puedo dormir si antes no me hago masajear por dos noruegas. No sabe la fortuna que me está costando esto.

Charlo, no se, creo que es todo bacalao. Pero si prefiere el arenque me hago secuestrar de nuevo.

Oscar, no se que hubieran entendido, pero por las dudas no quiero saber cómo se dice "eliminen a Bugman" en noruego.

Pola, abazo, abazo...¡Ota veeee!
(Lo siento, lo siento, no lo pude evitar, disculpeme, ya me iba)

Fabiana, sí me acuerdo. Pero sigo siendo omnívoro. Ni le cuento lo que me puede pasar si ceno porotos.

Emeefe, ni loco. La última foto me trajo mala suerte. Después de eso, perdí todo el pelo.

~ºNyxº~ dijo...

Bugman, me alegra que esta pesadilla haya concluído. Es una lástima que no acaptaran su condición, pero me imagino que, aunque jamás lo admitan, cada vez son más las personas que recelan de los noruegos gracias a sus valientes declaraciones.

No sabía que usted se hacía tomar fotografías con personalidades ilustres. Bueno, acabemos con esto; véngase nomás con su fotógrafo que hoy tengo puesta la remera de la Pantera Rosa.

Indigo dijo...

¿Porqué si me gusta mucho este blog y la cara de quien lo escribe no suelo entrar más seguido?

Dudas de ayer y de hoy.

esteban lob dijo...

Usted se imagina que tiene bacalao noruego en su refrigerador, pero son visiones tipo Don Quijote.
Pienso que se trata de simple Bife Chorizo.
Observación: lo prefiero al bacalao.

CLAUDE CONTIN dijo...

Mr. Bugman:
A riesgo de convertirme en el Litvinenko de la causa noruega y ser envenenado con polenta y menudos de pollo (o alguna otra fórmula nórdica), le confieso que nosotros sus comentaristas somos todos agentes noruegos que lo alentamos a continuar con sus redacciones para satisfacción de nuestro monarca. Si dentro de pocos días dejo de existir, por favor no deje mi caso impune.

Patricia Villanueva dijo...

... dando media vuelta en túnel a medio camino... (lo cual requiere cierto grado de contorsionismo y breves instantes en forma de pretzel).... y enrumbando de vuelta a casa.
Tal vez pueda venderle el túnel a la gente de transporte público para hacer que la línea 73 ahora sí te lleve a todas partes...
Bienvenido Mr. B....

Norberto dijo...

Que paradoja, que aqui la empanada gallega mas valorada es la que lleva bacalao noruego.
Bugman, le paso mi encargo, para el proximo secuestro dos hojas de bacalao seco por favor (espero que me haga precio de blogger)

Anónimo dijo...

Bugman, leo sobre remeras de la pantera rosa, gente en forma de pretzel, bacalao noruego y menudos de pollo, secuestros... y empiezo a pensar que su blog es un poco psicotico.

Dice la wikipedia: "Los sujetos psicóticos suelen experimentar alucinaciones, pensamientos delirantes, y trastornos formales del pensamiento (cambios de las relaciones semánticas y sintácticas). Por lo general el sujeto carece de introspección acerca de la naturaleza extraña o extravagante que puede adoptar su conducta o sus pensamientos, los que terminan por provocar una grave disfunción social."

Ah, yo zafe por esa "introspección acerca de la naturaleza extraña o extravagante"... los demas de aca, no se.

Ponja (Loquera amateur)

Bugman dijo...

Srta. Nyx, esto es una cruzada. No descansaré hasta que todo el mundo sepa quiénes son los noruegos. O hasta que me sobornen adecuadamente. ¿Remera de la Pantera Rosa? Y yo que creía que usted prefería el perfil bajo.

Indigo, "the answer my friend, is blowing in the wind..." Tiene usted gustos muy refinados. De todas maneras no se preocupe, venga cuando quiera, que aquí estaremos. (O en Noruega, para el caso es lo mismo).

Esteban, mi estimado, al precio que está la carne, me parece que la alucinación sería ver el famoso bife...

Claude, ¡lo sabía, lo sabía! Lo que no entiendo es por qué tan complejo plan, si con un módico estipendio (menos de los que el Rey Harald se gasta en ropa) me tendrían escribiendo como enloquecido. Lo dije y lo repito: estos noruegos están majaretas. Y no se preocupe, si algo le pasa haré la denuncia correspondiente (esperemos que no nos toque el juzgado de Servini de Cubría)

Patricia, no me gustaría que se desperdicie su trabajo. A ver....hacemos un empalme con Paseo de la República, a un par de cuadras de donde se cruza con Javier Prado Oeste (estoy citando de memoria, no me acuerdo si se cruzaban). O tal vez convenga agarrar por Avenida Larco, que está tan bonita. ¿Hacemos la salida en el óvalo de Miraflores? ¿Está todavía el cine, y el Arizona Colt?

Norberto, como usted sabe, aquí la empanada gallega la hacemos con atún. Anoto el encargo. pero a lo mejor conviene secar el bacalao que ya tengo, digo, nunca se sabe cuándo lo vienen a buscar a uno.

Ponja, yo no se por qué me dice todo esto. Yo solamente soy un personaje producto de la imaginación colectiva de los lectores. Algo así como los amiguitos de Russel Crow en "Una mente brillante", pero en grupo.

Jazmin dijo...

he vuelto tambien, pero yo de mis vacaciones, me alegro de saber de usted y de su bienestar y prometo ponerme al corriente de sus aventuras

MuSa dijo...

Sr Bugman! Me tiene usted totalmente enganchada.. Le rogaría abrazada a su pierna cual niña pequeña, que me llevase en su próxima aventura. Ocupo poco espacio y me las apaño bien contra los malos.

Un abrazo de Musa

SOY13 dijo...

Hola Bugman. Me has hecho pasar un buen momento. Toda esa urdimebre de Noruega "über alles" está buenísima. Me gusta cómo la crónica empieza a mimetizarse. Es un embudo que desata mi interés porque según veo la solemnidad termina por hacerse un chorizo. Esto, felizmente, es algo un tanto kitsch.

Por otra parte, tengo mis dudas, pero el kaffebrød ¿es café y pan o se trata de otra cosa?

Patricia Villanueva dijo...

Mi estimado Mr. B, agradesco su preocupación por mi mano de obra... Recuerda ud bien. Javier Prado vaya y si cruza con Paseo de la República!... la cersena más bien.

Ir por Larco podría mejorar la cosa, sobre todo por que hay muchos cafés ahora por ahí y tendríamos usuarios... y si la salida es por el Ovalo, la cosa se pondría un poco complicada ya que, sí, aun esta el Cine El Pacifico, aunque ahora es un multiplex horrible.... hay un MacDonalds... y una gran tienda Falabella.... así que no es el lugar más tranquilo del mundo. Más bien excavo un poco más y hacemos la salida frente al mar en el Malecón Cisneros. Que le parece?... ahí con una cervecita se puede ver la puesta del sol entre la neblina.
No será Noruega pero tiene su encanto

Bugman dijo...

Jazmín, le agradezco, espero que lo haya pasado estupendamente en sus vacaciones.

Musa, usted no sabe lo que dice, con lo que me hicieron sufrir estos nórdicos...por pudor no conté la vez que me dieron un caviar que no era Beluga.

Soy 13, bienvenido/da/das/dos. Me alegro mucho de que le haya divertido esta módica aventura. Gracias. (El kaffebrød es un producto de la repostería noruega, una especie de panecillo que se come para acompañar el café. o eso creo.)

Patricia, me gusta la idea del malecón. (Si habré paseado señoritas por ahí tratando de aprovechar el clima especial del sunset para robarles un beso... )

Blog Widget by LinkWithin